MENU
Cartel de la película Perros de Paja (2011) de Rod Lurie

Lurie también sabe hacer Perros de Paja

Statue of Sherlock Holmes outside Baker Street tube station in Central London. FUENTE: Fotopedia.com

Holmes sólo hay uno

20 diciembre, 2011 Comentarios (0) Visitas: 1952 Letras

El lector como protagonista

Los libros te permiten viajar, soñar, reír y a veces llorar. Te llevan a mundos desconocidos, reales o imaginarios, fruto de la fantasía del autor. La imaginación te acompaña para ser el protagonista en miles de mundos posibles. Y cuando la realidad te decepciona inmensamente, tú sabes que puedes contar con los libros, que para ti, como lector aficionado, son un refugio seguro.¿Cuántos libros existen que consiguen capturar tu atención desde el principio? Quizás infinitos… pero yo me acuerdo principalmente de uno: Si una noche de invierno un viajero. Es una novela insólita y fascinante escrita por Italo Calvino, en la cual el lector es el protagonista, un lector común con quien nos podemos identificar fácilmente.

 

A partir de las primeras páginas, tu lector, te sientes formar parte de un mundo inmenso, lo de los libros y de sus lectores. Calvino describe minuciosamente el momento en que el protagonista entra en una librería; encantado, obsesionado y abismado por numerosos volúmenes tiene que elegir solo uno entre miles: los libros que tenía intención de leer, los libros que desde años buscaba sin poder encontrar, o los que ya había leído pero quería añadir a su estantería. Después de haber elegido su libro, llega el momento de la frenesí, de la ansiedad, de la necesidad de abrirlo, hojearlo, leer el comienzo, una cualquier frase de la parte central o quizás el final. En aquel momento estar en el autobús, en el coche o paseando por la calle da igual: el lector necesita un primer contacto con él.

«Cierto que también este girar en torno al libro, leerlo alrededor antes de leerlo por dentro, forma parte del placer del libro nuevo, pero como todos los placeres preliminares tiene una duración óptima si se quiere que sirva para empujar hacia el placer más consistente de la consumación del acto, esto es, de la lectura del libro».

Volviendo hablar de la novela, el protagonista compra un libro titulado Si una noche de invierno un viajero. Pero un error de encuadernación no le permite seguir con su lectura. De ese momento empieza la búsqueda del ejemplar correcto que lo conduce a Fuera del poblado de Malbork, que también empieza una lectora, Ludmilla. A través de una serie de accidentes el lector descubre fragmentos de diez historias diferentes, que no llegan a finalizar.

Lo que hace Calvino es destruir totalmente los cánones de la novela, haciendo de ésa una teoría sobre la misma novela y la literatura. Si una noche de invierno un viajero se puede reducir a la historia de un lector, del lector protagonista pero también del lector que está leyendo. Así, la novela se convierte en metáfora de la literatura.

Tags: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n