MENU
Lech Walesa en la biopic que se estrena este jueves en Madrid

Walesa y la disconformidad de los líderes

Leviathan es la película rusa prenominada para representar a su país en los Oscar

Leviatán y el cine contemplativo ruso

5 enero, 2015 Comentarios (0) Visitas: 4047 Cine y Televisión, Música

Sintonías que marcaron nuestra infancia

Pikachu y Raichu en una foto de la serie Pokemón

Imagen de los pokémons Pikachu y Raichu (perteneciente al blog consolaytablero.com)

Estas Navidades nos estamos volviendo muy niños con los recuerdos de nuestra infancia. Primero, han sido los regalos que pedía la generación de los 90 a los Reyes Magos durante muchos años. Y, ahora, nos adentramos en los días del pasado, cuando nos levantábamos todas las mañanas de sábado (o llegábamos del colegio por la tarde), nos acurrucábamos en el sofá y nos sentábamos frente a la pantalla del televisor, esperando oír esas notas musicales que nos hacían dar un respingo y sentir como una electricidad que nos daba la energía de cantar (con todos nuestros pulmones) las sintonías de nuestras series infantiles preferidas.

Sí, señor. Todos hemos pasado por esos momentos. Todos hemos esperado, con ansia, a que emitieran esos episodios de series tan épicas (quizás, la palabra ‘épica’ sea bastante exagerada, pero para nosotros así eran consideradas) como Dragon Ball, Oliver y Benji o Pippi Calzaslargas, entre otras muchas. Todos necesitábamos nuestra dosis casi diaria de esos dibujos o no dibujos que nos mantenían pegados (literalmente) a la televisión, hasta que nuestra madre venía a decirnos que ya estaba bien de tele por el día.

Sin más dilación (ni lagrimilla en los ojos del re-memorándum que ha supuesto esta vuelta al pasado) aquí os dejamos una lista con esas sintonías musicales tan peculiares y alegres que, de tanto escucharlas, nos las aprendimos de memoria y, aún hoy, las seguimos repitiendo como si fuera ayer.

D’ARTACÁN Y LOS TRES MOSQUEPERROS

“Eran uno, dos y tres los famosos mosqueperros…”. ¿Sabes cómo continúa la canción? Seguro que sí. Porque se trata de la famosa serie basada en la conocida obra de Alejandro Dumas, Los Tres Mosqueteros. La sintonía de esta ficción de dibujos animados, en la que los personajes protagonistas (Amis, Dogos, Pontos y D’Artacán) son perros, marcaría un antes y un después en nuestra infancia.

Con ese ritmo tan alegre y dinámico, nos hacía cantar toda la cabecera de seguido, mientras esperábamos a que comenzasen las aventuras de nuestros mosqueteros favoritos. Deleitaos de nuevo con esta sintonía, llena de imágenes coloridas y divertidas, de D’Artacán y los Tres Mosqueperros, tan clave para nuestra niñez. La canción en su adaptación para España fue escrita por Guido y Maurizio de Angelis y cantada por Popitos.

 

PUNKY BREWSTER

¿Quién no recuerda a esa adorable y peculiar niña llamada Punky Brewster? Y ni decir tiene, el acordarse de la sintonía de esta entrañable sitcom americana sobre una niña abandonada por su madre en un centro comercial, junto a su fiel perro Brandon, que acaba encontrando a la familia que se merece en el cascarrabias, y pronto su padre adoptivo, Henry Warnimont.

La cabecera de Punky Brewster demuestra que es especial desde el principio, con la formación de las letras (de colores) de su nombre, con un tono de melancolía, que se va transformando en un tono más divertido y esperanzador mientras van pasando, a la vez, las imágenes de Punky y su perro vagando por las calles, y las de Henry. La canción, que marcó parte de nuestra infancia, se llama Every Time I Turn Around, fue escrita por Gary Portnoy y Judy Hart Angelo y está interpretada por Portnoy.

 

OLIVER Y BENJI

“Allá van con el balón en los pies y ninguno los podrá detener. El estadio vibra con la emoción de ver jugar a los dos, a los dos. Solamente juegan para ganar, pero siempre con deportividad. Y no hay nadie mejor para la afición”. Ese subidón que experimentábamos cuando Miguel Morant, cantante original del tema introductorio de la serie japonesa en la adaptación española, nos iba guiando, a través de las imágenes futboleras de Oliver y sus compañeros de equipo, hacia el culmen de la canción con su “Oliver, Benji, los magos del balón. Benji, Oliver, sueños de campeón”, que cantábamos con fuerza y al unísono mientras sonaba la sintonía.

