MENU

1.500 Harleys rugen en Madrid

Glamour en Cannes

16 mayo, 2015 Comentarios (0) Visitas: 1850 Miscelánea

Las 8 peores películas basadas en videojuegos

Película de 1994, Super Mario Bros

Super Mario Bros, película de 1994 basada en el famoso videojuego de Nintendo (www.repisanintendo.cl)

¿Quién no se ha viciado alguna vez y se ha emocionado cuando le han dicho que iban a hacer una película de su videojuego preferido? Podría responder con certeza que todos (siempre habrá alguna excepción, como nuestros padres, por ejemplo). Esa sensación de alegría y expectación, de sudor frío y de nerviosismo por ver cómo quedará y, sobre todo, cuándo estrenarán el tráiler. Sin embargo, esa emoción previa, durante la promoción de la película (si es que algunos llegan hasta que se estrena), se desvanece de repente, como un buen derechazo directo a la mandíbula, cuando te das cuenta de que la adaptación es… lo peor que has visto en mucho tiempo.

La expectación y el nerviosismo se transforman en decepción, enfado y tristeza. El título que más te gusta (o al que más juegas o al que has jugado más recientemente) ha sido mutilado de manera despiadada por los directores, guionistas y actores que han participado en su ejecución. En general, el cine y los videojuegos nunca se han llevado bien, de hecho, ni mirarse si quiera, con excepciones como Tomb Raider (2001) o Resident Evil (2002), que tuvieron mucho éxito en taquilla. Sin embargo, la mayoría de las veces, los filmes que nacen de consolas suelen ser bastante mediocres o muy malos. Ya sea por la poca fidelidad que se mantiene al argumento original, la pésima actuación de los actores o el simple hecho de no estar a la altura, lo que está claro es que los juegos y el cine son como el agua y el aceite: no se mezclan JAMÁS. He aquí, una lista con las 8 peores películas basadas en videojuegos, queridos por muchos, que gracias a estas versiones, ya no serán tan magníficamente recordados.

SUPER MARIO BROS

Empecemos por la película catalogada, por muchos aficionados, como la peor adaptación de un videojuego al cine de la historia. ¿Radical, verdad? Pues, la verdad es que razón no les falta, ya que el largometraje de 1993, basado en el épico título Super Mario Bros, deja bastante que desear. Está protagonizada por Bob Hoskins, en la piel de Mario Mario (no, no es una errata, se llama y se apellida igual) y John Leguizamo, como su hermano Luigi Mario, quien, en esta «interpretación», es el verdadero protagonista (mejor no preguntar).

El film, dirigido por Annabel Janken y Rocky Morton, tiene como personajes principales a estos dos hermanos que tendrán que viajar a un universo paralelo, donde gobiernan dinosaurios humanoides, encabezados por el malvado Koopa (Dennis Hooper), para acabar con él. Para más inri, la princesa Daisy, a la que Mario y Luigi intentan rescatar a lo largo de diversos niveles en el videojuego, en la cinta, resulta que es una paleontóloga (sigue sin ser una errata).

Por si esto no fuera razón suficiente para odiar la película, su calidad es mediocre, la trama surrealista y oscura, y cualquier parecido que pudiera tener con el mítico título de Nintendo es pura casualidad. No es de extrañar que, tanto crítica como fans incondicionales de Mario Bros, se dediquen a atacarla y maldecirla.

 

DOOM

En el segundo puesto, nos encontramos con Doom, un largometraje basado en la serie de videojuegos homónima de ciencia-ficción y terror. Fue estrenada en 2005 y el director elegido para llevar a cabo este proyecto fallido fue Andrzej Bartkowiak. Éste no consiguió su propósito de crear un film a la medida de su original. Cabe la posibilidad de que ya estuviera gafada de antes, debido a los problemas de producción que tuvo en un principio. Sin embargo, aunque esto fuera así, la versión que se realizó fue tan desastrosa como para ser solo “gafe”.

