MENU

Estreno de «The Hole 2»

Roberto Enríquez: “Este Galdós de 1876 tiene mucho que...

31 octubre, 2013 Comentarios (0) Visitas: 2978 Escena

Maribel y la extraña familia: El clásico se reinventa

maribel-y-la-extraña-familia-de-miguel-mihura-en-el-teatro-infanta-isabel
Nada como un clásico de Miguel Mihura para atraer el público al teatro, incluso cuando ésta se ha representado ya en versiones y escenarios más que variados durante los últimos cincuenta años. Y es que, aunque Maribel y la extraña familia se estrenó por primera vez en el Teatro Infanta Beatriz el 29 de septiembre de 1959, su éxito es atemporal. Prueba de ello es que, todavía hoy, en 2013, con la adaptación de Gerardo Vera y esta vez en el Teatro Infanta Isabel, llena las salas en cada función.

La clave: una historia de amor peculiar al más puro estilo Pretty Woman, una madre y una tía cotillas, y una sucesión de situaciones disparatadas que conservan toda la frescura y el sabor del original, aunque, eso sí, sazonándolo con pequeños retazos de contemporaneidad, mediante actuaciones musicales y spots inspirados en los comerciales de la época. Lucía Quintana y Markos Marín encarnan a esta singular pareja, que estará acompañada por un reparto de lujo, entre las que destacan Alicia Hermida y Sonsoles Benedicto, madre y tía de Marcelino, y las amigas de Maribel, a las que interpretan Chiqui Fernández, Lidia Otón y Macarena Sanz.

El argumento, para aquellos que todavía no conozcan el clásico, se centra en la llegada de Maribel, una prostituta de barra americana, a una casa en la calle Hortaleza, regentada por dos simpáticas e inocentes ancianas.  Ambas la reciben emocionadas como la prometida de su hijo y sobrino Marcelino, un joven viudo, provinciano y no demasiado ducho en el arte de la conquista femenina, que busca a una mujer que le haga olvidar la trágica muerte de su anterior esposa fallecida. Los continuos intentos de Maribel por explicar a la madre y la tía que ella no tiene ningún tipo de relación con su hijo son ignorados por las buenas mujeres, que aceptarían a cualquier chica dispuesta a pasar por el altar.

Con algo tan aparentemente sencillo, Mihura crea una comedia extraordinaria que se mantiene en esta versión de Gerardo Vera, quien además sabe mantener la credibilidad de la representación mimando la puesta en escena a través del vestuario, el mobiliario, los diálogos e incluso las formas adaptadas a las de los años cincuenta. La impecable actuación de los actores y la risa que provoca en el público la gran contraposición entre los modales recatados de Marcelino y su familia y las maneras escandalosos de Maribel y sus amigas, hacen el resto, convirtiendo a Maribel y la extraña familia, en una obra eternamente eficaz.

Maribel y la extraña familia permanecerá en cartel hasta el próximo 8 de diciembre.

Tags: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n