MENU
La casa de Jack

La casa de Jack: Un asesino en serie cargado...

GAS STATION 1940 EDWARD HOPPER

Edward Hopper, la soledad sigue vigente

10 febrero, 2021 Comentarios (0) Visitas: 706 Cine y Televisión

Gambito de Dama a través de la estética de Beth Harmon

Gambito de Dama es la miniserie más vista de Netflix. Obtuvo más de 62 millones de reproducciones en menos de dos meses. Los creadores, Scott Frank y Allan Scott, se basaron en la novela homónima de Walter Tevis y la modificaron significativamente con el fin de hacerla más atractiva. Ambientada en los años 60, logra reflejar mediante su estética el estado anímico de la protagonista, Beth Harmon (Anya Taylor-Joy).

Beth Harmon fumando en el salón de su casa
Beth Harmon fumando. Foto: Netflix.

Vestuario

El vestuario de Beth Harmon es un claro reflejo de su evolución interna y externa:

Al entrar en el orfanato, la directora, Helen Deardorff, quema las ropas de la pequeña, bordadas por su difunta madre, para vestirla con las reglamentarias de la institución. Este duro momento simboliza la pérdida de identidad que sufrió tras la muerte de su madre, marcando así el comienzo de una vida anónima y sin amor.

Beth Harmon con Helen Deardorff en el orfanato.
Beth Harmon con Helen Deardorff en el orfanato. Foto: Netflix.

Beth es adoptada por la familia Wheatley. Tras ello, la muchacha madura y se vuelve más atrevida, ya que siente que su vida está a punto de cambiar radicalmente. A partir de este momento vemos escenarios llenos de luz y color.

Alma Wheatley enseñándole el cuarto a Beth Harmon
Alma Wheatley enseñándole el cuarto a Beth Harmon. Foto: Netflix.

La joven se adapta a la vida en familia. Surge en ella un interés hacia la moda que antes no existía. Comienza a ganar su propio dinero gracias al ajedrez y decide adquirir con él diferentes conjuntos de ropa para lucirlos en las partidas. Muchos de ellos presentan estampados de cuadros, asemejándose en cierto modo a un tablero de ajedrez, lo que nos deja ver que tenía muy claros sus intereses.

Beth Harmon mirando un vestido
Beth Harmon mirando un vestido. Foto: Netflix.

Tras la separación de sus padres, Harmon decide invertir sus ahorros en vivir todo tipo de lujosas experiencias junto a su madre adoptiva, Alma Wheatley (Marielle Heller). Montan en avión, van a fiestas y se alojan en prestigiosos hoteles, mientras portan blusas, faldas, vestidos, bolsos, pañuelos y zapatos llenos de elegancia y sencillez.

eth Harmon y Alma Wheatley en ell Hotel Aztec Palace de Ciudad de México
Beth Harmon y Alma Wheatley en el Hotel Aztec Palace de Ciudad de México. Foto: Netflix.

Beth sufre un duro golpe con la repentina muerte de Alma y se deja llevar por sus vicios: el alcohol y el tabaco. Sus amigos le advierten de que se está desviando del camino que le lleva a alcanzar su mayor sueño: ganar al campeón del mundo, Vasily Borgov, en Moscú. La rebeldía se traduce en maquillajes más radicales y atrevidos, compuestos por eyeliner negro XL y labiales mate aplicados en forma de V, y en ropas en las que juega con las tonalidades.

Beth Harmon en el Instituto Henry Clay
Beth Harmon en el Instituto Henry Clay. Foto: Netflix.

La muchacha vuelve a coger las riendas de su vida y sus ambiciones profesionales regresan. Aunque recae numerosas veces, sus seres queridos tiran de ella y la empujan al éxito. Con una sonrisa en el rostro y completamente sobria, logra convertirse en la primera mujer campeona del mundo de ajedrez. Sus estilismos y maquillajes retoman la senda de la elegancia.

Beth Harmon en Moscú
Beth Harmon en Moscú. Foto: Netflix.

Atrezo

Para los decorados, entre hippies, bohemios y chics, se ha seguido la estética hygge, que trata de emular el estado anímico de la persona que habita la estancia.

Papeles pintados, alfombras de colores y ropas de cama con dibujos geométricos, cabeceros y sofás de capitone, tocadores, butacas de orejeras, sillas de terciopelo con reposabrazos y base metálica, carteles luminosos, neveras de colores y, cómo no, ajedreces de madera, conforman el decorado estilo años 50, 60 y 70 de la miniserie.

Beth Harmon en el salón
Beth Harmon y Alma Wheatley en el salón de su casa. Foto: Netflix.

