Una exposición donde la utopía es posible

La imagen provocativa de una portada de Ajo Blanco, célebre revista de la época, nos recibe en Centro Centro al llegar a la exposición.
La imagen provocativa de una portada de Ajo Blanco, célebre revista de la época, nos recibe en Centro Centro al llegar a la exposición.

Impulsados por el movimiento contracultural norteamericano y por la decadencia del régimen franquista, una juventud revolucionaria empezó a hacerse escuchar en la Cataluña de los 70. Pepe Ribas y Canti Casanovas reconstruyen la fuerza cultural de esos años en una nueva exposición en Centro Centro de Madrid.

La música de Los Beatles, el festival de Woodstock, la guerra de Vietnam, el sueño de Martin Luther King, la muerte de Kennedy y la llegada del hombre a la luna… Las imágenes mentales de las décadas de los 60 y 70 en Estados Unidos están indudablemente muy presentes en el imaginario colectivo.

Sin embargo, no es tan conocido cómo este espíritu rebelde se trasladó a diferentes rincones del mundo y la exposición “Underground y contracultura en la Cataluña de los 70”, que estará en Centro Centro hasta el 12 de febrero, llegó a Madrid para darnos una lección al respecto.

Una pasarela de periódicos nos ubican en la línea temporal de los sucesos. Los cómics y las novelas gráficas también tienen protagonismo en la muestra.
Una pasarela de periódicos nos ubican en la línea temporal de los sucesos. Los cómics y las novelas gráficas también tienen protagonismo en la muestra.

Desde el ingreso, la muestra curada por Pepe Ribas y Canti Casanovas, invita a situarnos en el contexto mediante una pasarela de periódicos que, con titulares y años en mayúsculas, nos ubican en el tiempo y espacio al que estaremos viajando durante la visita. “Franco ha muerto” y “Los Beatles anuncian su separación” son solo algunos de ellos.

A medida que avanzamos por ella, revistas culturales, vídeos, libros, discos, serigrafías, fotografías y frases de pensadores, están expuestos en los lados e ilustran cómo se vivieron esas épocas en Cataluña: un lugar que supo convertirse en un refugio para los artistas que creían que una utopía era posible.

Al ingresar a la muestra, nos topamos con un living decorado con motivos y posters característicos de la época.
Al ingresar a la muestra, nos topamos con una sala decorado con motivos y posters característicos de la época.

La música siempre fue un arma fundamental en la difusión de ideas en la historia y en esos años, alcanzó su auge como canal de protesta política. Por esta razón, una de las primeras imágenes que encontramos al entrar es una especie de altar dedicado a Jimi Hendrix y, al fondo de la sala, los ojos desesperados del 21st Century Schizoid Men de King Crimson. 

De fondo, escuchamos los acordes de la guitarra de David Gilmour en Shine on you Crazy Diamond que se fusiona con “Get up Offa That Thing ”, de James Brown, y “Brown Sugar”, de The Rolling Stones. Ambas suenan en loop en una pequeña sala de discoteca, con bola de boliche, en un rincón del espacio. 

Folleto del Canet Rock , uno de los festivales de rock más importantes de la época.
Folleto del Canet Rock, uno de los festivales de rock más importantes de la época.

Estas populares canciones norteamericanas cruzaban el charco para inspirar a los artistas españoles y ayudarlos a crear sus propios lenguajes contestatarios. Mientras, fenómenos como el festival de Woodstock se replicaban en Barcelona con el nombre Canet Rock, posters psicodélicos con sus line ups se exhiben en las paredes de la exposición. 

“El libro es el alimento” es uno de los titulares que encontramos en otra de las paredes de nuestro camino. Al igual que como sucedía con la música, los libros se convertían en un canal para entender cómo otros países se estaban rebelando contra el sistema y así replicar esa misma fórmula. 

En las vitrinas están expuestos algunos de los títulos populares de esa época como California Trip, de María José Ragué, que exploraba mediante testimonios la revolución cultural y política que se desarrollaba en el estado norteamericano y que se convirtió en una guía práctica del hippismo

El cine experimental también fue protagonista en estos años y, mediante fragmentos de películas de la época, la muestra nos acercará a cómo se desarrollaba esta disciplina con varias pantallas distribuidas en la sala. Una de las obras que se exponen en ellas es “¿A dónde vamos hoy? (1974)” de J.O. Font Ribas, que se inscribe dentro de los autores que filmaban con formatos asequibles como el súper 8 y exploraban diferentes modos cinematográficos. 

Fotografía del teatro popular de la época, construido en una estación de metro abandonada en la plaza Universidad.
Fotografía del teatro popular de la época, construido en una estación de metro abandonada en la plaza Universidad.

“Don Juan Tenorio”, “El circo de las marionetas” y “Plou i Fa Sol y Lóucomballa” fueron algunas de las interpretaciones teatrales populares de los años y en la muestra están expuestas múltiples imágenes sorprendentes sobre ellas. Por ejemplo, “Rebel Delirium” que fue estrenada en un teatro construido en una estación de metro abandonada en la Plaza Universidad y era una de las primeras obras de temática homosexual. 

Llegando al final, encontramos diferentes revistas creadas por los rebeldes de la época que buscaban revolución en temáticas que hasta el día de hoy forman parte de la agenda pública del mundo, como el feminismo, la libertad sexual, los derechos homosexuales y la lucha ecologista. Luchas en las que hemos avanzando en las últimas décadas y nos ayudan a entender el pasado, para seguir avanzando en el presente. 

“Gracias a todas y a todos los que hicisteis posible la revuelta creativa y viral para que, tras años de lucha, hoy, adulterio, aborto y amancebamiento no estén penados con cárcel y multas” se puede leer en uno de los muros al terminar el recorrido.

“Y en definitiva, para que todavía sea posible que haya ánimo y convicción para seguir luchando por la dignidad de la vida y del trabajo y se sigan rompiendo cadenas, abriendo rejas y derribando muros”, termina. 

Así, Underground y contracultura en la Cataluña de los 70 logra su cometido en dejarnos una lección: la cultura es, indudablemente, un motor para el cambio. Son la música, la literatura, el cine, el teatro y el arte las manifestaciones que denuncian realidades. Pero está en cada uno de nosotros prestar atención en lo que tienen para decir y decidir cómo actuar en consecuencia. 

Como decían aquellos hippies llenos de esperanza hace más de 40 años: “la utopía es posible”. Está en nosotros querer alcanzarla.

Todavía queda un mes más para recorrer la muestra gratuita en Centro Centro…¡No te la pierdas!

Más información en esta web.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.