/

‘Eva contra Eva’, Ana Belén impasible al paso del tiempo

Eva contra Eva
Fuente: Teatro Reina Victoria

La actriz protagoniza este drama que versa sobre el paso del tiempo y la madurez de las mujeres en el mundo de la interpretación. Tras su exitoso paso por Madrid, la obra viajará a Gijón y Santurce.

La inexperiencia y la ingenuidad de la juventud o el peso y la decrepitud de la vejez. Este es el tema principal de Eva contra Eva, la adaptación de Pau Miró, dirigida por Silvia Munt, sobre el clásico de Joseph L. Mankiewicz, Eva al desnudo. Cada Eva (Ana Belén y Mel Salvatierra) en esta obra representa una de las caras del trasiego vital de una mujer, sus oportunidades y sus debilidades, y, especialmente, el resquebrajo que se siente con el irremediable paso del tiempo.

La obra se encuadra en un lenguaje totalmente distinto al original, los cambios de escena acompañan a retrocesos y adelantos en el tiempo. De hecho, el espectador tarda unos instantes en situarse y componer el momento en el que se encuentra la acción. Hasta el final de la función no terminan por encajar todas las piezas que la conforman, se disfruta cada escena de manera independiente y, al término de la obra, cobra sentido cuando todos los detalles se unen a un ritmo que no decae en los 90 minutos de duración.

Tráiler de Eva contra Eva

La adaptación de Miró traslada la historia plenamente al siglo XXI, tanto la expresión, como la música y el vestuario son propios de nuestros días. Además, gana un cariz feminista que reivindica el lugar de las actrices de mediana edad. La rivalidad entre la Eva joven y la Eva madura refleja la lucha entre las mujeres por ocupar los pocos puestos que se reservan para ellas en algunos espacios y que, como si de un producto caducado se tratara, se estrechan con la vejez. “¿Por qué entre los hombres no se hacen los mismos juicios?”, espeta una Ana Belén indignada en su papel de la Eva madura.

Ana Belén, gracias al texto metadiscursivo de la obra, desmonta el prejuicio de las actrices de mediana edad y demuestra, una vez más, que es una de las grandes damas del teatro de nuestro país. Por otro lado, Mel Salvatierra consigue no deslumbrarse con el destello de Ana Belén y defiende dignamente la juventud, la ilusión y la inocencia de la otra Eva. Ana Goya, interpreta a la tercera mujer en discordia, la que queda impasible a todo y siempre permanece a la sombra de los demás.

Ana Belén, discurso feminista
Discurso reivindicativo de Ana Belén en la Gala de los Goya.

Los hombres también entran en escena. Javier Albalá se encarga de interpretar a la pareja y representante de la Eva más madura (Ana Belén). Este personaje intenta frenar el ocaso de la que fue una gran diva, pero la Eva joven la acaba arroyando y el personaje de Albalá comienza a sentirse atraído por la novedad, que desbanca a la rutina. El otro personaje masculino viene de la mano de Manuel Morón, un crítico teatral que valora la madurez y añora los tiempos gloriosos de la Eva más adulta.

El final, cuanto menos, resulta sorprendente por su puesta en escena. Un abrazo literal que simboliza un abrazo metafórico a lo clásico, a la esencia y a la tradición, representada por una artista consagrada que fue una leyenda del teatro en su momento. La novedad eclipsa, pero lo tradicional deja huella y sirve de espejo para las generaciones futuras.

Dónde: Teatro Jovellanos de Gijón y Serantes Kultur Aretoa Santurtzi

Cuándo: 19 de febrero en Gijón y 11 de marzo en Santurce

Precio: Desde 15 y 18 euros, respectivamente

Esperanza Hernández Martínez

Periodista y documentalista por la Universidad de Murcia. Especial interés en el cine, el teatro y la gastronomía.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.