Las localizaciones de Estados Unidos, Rusia y México fueron grabadas en Berlín. «Debido a que en los años 60 el Berlín Occidental se fijaba en Estados Unidos y el Oriental miraba directamente a Moscú, posee arquitecturas que te trasladan a esos lugares”, cuenta el diseñador de producción Uli Hanisch. Tanto él como la decoradora de escenarios Sabine Schaaf trataron de emular decorativamente los estilos de cada ciudad para que los espectadores no reparasen en este aspecto.

Alma Wheatley en la habitación del Hotel Aztec Palace de Ciudad de México
Alma Wheatley en la habitación del Hotel Aztec Palace de Ciudad de México. Foto: Netflix.

Controversia

La belleza de la protagonista y la ambientación han generado diversidad de opiniones.

«Anya Taylor es demasiado guapa para interpretar a Beth Harmon, ya que esta no era bonita. Es excesivamente bella para creérsela. Me ha decepcionado, esto es lo que pasa cuando te has leído el libro antes», escribe la crítica del The New Yorker, Sarah Miller, en El gran fallo de Gambito de Dama. «La heroína literaria, según la trama original, se va reconciliando lentamente con su aspecto físico, ya que tenía un trauma infantil provocado por el bullying que sufrió en el orfanato. No entiendo por qué Netflix ha dejado de lado este aspecto tan relevante».

El fundador de la revista Spiff Magazine, redactor de Esquire Spain y experto en moda vintage, Gonzalo Rolanía Alonso, considera que el principal atractivo de la serie la ambientación. «En términos de vestuario y arquitectura, considero que sí que está bien ambientada. Después de la Segunda Guerra Mundial, EE. UU. vivió un momento de liberación, sobre todo en aspectos relacionados con la vestimenta. Y aunque en la serie se ve poco denim o pocas cazadoras de piel, muy propicias entre los jóvenes norteamericanos, buscando emular la imagen de rebeldía que James Dean y Marlon Brando transmitían en la gran pantalla, sí que hay escenas con detalles, que efectivamente, son propicios de la época». Considera que el denim selvedge que lleva la protagonista está muy bien seleccionado: «Se tejían en telares lanzadera, propios de la época. Los cardigans, los calcetines blancos, los saddles shoes, y, en definitiva, todo el Ivy look que se muestra en la serie, es tal y como lo relatan los libros de historia y de la moda norteamericana».

Beth Harmon realizando labores de jardinería con un denim selvedge
Beth Harmon realizando labores de jardinería con un denim selvedge. Foto: Netflix.

El experto hace hincapié en la importancia del desarrollo personal de Beth Harmon a lo largo de la serie: «Me atrae mucho la madurez que transmite la protagonista con el paso del tiempo. Me refiero siempre en materia de estilo, estilo que no sólo se ve reflejado en la manera de vestir. Creo que esto es importante, porque normalmente encontramos un estilo, una identidad, cuando ya entramos en esos veintitantos. Es a partir de ese momento cuando vemos a una mujer con un estilo muy característico, incluso en la manera de decorar su casa, al desquitarse de todos esos muebles demodé de sus padres adoptivos y sustituirlos por muebles modernos ‘Mid Century'». Remarca cómo va despertando poco a poco en ella su atracción por la moda parisina: «No olvidemos que a partir de los 50 empiezan a surgir personalidades tan importantes como Christian Dior o Cristóbal Balenciaga, y cómo no, Coco Chanel, que ya venía haciéndolo décadas atrás».

Beth Harmon bailando en el salón de su casa
Beth Harmon bailando en el salón de su casa. Foto: Netflix.

Gonzalo, destaca uno de los complementos infalibles en el joyero de la joven: «Es de mi gusto especialmente el reloj que lleva la protagonista, un Bulova American Girl ‘K’. Me gusta el guiño de la serie hacia esta marca, que pese a su importancia en la historia relojera –fueron los primeros en viajar al espacio-, es a menudo olvidada».

Beth Harmon con su Bulova American Girl "K"
Beth Harmon con su Bulova American Girl «K». Foto: Netflix.
Cartel vintage Bulova American Girl K
Cartel vintage Bulova American Girl «K».

De vuelta a los 60

Gambito de Dama ha marcado tendencia en cuanto a estilo, historia y fotografía. Desde que fue estrenada, las asociaciones de ajedrez cuentan con 20 millones más de jugadores federados, gran parte de ellos mujeres.

La moda de los años 60 regresa a nuestros armarios, sus looks, maquillajes y complementos están en boga en este momento, así como la decoración.

Pudimos ver estas navidades cómo Chanel decidió recrear una escena de la serie para anunciar su nuevo perfume, Coco Mademoiselle.

Anuncio Coco Mademoiselle Chanel
Anuncio Coco Mademoiselle Chanel. Foto: Chanel.
Beth Harmon jugando al ajedrez
Beth Harmon jugando al ajedrez. Foto: Netflix.

Tags: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n