MENU

Vinos en cuatro dimensiones

Festival Poético «El Despertar»

24 marzo, 2013 Comentarios (0) Visitas: 1657 Miscelánea

Comer bien en Madrid no cuesta tanto

Que Madrid es una ciudad con muchas posibilidades para elegir un buen restaurante no es nada nuevo. Pero, ¿quiere saber dónde comer por cuatro perras en pleno centro de la ciudad? Y no es que los de Madrid sean más o menos chulos en cuanto a gastronomía se refiere. Lo que pasa es que hay que indagar bien por el Madrid de los Austrias para huir de las comidas preparadas y americanas que parece que nos invaden. 

¡Al rico cocido madrileño, croquetas de jamón, vermut de grifo, calamares! Si usted está realmente a dieta, no pase por la Calle Cuchilleros de la capital. Pero si está usted en la dieta de hago lo que me da la real gana entonces dese el gustazo de pasear por aquí. Sólo una calle, no hay más. Justo pegada a la Plaza Mayor. Una calle con restaurantes para todo tipo de bolsillos y paladares que defienden a ultranza la buena comida madrileña. He aquí un par de recomendaciones: 

La Taberna de la Daniela: su especialidad el cocido madrileño y el besugo al horno. Aunque no está de más ir sólo a tomar el aperitivo para probar las croquetas bomba de jamón serrano. Situada en el Madrid de los Austrias, principal atractivo del eje turístico de la capital, el restaurante ofrece el carácter castizo típico de las tabernas madrileñas. Enclavada a dos pasos de la Plaza Mayor será sin duda una opción acertada para su comida/cena. Puede disfrutar a escasa distancia de monumentos tan importantes como la Plaza Mayor, la Casa de la Villa, la Colegiata de San Isidro, el Museo de la Real Armería, la Iglesia de San Pedro el viejo, la Catedral de la Almudena, el Teatro Real, el Palacio Real, y la Gran Vía con todos sus espectáculos.

Taberna Bodegas Ricla: Entre el Arco de Cuchilleros y Puerta Cerrada se encuentra esta antigua bodega (más de 90 años) familiar y de barrio, actualmente regentada en plan familiar por dos hermanos y la madre y en la que predomina un color verde muy llamativo, con el tipismo propio de las viejas tabernas: enormes barricas, mostrador de los de antes, estanterías repletas de todas clases de vinos y licores y ¡el mejor vermut de Madrid! acompañado siempre de una buena tapa. Se pueden degustar también guisos del día, así como boquerones, albóndigas, embutidos, quesos, anchoas… Aunque existen tres o cuatro banquetas es casi obligatorio permanecer de pie ya que el local carece de mesas… aunque no te podrías caer al estar casi siempre repleto de gente.

 

Tags: , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n