Cómo no acordarse (ya para siempre hasta que nos hagamos viejitos y se lo contemos a nuestros descendientes) de esta ficción, originalmente un manga, centrada en el fútbol (¿No? ¿En serio?) y, especialmente, en la historia de Oliver Atom y sus amigos desde que son unos niños hasta que se convierten en profesionales del fútbol, llegando a formar parte de la Selección Nacional de Japón. Vista asiduamente o no, fanático o no de la ficción futbolera, la verdad es que una gran mayoría reconoce y reconocerá siempre la sintonía de esta memorable serie de animación, que tuvo tal éxito que lanzó películas, especiales y videojuegos a lo largo de su emisión.

 

LA ABEJA MAYA

“En un país multicolor, nació una abeja bajo el sol”. Sí, señor. Toca hablar, cómo no, de la abeja más famosa (si es que ha habido alguna vez abejas conocidas) del mundo: la Abeja Maya. Esta sintonía tan jovial transportaba al espectador hasta el pequeño universo de Maya, una abejita juguetona, curiosa y alegre, y hasta las aventuras de ésta dentro de un mundo lleno de bichos e insectos, descubriendo cosas nuevas y entablando amistades tan peculiares como con el saltamontes Flip, el ratón Alejandro o la araña Tecla. ¿Quién no ha cantado, feliz y contento (y orgulloso de hacerlo) estas letras? En algún momento u otro de nuestra infancia, todos (o una gran mayoría).

Esa canción que describe cómo es la pequeña y joven Maya, mostrando las imágenes de ella despertando alegre por la mañana, acicalándose (sí, las abejas también se ponen guapas al levantarse), desayunando y saltando de flor en flor, mientras los acordes de la sintonía representan, a su vez, ese estado de ánimo de felicidad y alegría, que inundaba todo el salón en nuestra niñez.

https://www.youtube.com/watch?v=SZ0vtVOvmxw

 

HEIDI

Cómo no poner en esta lista a la adorable Heidi, la niña que se iba a vivir con su abuelo a las montañas y se hacía muy amiga del pastorcillo Pedro. La serie infantil, también japonesa, está basada en un libro del mismo nombre de la escritora suiza Johanna Spyri. La canción, que tanto hizo mella a lo largo de nuestra infancia, es interpretada como si fuera la propia Heidi la que cantase, mostrando imágenes de las preciosas montañas suizas y de la pequeña y dulce chiquilla montando en el popular columpio (ese columpio que le pedíamos a nuestros padres porque parecía que volaba mientras Heidi se balanceaba sobre él) que la llevaba hasta las nubes.

Esa sintonía, que comenzaba con el ya mítico «¡Abuelito dime tú!», llena de tintes ‘pastorales’, alegre, jovial, folclórica, con el famoso “la lara lara iju lara iju lara iju” que se quedará para siempre en nuestro cerebro y jamás podremos olvidar, y al que, seguramente, hagamos referencia cuando nuestros hijos sean pequeños.

https://www.youtube.com/watch?v=1cmXuHuWTHo

 

MARCO

Con un tono un poco más melancólico y triste, llega a la lista Marco, serie de anime japonés (otra vez, parece que la mayoría de nuestra infancia y educación dependía de los japoneses) basada en el relato denominado Marco, de los Apeninos a los Andes dentro de la obra Corazón, del italiano Edmondo de Amicis. Trata las aventuras del niño protagonista, Marco Rossi, alegre y trabajador, que un día decide ir en busca de su madre a Argentina al dejar de recibir cartas de ella.

La sintonía, no tan alegre y jovial como las anteriormente mencionadas, de Adiós, Mamá, cantada por José María Pascual, describe la tristeza y la melancolía del pequeño por la marcha de su madre y la dificultosa búsqueda de la misma por la Argentina, siempre en la compañía de su leal mono Amedio. Al espectador se le desagarraba (y todavía se le desgarra) el alma al escuchar esta canción, cargada de sentimiento y acompañada de imágenes del protagonista armándose de valor y yendo solo por el mundo en busca de su mamá.

