MENU

Valery Gergiev y la Filarmónica de Múnich brillan en...

El cielo se congela con Glenn Frey

20 enero, 2016 Comentarios (0) Visitas: 1992 Música, Sin categoría

Xoel López, domador de melodías en el Price

Share
Xoel López

Xoel López |Fuente: Inverfest

El Circo Price, antiguo hogar de funámbulistas, magos y fieras salvajes, se convirtió el pasado viernes 15 de enero en el escenario donde Xoel López puso su talento sincero y lleno de amor por la música al servicio del espectador.

El músico gallego venía de un 2015 excepcional: su disco Paramales (2015) y su single Patagonia ocupaban los puestos más altos en las listas nacionales de lo mejor del año en la mayoría de revistas musicales. Consciente de ello, Xoel salió al escenario de un Price lleno deseando “Buenas noches y Feliz Año”.

Como parte de esta celebración, Xoel venía dispuesto a tocar entero su último disco, a diferencia de su concierto en la Joy Eslava hace meses. Para ello contaba en el escenario con su banda: Miguel Rivera, Charlie Bautista, Antonio Pérez, Iván González, Andrés Litwin y la siempre encantadora Lola García.

Con estos compañeros de fatigas, Xoel comenzaba el concierto brindando por el año nuevo con la canción Un año más. A partir de aquí, comenzó un viaje de emociones y melodías a través de un set list compuesto por un intercambio de canciones entre Atlántico (2012) y Paramales donde, en palabras del propio cantante, daba igual si era «la primera o la décima vez, lo importante es que estemos juntos”. Sonaron temas como Caracoles, La gran montaña o Por el viejo barrio. El artista gallego no olvida sus raíces, los recuerdos de su juventud le siguen inspirando, tal y como confesaba antes de tocar Almas del Norte. Siguiendo este patrón, cumplió el deseo inconsciente de todo seguidor de Xoel y Deluxe volvió a sonar en directo a través de tres temas: Ver en la oscuridad, Adiós Corazon e Historia Universal, esta última a petición del público.

Xoel Gradas

Xoel desde las gradas del Circo Price | Fuente: Inverfest

“Xoel, Xoel, Xoel”, es el nombre que el público coreaba entre canción y canción como si de un partido de fútbol se tratase. Las canciones de ritmos más movidos como Desafinando amor y el alcohol, iban consiguiendo vencer las resistencias que generan las butacas y el público comenzaba a levantarse para bailar.

Xoel tiene un talento innato para conectar a través de sus canciones y transmitir experiencias. A medida que sonaban los temas, era capaz de crear vivencias, pequeñas historias y sensaciones como la calidez con la que llenó el Circo Price cuando interpretó La casa hace ruido cuando no estás cara a cara, mirada a mirada con Lola. Cuando sonó Tierra, más de un persona descansó su cabeza sobre los brazos apoyados en la barandilla de las gradas con la mirada fijada en el escenario y soñando “cada día poder alcanzar la playa”. Con ese canto a la vida que es Hombre de ninguna parte, trajo unas ganas de comerse el mundo y de disfrutar del maravilloso placer de perderse y con Patagonia logró la suficiente intimidad como para viajar en recuerdos.

Paramales es un homenaje a la música, como un antídoto. Espero que eso lo hayáis sentido”, decía antes de tocar Yo solo quería que me llevaras a bailar y despedir la noche. No se olvidó de recordar a David Bowie “por todo lo que nos ha dado” y todos los allí presentes fuimos abandonando las instalaciones del Circo Price con el sonido de fondo de Let´s Dance, con la sensación de que lo que Xoel nos había hecho sentir en aquel concierto perduraría al igual que sigue haciendo la música de Bowie en nuestras vidas “venga lo que venga, pase lo que pase”.

Xoel sobre el escenario del Price

Xoel sobre el escenario del Circo Price | Fuente: Inverfest

Share

Tags: , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n