Para empezar, hay que mencionar que se gastaron 60 millones de dólares en la película, para solo recaudar 56. Segundo, en vez de estirar la creatividad y crear una historia más elaborada que el propio título, el director optó, erróneamente, por realizar una cinta que destaca únicamente por su acción espacial, muertes violentas y por estar lleno de personajes estereotipados, por los que no se siente ninguna compasión ni empatía. No obstante, para que no todo sea malo, podríamos señalar una secuencia grabada en primera persona, que homenajea correctamente al juego original.

 

DEAD OR ALIVE

En tercera posición, pero no por ello mejor, está la cinta de Corey Yuen, Dead or Alive. ¿Qué hace triunfar, principalmente, a una película de acción basada en un videojuego? Las luchas violentas… y las mujeres despampanantes que siempre acaban teniendo algún protagonismo. Pues bien, DoA tiene eso y más, ya que se trata de un film de lucha protagonizado fundamentalmente por féminas, que se dedican a pelearse entre ellas. Lo que pudiera parecer una fórmula matemática fácil de calcular, acabó siendo un fiasco total.

Esta cinta del 2006 se caracterizó por sus escenas surrealistas y poco creíbles, la exposición reiterada de mujeres en bikini y ropa interior (que, por otro lado, era de esperar) y, especialmente, por la marginación que recibe el personaje de Lei Fang –con la que nació la saga de lucha, junto a Kasumi, Ayane y Tina- quien aparece de forma secundaria a lo largo del film. Algunos, incluso, han llegado a calificar esta adaptación como un ‘guilty pleasure’ que homenajea a Los Ángeles de Charlie, con una katana en la mano.

 

BLOODRAYNE

La adaptación que se hizo de BloodRayne, basado en el título de 2002 con el mismo nombre, tuvo un choque frontal contra el suelo cinematográfico. El largometraje de 2006 fue dirigido por Uwe Boll, a quien muchos reconocerán como el peor director de la historia del cine. Este hombre ha conseguido que se haga una petición de firmas para echarle del mundo del celuloide. Este odio irracional que sienten, sobre todo, los aficionados a los videojuegos, viene dado por el hecho de que Boll ha adaptado varias películas como Alone in the dark, House of the Dead o En el Nombre del Rey. Todas consideradas malas y juzgadas severamente, tanto por el público como por la crítica. BloodRayne, que trata la historia de una vampira que se dedica a matar nazis, tuvo un presupuesto de 25 millones de dólares y, apenas, consiguió recaudar 4. Sin embargo, a pesar de su fracaso (al parecer Uwe Boll no aprendió la lección) se acabó haciendo una secuela, que fue incluso peor que la primera.

 

STREET FIGHTER: LA LEYENDA DE CHUN-LI

En quinto puesto se encuentra la fallida versión de Street Fighter: La Leyenda de Chun-Li, del director Andrzej Bartkowiak, anteriormente mencionado. Fue estrenada en 2009, quince años después de la tampoco muy buena Street Fighter: La Última Batalla. Parece que el círculo vicioso de la famosa saga de lucha de Capcom sigue vigente, ya que esta adaptación no solo es peor que la de 1994, sino que ha sido más duramente criticada. Ésta se centra en el punto de vista del personaje Chun-Li, interpretado por Kristin Kreuk (Smallville, Beauty and The Beast).

La cinta no respeta la historia original, permitiéndose licencias como el hecho de ponerle la máscara a Vega (Taboo de The Black Eyed Peas), por el hecho de ser feo y no, como en la saga de videojuegos, que la llevaba debido a su narcisismo. También, sobresale el poco parecido establecido entre el Sr. Bison original y el de La Leyenda de Chun-Li (Neal McDonough), que ha decidido teñirse de rubio y dejarse barba para pasar desapercibido entre los fans de Street Fighter.