 

PIPI CALZASLARGAS

Más felices, después de los recuerdos tan dolorosos que nos ha dejado la sintonía de cabecera de Marco, nos encontramos con la estrafalaria Pippi Calzaslargas, serie inspirada en la novela de la escritora de origen sueco Astrid Lindgren. ¿Cómo resistirse a cantar el famoso “Hey, Pippi Langstrump, Pippilotta para los niños soy”? Es (prácticamente) imposible no dejarse envolver por la alegría, la peculiaridad y la extravagancia de la canción que introduce a Pippi Langstrump, una niña de nueve años, un tanto rebelde, con mucha imaginación y con una fuerza extraordinaria, que siempre va acompañada de su caballo de lunares, ‘Pequeño tío’, y de su mono al que llama ‘Señor Nilsson’.

La inconfundible chica, caracterizada por su pelo rojo y sus dos trenzas alzadas hacia arriba, siempre nos ha hecho reír y desear ser tan despreocupada, risueña e inconformista como ella. La canción que la introduce es igual que Pippi: fresca, jovial, cantarina, alegre, un poco loca, mostrando las imágenes de presentación de la niña, montando a su caballo, colgándose de una lámpara con su vestido cargado de recosidos, sus zapatos extremadamente grandes y sus características medias, colocadas por encima de las rodillas, origen de su alias.

 

POKÉMON

“Es Pokémon. ¡Hazte con todos!”. Con esta canción tan pegadiza y motivadora, Satoshi Tajiri, creador de Pokémon, nos introdujo, primero, en el mundo de los videojuegos RPG y, más tarde, en la serie de anime del mismo nombre. Esta ficción japonesa (¡SORPRESA!) nos lleva por las aventuras del protagonista Ash Ketchum que, junto a sus amigos Brock, Mindy y su primer pokémon, Pikachu, con el objetivo de convertirse en el mejor Maestro Pokémon del mundo, le llevará a recorrerse todo el universo ficticio de Pokémon. La fama de esta serie animada ha logrado extenderse de manera internacional y tocar medios de entretenimiento de todo tipo como películas, juegos, consolas, merchandising, ropa, etc.

Siempre estará presente en nuestra memoria esa época en la que coleccionábamos figuras de Pokémon, cuando jugábamos a la Game Boy con el famoso videojuego, viciados hasta no poder más (o hasta que nuestra madre nos quitara la consola de las manos) o cuando nos sentábamos los sábados por la mañana delante del televisor, animados por la sintonía de apertura de la serie, a ver las aventuras de Ash, Brock, Mindy y Pikachu. Este mundo nunca hubiera sido igual sin esa canción que incitaba a millones de niños a conseguir todos los Pokémon que pudieran, sin ese ritmo dinámico y esos acordes alegres y aspiracionales, cargados de esperanza y motivación por lograr ser el mejor Maestro Pokémon del mundo.

 

LOS PICAPIEDRA

“¡Yabba-dabba doo!” era el grito con el que Pedro Picapiedra terminaba, entusiasmado, de trabajar y se iba a buscar a su familia y a la de su mejor amigo, Pablo Mármol, para disfrutar, junto a su dinosaurio, de una película en el ficticio pueblo de Piedradura. La cancioncilla que nos presentaba a Los Picapiedra, cargada de energía y diversión, ha traspasado las fronteras generacionales (como todas las anteriores) y sigue siendo un hito hoy en día, llegando a ser imitada en películas y series de televisión como la que hicieron en Los Simpson.

https://www.youtube.com/watch?v=SZlNbtYUIhg

 

DRAGON BALL (Z)

Cuántos años, años, intentando conseguir hacer una Onda Vital y que se nos pusiera el pelo amarillo como a Goku y que nos saliera, como por arte de magia, fuerza sobrehumana. La sintonía de Dragon Ball Z trasladaba a los niños a un universo nuevo y ficticio en el que había que combatir al mal y ayudar a Goku, Vegeta, Piccolo, Krilin, Chichi, Bulma y Gohan a evitar la destrucción de la humanidad por parte de los malvados y, por supuesto, a conseguir las esferas mágicas (dragon balls) para invocar al Dragón que concedía deseos. Al igual que otras ficciones anteriormente mencionadas, Dragon Ball, fue una serie japonesa basada en un manga y su éxito fue tal que se hicieron varias películas y se lanzaron múltiples videojuegos, además de figuras de acción o cartas para coleccionar, entre otras cosas.

