MENU
Diana Damrau (La Reina de la Noche)

Diana Damrau: La Reina de la Noche con su...

Andrés Suárez

Andrés Suárez: «Un periodista musical puede hacerte una caricia...

30 abril, 2020 Comentarios (0) Visitas: 313 Música

La Bohème, el amor y le piccole cose

Share

Un pequeño apartamento abuhardillado pobre y gris en el París romántico del siglo XIX, es el escenario perfecto para reunir a cuatro artistas extravagantes, desastrosos y libres. Cuatro bohemios que se mantienen alegres y pícaros en una gran ciudad invernal en la que luchan por sobrevivir con su poesía, pintura, música o drama.

La Bohème es una ópera de piccole cose, como decía el propio Puccini, de cosas pequeñas. Es un ambiente cotidiano. No hay héroes legendarios ni grandes historias, es la vida. La historia parte del libro Escena de la vida bohemia de Henri Murger, un compendio de relatos autobiográficos. Los libretistas Luigi Illica y Giuseppe Giacosa, dirigidos por Giacomo Puccini, uno de los más grandes compositores de ópera italiana romántica, transformaron el folletín en La Bohème, uno de los títulos más exitosos y representados de la historia.

Puccini lograba en sus obras ilustrar musicalmente cada detalle, cada símbolo en la historia. En esta ópera conocemos a la protagonista, a la dulce Mimì, primero por su voz delicada y tenue tras una puerta, acompañada por las cuerdas de la orquesta en un suave pianísimo. Llama a la puerta de Rodolfo, donde ha quedado él solo mientras sus amigos se dirigen al café Momus. Ella le pide ayuda para volver a encender su vela y regresar a su pequeña habitación donde pasa los días bordando flores. Pero en esa pequeña habitación, entre los tejados de París, en una gélida Nochebuena, Puccini crea la escena perfecta para ese momento de intimidad entre dos jóvenes que se enamoran al instante.

-¡Mi alma se estremece!

-Sus elogios penetran en mi corazón

-¡Solo tú imperas, Amor!

Anita Hartig encarna a la tímida Mimì con maestría. Con la cabeza gacha y una dulce sonrisa, muestra al público a una joven sencilla, tierna, chiquita pero, cuando canta, su voz se proyecta hasta el último rincón, redonda y con fuerza. Rodolfo, interpretado por Stephen Costello, no logra una actuación tan acorde con su personaje, pero es innegable la fuerza y expresividad de su voz. Ambos, soprano y tenor, crean un dúo perfectamente entrelazado, brillando los dos por igual sobre el escenario.

Tanto en la oscura buhardilla como en el frenético barrio latino de París y en el brillante café Momus, los compañeros de Rodolfo; Schaunard (Joan Martín-Royo), Marcello (Etienne Dupuis) y Colline (Mika Kares), consiguen encarnar a la perfección esos personajes jóvenes, despreocupados por lo material, pícaros y alegres.

Richard Jones, director de escena, y Stewart Lang, responsable de escenografía y figurines, nos trasladan sin esfuerzo a las abarrotadas calles de París en Nochebuena. Un escenario que se mueve tras los personajes simulando galerías llenas de escaparates y restaurantes lujosos que parecen duplicarse con el movimiento, creando también una mayor sensación de multitud, alboroto y frenetismo.

La Bohème
Escena de La Bohème en el Teatro Real de Madrid

Es en este acto, en el cuadro de la cena en el café Momus, cuando aparece Musetta (Joyce El-Khoury). Es un personaje libre, moderno, una mujer que hace siempre lo que quiere, que no se ata a ningún hombre. Joyce El-Khoury nos permite empatizar con esa Musetta altiva, atrevida e inteligente, con una voz gruesa que llena el Teatro Real con facilidad, aunque con un timbre quizá demasiado agudo.

La Bohème es una ópera sobre la juventud y la vida. Historias de amor que se ven truncadas por celos y reproches entre Marcello y Musetta, o por la enfermedad y la muerte como el destino irremediable de la dulce Mimì.

Regresamos a la pequeña y oscura buhardilla parisina en la que empezamos. Las dos parejas de la historia se han separado, pero Mimì regresa, moribunda, para ver a su amado una última vez. Todos los personajes se reúnen en torno a la joven tumbada en el suelo junto a la estufa.

Aquí, amor mío. ¡Siempre a tu lado! Las manos…, al calor… y dormir…

Este es el montaje que se pudo ver en 2017 en el Teatro Real de Madrid. Podéis ver la ópera entera gratis online en la web del teatro con el código OperaEnCasa. También podéis verla a través de Facebook aquí:

https://www.facebook.com/watch/live/?v=1576276409076143&ref=watch_permalink

Share

Tags: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n