 

HOUSE OF THE DEAD

Desde luego, al director Uwe Boll debe gustarle mucho su trabajo, ya que parece que su pasión por adaptar videojuegos a películas no tiene límites, a pesar de que no se le dé nada bien. En el puesto número 6, nos encontramos con House of the Dead, película de 2003 basada en la máquina de recreativos famosa en los años 90. Como viene siendo tradición con los largometrajes dirigidos por Boll, ésta fue criticada hasta más no poder. Calificaciones como “La Casa de la Pradera versión campamento de verano” sólo es un ejemplo de cómo se vio la cinta por sus seguidores.

Para empezar, el argumento tiene poco que ver con el original –punto que suele ser habitual en estas adaptaciones-. Entre los zombies de pega, escenarios cutres, personajes estereotipados, situaciones surrealistas y diálogos lamentables, no nos extraña que la historia de terror y tiros a mansalva fracasara en taquilla. Lo único bueno que tiene es que puedes echarte unas risas con tus amigos, viendo otro de los fracasos de Uwe Boll. Puedes seguir intentándolo, Boll.

 

DOUBLE DRAGON

Nos acercamos al final, con este penúltimo puesto, en donde se haya Double Dragon, basada en la saga de juegos arcade de 1987. Esta película, lanzada en 1994, tiene como protas a los hermanos gemelos Billy y Jimmy Lee, que más que gemelos parecen amigos lejanos y de los que ni se hablan. Tuvo un notable fracaso en taquilla, ya que el director, James Yukich, se gastó 16 millones de dólares y recaudó, apenas, 2 y medio.

Esta dolorosa caída fue causada, principalmente, por las faltas de respeto al argumento original, secuencias de artes marciales enlatadas y un guion poco sólido y atractivo. Quizás, lo más destacable sea el personaje de la actriz Alyssa Milano (Embrujadas, Infieles), en sus tiempos mozos, de rubia platino, con un look destroyer total. Por lo demás, la cinta pasó desapercibida y solo ayudó a que 1994 se convirtiera en uno de los peores años para las adaptaciones de videojuegos a películas.

 

HITMAN

El último de la lista es Hitman, una adaptación del título homónimo que se estrenó en 2007. El largometraje tiene como protagonista al Agente 47 (Timothy Olyphant), un hombre algo peculiar –con este adjetivo nos quedamos cortos- que posee el ADN combinado de cinco criminales peligrosos y violentos. La motivación de su creación es asesinar a las órdenes de quien le contrata. Dirigida por Xavier Gens, fue duramente criticada por los aficionados a la saga por no alcanzar las expectativas de un juego muy violento y con un personaje principal que, aunque poco carismático, engancha. De ser un buen juego, pasó a ser una película que nadie quiere recordar.

 

Menciones de Honor a:

Street Fighter. La última batalla (1994). Cinta que toma su nombre de la mítica saga de lucha. A pesar de tener mucho éxito en taquilla, la crítica y sus seguidores no estuvieron de acuerdo en cómo se llevó a cabo y la consideraron una de las peores adaptaciones de videojuegos.

Mortal Kombat (1995). Inspirada en la famosa serie de títulos de lucha y violencia, fue dirigido por Paul Anderson y logró recaudar más de 120 millones de dólares en taquilla, contando con apenas 20 millones de presupuesto.

Wing Commander (1998). Film de Chris Roberts, que se basa en el juego homónimo de simulación espacial de 1990. Se estrelló contra el suelo de la taquilla, la crítica y de los espectadores.

Mortal Kombat: Aniquilación (1997). Segundo largometraje de la anteriormente mencionada, Mortal Kombat, que no tuvo muy buena acogida por parte del público.

Resident Evil 3: Extinción (2007). Se trata de la tercera entrega de la saga de terror apocalíptico, Resident Evil que, a su vez, se basan en los videojuegos del mismo nombre. Las terceras partes nunca fueron buenas. Ahí queda dicho.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n