MENU
Terra Nova. Steven Spierlberg

Terra Nova necesita algo más que dinosaurios

Leonard Cohen

Los reestrenos arrasan en taquilla

16 enero, 2012 Comentarios (0) Visitas: 889 Cine y Televisión

La chispa de Álex de la Iglesia

Después de haber elevado a lo más alto a la empresa de la publicidad para la que trabajaba, Roberto (José Mota), el creador de una de las más famosas campañas de Coca Cola, ve ahora como todas las agencias de publicidad lo rechazan y se niegan a darle trabajo. Tras sufrir un peculiar accidente decide aprovecharse de la situación y ganar dinero vendiendo su vida en la televisión. Álex de la Iglesia retrata así en La chispa de la vida la sociedad actual, esa en la que manda el dinero y todo vale con tal de conseguir la fama, incluso perder la dignidad.

 José Mota sorprende con su interpretación. El Tio la Vara se pone serio y borda su papel de cuarentón fracasado dispuesto a hacer cualquier cosa por su familia. Una interpretación que le ha valido una nominación más que merecida como mejor actor revelación a los Goya. No se queda atrás su esposa en la ficción, la mexicana Salma Hayek está fantástica en el papel de mujer coraje que lucha por evitar que la muerte de su marido se convierta en un espectáculo mediático. Un reparto que completan un gran Fernando Tejero en su rol de publicista sin escrúpulos y unos secundarios de lujo (Blanca Portillo, Antonio Garrido, Carolina Bang, Antonio de la Torre...).

Sin más escenario que el Teatro Romano de Cartagena, el director de El día de la bestia y Balada triste de trompeta sorprende con un drama a modo de sátira social, sin perder su toque de humor característico. De la Iglesia no deja títere con cabeza y critica desde la sociedad actual, hasta la crisis económica pasando por los publicistas y periodistas dispuestos a cualquier cosa por conseguir el dinero y la noticia.

Unos diálogos magníficos que sirven de hilo conductor para una historia en la que se muestran las miserias del ser humano y el triunfo de los programas televisivos que se lucran vendiendo la vida de los demás, pero donde también hay lugar para la esperanza y para creer que aún queda gente honrada en el mundo. Toda una lección de cine y de humanidad.

Tags: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n