MENU
PEQUEÑO TEATRO

PEQUEÑO TEATRO

Amor, curiosidad, prozac y dudas, de Lucía Etxebarría

AMOR, CURIOSIDAD, PROZAC Y DUDAS: El NATURALISMO DE LO...

2 marzo, 2011 Comentarios (0) Visitas: 1094 Letras

EL ARTE SIN MORIRTE DE FRÍO

Juanjo Sáez es un tipo que cae bien cuando lees sus historietas. Es un niño grande, eso se ve a la legua. Y no sólo por sus dibujos deliberadamente simplistas y medio mal hechos, ni por su caligrafía infantil y llena de tachones. Encarna al eterno adolescente treintañero, que se dedica a lo que le gusta y pasa tres kilos de cumplir el rol que la sociedad espera que interprete. Para muestra, un botón: en 2004 publica Viviendo del cuento, y en 2010, Yo, otro libro egocéntrico de Juanjo Sáez. Entre ambos, éste que nos ocupa, El arte. Conversaciones imaginarias con mi madre (2006).

Es refrescante leer sobre el arte moderno y sus grandes figuras (Picasso, Chillida, Warhol, Calder…) de una manera tan clara y natural, sin rimbombancias ni esnobismos. Este libro es el arte moderno explicado con simpatía a alguien que no le gusta porque no lo entiende. Es el arte moderno contado como a todos nos habría gustado que nos lo explicaran desde el principio. Y es un dedo señalando a los que tienen la culpa de que mucha gente piense que es un timo.

Viñeta de El arte, de Juanjo SáezDicen que sólo los niños y los borrachos dicen la verdad. No sé si el barcelonés empina el codo con frecuencia o no, pero desde su condición de Peter Pan, habla sin tapujos, con libertad y mucho sentido del humor. Un sentido del humor llano y sincero, que combina de forma natural con la ternura que desprende cuando habla de su madre y de su infancia.

Yo me imagino la esencia reivindicativa del libro condensada en una secuencia de una película de animación: Juanjo Sáez (sin cara, por supuesto) se levanta de su mesa de luz, sorteando un par de calcetines sucios, se monta en el metro con un tebeo bajo el brazo, llega a un rascacielos, sube a la última planta, entra en una habitación blanca enorme, interrumpe una conversación de rancios entendidos y modernitos pamplinosos, les baja del pedestal de un sopapo y se vuelve a su casa por donde ha venido.

{youtube}tIupP2wjJCk{/youtube}

Tags: , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n