‘Philadelphia’ y el tema del SIDA

Andrew y Joe durante el proceso

Con ocasión del día mundial del SIDA, hoy 1 de diciembre, recordamos la película dirigida por Jonathan Demme, Philadelphia. Estrenada en España en 1994, con un reparto de actores entre los que se encontraban Tom Hanks, Denzel Washington y Antonio Banderas.

La película encaja en el género del melodrama judicial y, básicamente, se sitúa al final de los años 80, cuando el SIDA comenzó a ser tratable. La banda sonora que la acompaña la firma Bruce Springsteen, Streets of Philadelphia.

El estigma del SIDA

El protagonista es Andrew (Tom Hanks), abogado que trabaja en un importante bufete de Filadelfia. Es homosexual, pero lo ha mantenido en secreto durante toda su vida profesional. Una noche, en un cine de películas pornográficas, se infectó con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) al mantener relaciones sexuales con un desconocido.

La situación toma un giro decisivo cuando en el bufete se dan cuenta de su enfermedad y de su homosexualidad, empezando así a discriminarlo y distanciarse de él, hasta el punto de hacer desaparecer unos documentos de su despacho para justificar su despido inmediato. 

Andrew decide demandarlos, pero ningún abogado quiere hacerse cargo del caso, excepto Joe Miller (Denzel Washington), quien acepta ayudarlo al considerar que es un claro caso de discriminación.

Escena en la biblioteca cuando Joe y Andrew hablan del proceso
Fotograma de la película

Primeros focos hacia el SIDA

Pero, profundizando en el tema, ¿qué es el SIDA? El síndrome de inmunodeficiencia adquirida, es una enfermedad caracterizada por la aparición de numerosas infecciones y de algunos tumores, como consecuencia de la destrucción gradual del sistema inmune provocada por el VIH, y de manifestaciones nerviosas derivadas de la acción directa del virus.

Entre finales de años 80 y principio de los 90, el conocimiento de la enfermedad y los recursos disponibles contra ella eran bastante limitados: de hecho, a principios de los años 80 se publicó la primera documentación científica que describía la enfermedad en el New England Journal of Medicine. La infección y la enfermedad se definieron con mayor precisión entre 1983 y 1985 gracias al descubrimiento del agente etiológico de la enfermedad, el VIH.

El desconocimiento de la población sobre la enfermedad y el miedo a la infección producía fuertes tensiones sociales, sobre todo frente a los grupos de riesgo. En Estados Unidos, en 1990, el gobierno de George Bush padre, estableció normas que no permitían la entrada al país de personas infectadas por el VIH. Algunas de ellas presentaron denuncias por discriminación.

La aparición de casos en personas famosas centraría la atención en la enfermedad a principios de los 90, propiciando el conocimiento de esta por la sociedad.

En este sentido, la película Philadelphia jugó un papel muy importante en la difusión y la aceptación del SIDA, un tema que sigue siendo actual, pero que en aquella época resultó vital para compartir el conocimiento adquirido en torno a la enfermedad. La idea de afrontar un tema tan importante a través de una película resulta una buena manera de llegar a la gente, un ejemplo a seguir para otros temas polémicos de la actualidad.

Francesca Billi

Viajera apasionada, determinada y curiosa. Cambio casa cada seis meses, más o menos. Mis pasiones: el periodismo y la coctelería. No hay lugar en el mundo que no quiero descubrir.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.