MENU

‘Kamikaze’, un drama al más puro humor español

La «Fiesta del cine» celebra su VI edición en...

30 marzo, 2014 Comentarios (0) Visitas: 1635 Cine y Televisión

Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!: Mamá, ¿qué soy yo?

001-guillaume-y-los-chicos-a-la-mesa-espana_11766_1

Resulta tremendamente agradable cuando, para variar, puedes visionar una película disfrutando de todos sus momentos de principio a fin. Y eso es precisamente lo que define a Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!, la película que el propio Guillaume Gallienne ha dirigido, guionizado y protagonizado, y que se muestra enternecedora en cada escena.

Con un trasfondo claramente social, aunque planteada desde el punto de vista autobiográfico, la ganadora de cinco Premios César plantea la exploración sexual del protagonista en una vida marcada por un parecido tan grande con su madre que hasta él mismo llega a dudar de que no sean la misma persona. Este aspecto influye en su existencia hasta tal punto que el actor de la prestigiosa Comédie francesa interpreta a ambos personajes, el suyo y el de su madre, parodiando así sus conflictos de identidad sexual durante una larga temporada de su vida.

Pero lo que realmente hace única a esta historia frente a otras es su capacidad para desnudarse física y emocionalmente ante sus espectadores, en una conversación de Guillaume con el público, al que coloca en la posición privilegiada del interlocutor de confianza que contempla el devenir de un pobre inadaptado que busca su sitio. Un diálogo tan sincero que conmueve por su inocencia pero que estremece por la dureza del retrato de una realidad cruel obsesionada con etiquetar a las personas. Una especie de psicoanálisis de toda una vida que honra a Gallienne por el mérito de atreverse a confesar sus debilidades riéndose de sí mismo y buscando el lado positivo y cómico a todo.

En los aspectos técnicos, la cinta, pensada en inicio como una obra teatral, consigue combinar lo mejor de ambos géneros: el cine y el teatro. Del teatro, su carácter íntimo, directo y cercano a su público. Del cine, una efectista mezcla del género cómico y el dramático y una conseguida fotografía de colores llamativos que embellece las imágenes en pantalla.

En definitiva, una oda a las emociones que resulta especial por su latente y manifiesto encanto. O como ya dijeron muchos críticos, la comedia francesa del año.

Tags: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n