MENU
logotipo-de-microteatro-por-dinero

Microteatro por dinero: dentro de la representación

No solo de payasos vive el circo

14 diciembre, 2011 Comentarios (0) Visitas: 1079 Escena

Chuvenia, el país de la risa

Si la sala de un teatro está llena tres meses después del estreno de la obra por algo será. Sábado por la noche, segunda función del día en el Teatro Lara de Madrid. La obra: Venecia bajo la nieve, escrita por el francés Gilles Dyrek y dirigida en España por Gabriel Olivares. Un título desconcertante para una obra que desata las carcajadas.

 

Todo empieza cuando Juan (Carlos Heredia) y Natalia (Marina San José), los “chu-chu” (así es como se llaman entre ellos y el motivo de que el teatro entero suelte una primera carcajada a los 5 segundos de empezar la función), preparan una cena para un antiguo compañero de universidad, Ramón (Pablo Carbonell) y su novia Patricia (Eva Isanta).

La empalagosa pareja protagonista que tanto se quiere y se adora incomodan a Patricia desde el primer momento, motivo por el cual decide no hablar durante toda la cena. Juan y Natalia (una pareja con pocas luces, todo hay que decirlo) creen que el motivo de que no hable es porque es extranjera, ¿de dónde? Pues de “La Chuvenia”, ¿de la qué?, si hombre si, de “La Chuvenia”, está al lado de “La Yugoslavia”. Comienza entonces una divertida cena con situaciones delirantes y totalmente absurdas que sacan a la luz lo peor de cada una de las parejas.

Los cuatro actores protagonistas están geniales. Eva Isanta clava el papel de “chuvena”, con sus frases en un idioma inventado consigue que todo el teatro se desternille cada vez que abre la boca. Pablo Carbonell pone el punto irónico y los “chu-chu” son brillantes. Marina San José representa a la perfección la dulzura y la inocencia (aunque su personaje da un giro al final que sorprende, pasa de ser Heidi a la niña del exorcista), y Carlos Heredia clava el papel de maniático que va de listillo.

Una obra que (tras haber sido uno de los grandes éxitos del teatro francés) no necesita más que un solo escenario, cuatro grandes actores y un original guión para reírse de lo absurdas o empalagosas que pueden llegar a ser las relaciones de pareja. 

Tags: , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n