Verona, ciudad italiana del amor

Ubicada en el norte este de Italia, dentro de la región del Veneto. Recorremos algunos de los sitios imprescindibles para visitar en la capital Scaligera, testigo de la pasión de Romeo y Julieta.

El río Adige que atraviesa la ciudad y las colinas que la rodean, Le Torricelle, dotan a Verona de una armonía y una belleza paisajística inigualable.

Fundada en el siglo I a.C., gracias a su ubicación geográfica, en época romana fue un centro urbano del que aún hoy se conservan huellas importantes como la Arena o el Teatro Romano.

Invadida y ocupada durante un largo período por los bárbaros, la ciudad vivió su período de máximo esplendor bajo la familia Scala o, mejor dicho, Degli Scaligeri, en los siglos XIII-XIV.

Siguiendo la lectura, vamos a descubrir los 5 lugares imprescindibles que ver, más allá de la casa y de la tumba de Julieta, célebre amante creada por Shakespeare. 

  • Arena di Verona

Este anfiteatro romano se construyó en 40-42 d.C. Está ubicado en el centro de la ciudad, dentro de la turística Piazza Bra. Muy conocida por las producciones de obras que se realizan en él y, sobre todo, por los conciertos y los eventos musicales. Está rodeada de un montón de bares y restaurantes turísticos que convierten la plaza y la Arena en el punto central de Verona. Tips: tomarse un típico Aperol comiendo lesso e pearà, la especialidad de la casa.

Vista desde uno de los garitos de Piazza Bra
  • Piazza Erbe

Es la plaza más antigua de la ciudad. En la edad romana era el centro de la vida política y económica. Con el tiempo, los edificios romanos han sido sustituidos por edificios medievales. Hoy en día la plaza representa el centro de la movida veronesa, llenas de coctelerías y restaurantes elegantes en los que pasar una noche del finde. Tips: subir a la Torre dei Lamberti y superar los 368 escalones que llevan a una vista impresionante, desde donde es posible sacar fotos desde lo alto.

Piazza Erbe y Torre dei Lamberti
  • Ponte Pietra

Es un puente romano hecho originariamente para sustituir uno de madera anterior, por eso sigue siendo el monumento y el puente más antiguo de la ciudad. Andando por él, es posible ver el Castel San Pietro desde abajo. También representa un lugar importante por el río, a partir de este punto empieza la zona más “tranquila”, sin corrientes, donde también es posible hacer rafting. Tips: muy llamativo pasar por aquí durante el período de la Navidad, que el puente se llena de mercadillos.

Vista desde Ponte Pietra
  • Castel San Pietro

Este castillo se erige como uno de los principales puntos turísticos de la ciudad. Su historia se remonta a la Edad de Hierro y ha sufrido diferentes remodelaciones y cambios durante su larga historia, pero siempre ha tenido un carácter defensivo con las murallas a sus espaldas. Probablemente, tiene la mejor vista de toda la ciudad, desde los barrios de Veronetta, hasta Borgo Trento y San Massimo. Tips: aprovechar para comer y beber gozando de la vista en el restaurante «Re Teodorico», que está al lado del castillo.

Vista desde Castel San Pietro
  • Castelvecchio

Representa el monumento militar más importante de Verona. Es un imponente fuerte medieval, construido alrededor de mediados del siglo XIV, cerca del centro histórico. Dentro del fuerte se encuentra el Museo di Castelvecchio que acoge distintos eventos y muestras en su interior y en el jardín. Además, el castillo está conectado al homónimo puente muy icónico que lleva a la otra parte de la ciudad. Tips: sentarse a orillas del río y ver el atardecer que se va detrás de los edificios del Lungoadige.

Castelvecchio

La ciudad se puede visitar durante todo el año, pero el momento mejor es durante la primavera y el otoño, cuando el clima es suave. Además, tiene el aeropuerto Valerio Catullo a solo 15 km del centro y hay muchos autobuses que por un módico precio te llevan a la estación central.

Verona es una ciudad mágica, no hay nada mejor que pasear por sus calles a la hora de atardecer y admirar las colinas detrás de la ciudad.

Francesca Billi

Viajera apasionada, determinada y curiosa. Cambio casa cada seis meses, más o menos. Mis pasiones: el periodismo y la coctelería. No hay lugar en el mundo que no quiero descubrir.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.