MENU

¿Cómo eran de verdad los Reyes Magos?

"El caballero de la mano en el pecho"

«El Greco» más vivo que nunca

14 enero, 2014 Comentarios (0) Visitas: 1833 Arte

El videoarte de Bill Viola y los clásicos dialogan en Madrid

Nadie podría imaginar que una pantalla con sus características de ser un medio frío y distante llegaría a expresar lo mismo, o aun más que un cuadro de cualquier exposición. Esta prueba se puede descubrir en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, desde el sábado 11 de enero, en la exposición temporal del artista neoyorquino, Bill Viola (1951). Una muestra que además coincide con el montaje de Tristán e Isolda en el Teatro Real cuya videoinstalación también realiza Viola.

Entre lo más destacado del creador están las llamadas video instalaciones que han aterrizado en Madrid para mostrar un lado diferente  del arte, es decir, de los cuadros tradicionales que todos conocemos. Cuatro obras de Viola se encuentran inmersas entre los cuadros de Goya, Ribera, Zurbarán, El Greco, y como si de un juego se tratase, con toda su razón de ser, el asistente deberá encontrar entre los pasillos de los diferentes cuadros de los clásicos, las obras virtuales del estadounidense.

Bill Viola [En diálogo], es el nombre de las obras expuestas en esta exposición que hacen gozar de un arte contemporáneo donde el espectador puede verse reflejado ante cualquiera de las cuatro situaciones que el artista ha seleccionado para enseñar en la capital. Una obra donde el tema protagonista es la muerte.

La Dolorosa (2000) es una evocación del sufrimiento humano. Dos imágenes, la de un hombre y una mujer. Cada una de ellas en una pantalla plana y enmarcadas y montadas como si de un díptico vertical se tratara. Ambas imágenes se encuentran presas en el dolor, y como si de una cámara lenta se tratase, (característica en común de todas las obras expuestas), vuelven una y otra vez del estado de tristeza, al de comenzar a recorrer las lagrimas por sus caras. Una obra que se encuentra al lado de La Dolorosa de Juan de Mena, y que ambas representan ese sentimiento de dolor.

La obra del artista Bill Viola

«La Dolorosa»,videoarte de Bill Viola

 

Montaña Silenciosa (2001), dos imágenes de un hombre y una mujer que aparecen con sufrimiento hasta que a medida que avanza la reproducción ambos terminan en un grito de desesperación final. Sus caras muestran desesperación, tensión, miedo y desahogo.

 

El Quinteto de los Silenciosos (2000), esta tercera obra, muestra un grupo de cinco hombres que aparecen en la imagen de pie, muy juntos entre ellos, mientras afrontan una oleada de emoción que amenaza con derribarlos. La secuencia comienza con las personas con expresión neutra, de ahí va individualizando la emoción de una en una, como si se contagiase una persona a otra, llegando a un nivel extremo, que termina en retroceder dejando al grupo agotado. La cámara lenta deja ver cada detalle expresivo al máximo, donde el tiempo se suspende tanto para los personajes del cuadro virtual como para los espectadores que ven la obra.

Una de las obras del estadounidense, Bill Viola

«El Quinteto de los Silenciosos», obra de Bill Viola

 

Rendición (2001),  un hombre y una mujer separados por ambas pantallas en un díptico, cuyas posiciones se encuentran una debajo de la otra. La pantalla de abajo muestra al hombre boca abajo, la cual sugiere una imagen como si de un espejo se tratase. El hombre y la mujer hacen tres inclinaciones sincronizadas que poco a poco van aumentando la emoción. Ambas imágenes parecen juntarse físicamente, pero de repente surge un plano de agua en la pantalla que ocupa todo su cuerpo. Esta obra expresa dolor, angustia, no de unas personas, sino de su reflejo en el agua.

Arte contemporáneo del artista estadounidense

«Rendición», obra de videoarte de Bill Viola

Todo este recorrido puede llegar a identificarse con el público en determinados momentos de la vida, ya que son periodos humanos que a cualquiera le pueden suceder o en un momento de angustia, de duelo,  de miedo, o de enfermedad. Una curiosa visita que aporta mucho a la psicología humana que estará en Madrid hasta el próximo 30 de marzo.

Horarios :

De Martes a Domingo y festivos de 10 a 15 horas

Precios:

6 euros; reducida, 3 euros; entrada gratuita para universitarios, menores de 18 años, mayores de 65, jubilados, desempleados, los miércoles no festivos, días 18 de mayo, 12 de octubre y 6 de diciembre y algunas exposiciones temporales.

Tags: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n