MENU

Truman, la gran vencedora de los Goya

Sergio Pazos: «Los actores tenemos que aprender a hacer...

13 febrero, 2016 Comentarios (0) Visitas: 1586 Cine y Televisión

‘Nahid’, una historia de amor sobre los derechos

Share

Nahid-p

La ópera prima de la directora Ida Panahandeh llega a las salas españolas para contar el  cambio y apertura en los derechos de la figura femenina iraní.

Una mujer divorciada que lucha por la custodia legal de su hijo. Esta sería la forma más banal de simplificar el argumento de Nahid. Y es que, ante un desarrollado y profundo trabajo, no puede olvidarse el trasfondo social.

Aunque en Irán sea legal la disolución del matrimonio, su concesión a la mujer es algo compleja, únicamente suele otorgarse en respuesta a unos códigos. En el caso de la protagonista, Nahid (Sarh Bayat), la adicción de su exmarido, Ahmad (Navid Mohammad Zadeh), al juego y las drogas favorece su posición en la separación. No obstante, las cosas no resultan tan sencillas en una sociedad donde el patriarcado continúa afincado en las relaciones familiares. Por ello, Nahid debe sacrificar sus intereses personales para mantener la custodia de su hijo, Amir Reza (Milah HosseinPour).
Sin idílicas heroicidades, Nahid presenta la constante fortaleza de una mujer trabajadora que, en una complicada situación económica, lucha por la educación de un hijo rebelde y la independencia familiar.

En este punto cabe destacar la gran labor de su directora, quien ante las dificultades económicas de producción, la tensión de las circunstancias, la confrontación sentimental y el drama, ha conseguido mantener en todo momento una línea discursiva envolvente.
La fotografía logra, también, transportar al espectador a un Irán alejado de los prejuicios caóticos de occidente.
Así, la constante presencia del mar, como contradicción de lo cercano e inalcanzable, junto con una cuidada combinación de sonidos, proporciona un sosegado ambiente que no olvida la  tensión e incertidumbre de los hechos.

El amor, que produce el constante e interno debate al que se enfrenta la protagonista, es el otro factor elemental de la película.
En un mundo donde el entorno social parece regir los comportamientos de la mujer, ésta debe decidir entre sus deseos y las apariencias.

No obstante, Nahid plasma el gran contraste de la actual figura femenina iraní, la cual reivindica el progreso mientras respeta y cuida las tradiciones religiosas. Pero la necesidad de una vida moderna también es recogida en la figura masculina con Maosoud (Pejman Bazeghi). Viudo y con una hija, hará todo lo posible por afianzar su relación con Nahid.

6526c716-dec8-4ec1-b9d5-81a9c808016d

El matrimonio temporal (mot`a)  que acuerda la pareja representa la fuerza de una relación, a veces agonizante, que va más allá de los besos y se centra en las miradas.

Aunque la actitud de Maosoud pueda parecer algo ambigua, al no querer que Nahid trabaje, no hay que olvidar lo que supone la aceptación del matrimonio temporal, muy criticado en el ámbito social. Dicho matrimonio permite que la mujer “salve” su honor social ya que, al tolerar la vida conyugal separada, ésta puede ocultarlo socialmente. Y, aunque los intereses de la protagonista vayan más allá, la absoluta aceptación de Maosoud transmite el sincero amor y respeto que siente por ella.

Al margen de los argumentos y la trama, despunta la naturalidad con la que es llevado el largometraje. Pausados planos del entorno consiguen crear ambientes de una fascinante poética visual. Pero esencial es también la interpretación de sus personajes, quienes con gran sencillez  transmiten la realidad narrativa de una historia que, eliminando ciertos clichés del mundo islámico, comparte caracteres  universales.

En este trabajo, de  gran factor personal, Ida Panahander continúa recalcando la calidad del cine iraní. Con gran delicadeza, manifiesta la esperanza y valentía con que las mujeres iraníes deben reivindicar sus derechos en una vida moderna donde no tengan que cuestionarse la prioridad entre el deber y lo personal.

Share

Tags: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n