La canción, quizás más conocida que la de su predecesora, Dragon Ball, es enérgica, motivadora, con un subidón importante cuando sonaban las letras: “Volando, volando, siempre arriba, siempre arriba […] Juntos podremos romper un iceberg […] Luz, fuego, destrucción, a nuestros enemigos hay que vencer, luchando hasta el final”, que los niños cantaban cada vez que empezaba la serie y se olvidaban de todo a su alrededor. Era la hora de salvar al planeta.

 

PEPPER ANN

Nadie puede decir (bueno, alguien siempre habrá por ahí) que no conoce cuál es la sintonía de esta serie: “Pepper Ann, Pepper Ann, en su cole no hay rival. Pepper Ann, nadie puede con ella”. Esta canción, enérgica, con ritmo frenético, nos presenta a su protagonista, Pepper Ann (por si todavía no te habías enterado), mostrándonos cómo lucha por llegar al colegio a tiempo. La melodía expone el carisma, la rebeldía y la energía de la chica, caracterizada por su flamante pelo rojizo y rizado y su ropa estrafalaria. Esta sintonía siempre será conocida en nuestras cabezas y recordaremos nuestra niñez cuando la cantábamos con ganas, cada vez que Pepper Ann aparecía en nuestras pantallas.

 

DORAEMON

Obviamente, no podía faltar Doraemon, probablemente uno de los animes con más éxito de toda la historia de la televisión, en esta lista de sintonías de series de nuestra infancia. El famoso gato cósmico, que con su bolsillo mágico todo lo puede hacer realidad, ha formado parte de la vida de los niños desde 1979, cuando se estrenó el segundo anime, de origen japonés, tras fracasar la primera serie. La canción que introduce a Doraemon es dinámica, alegre, colorida y con acordes futuristas que muestran cómo puede ser la vida con un gato-robot que concede deseos a través de su bolsillo mágico.

Por cierto, ¿alguien ha visto alguna vez el último capítulo de Doraemon? Porque al parecer, en Japón, nunca ha dejado de emitirse la serie y España también sigue el mismo ejemplo. La ficción ha cosechado tanto éxito que se han hecho varias películas, incluida una en 3D, recientemente estrenada en 2014, llamada Stand By Me, Doraemon. Así que, viendo el panorama, podemos seguir cantando: «Quisiera poder volar por el cielo azul. Esto es el gorrocóptero. Ah, Ah, Ah. Tú, siempre ganas, Doraemon».

 

MENCIÓN HONORÍFICA: LA BANDA DEL PATIO

¿No añoráis la época en la que Disney Channel nos traía series tan buenas, educativas y entretenidas como La Banda del Patio? La sintonía de la ficción, producida por Walt Disney Television Animation, era nuestro paso para llegar corriendo a la televisión a ver lo que les aguardaba a T.J. Detweiler, Spinelli, Vince La Salle, Gretchen, Mikey y Gus en ese esperado momento del recreo. La canción, que introduce la ficción, es tanto dinámica como pegadiza y alegre, mostrando los distintos personajes y estereotipos de los grupos sociales que se forman en el colegio, de manera entretenida y sin necesidad de letra para acompañar.

https://www.youtube.com/watch?v=wnbLDOPgqEI

 

MENCIÓN HONORÍFICA: EL INSPECTOR GADGET

“Ha llegado ya, Inspector Gadget […]. No tiene rival, Inspector Gadget”. Estas letras, como habréis podido deducir son de la sintonía de la serie de dibujos animados, El Inspector Gadget, un detective algo patoso y despistado, que es mitad humano, mitad ciborg, lo que le hace estar provisto con los mejores gadgets (para la época), esparcidos por todo su cuerpo. La canción de la cabecera se caracteriza por los sonidos de las sirenas al principio, los acordes detectivescos, enérgicos, mostrando cómo es el Inspector Gadget en su día de trabajo, metiéndose por papeleras, atravesando túneles y saltando por ventanas, equipado con su gadgetocóptero.

 

MENCIÓN HONORÍFICA: EL PRÍNCIPE DE BEL-AIR

No sé si se podría considerar al Príncipe de Bel-Air como una serie infantil per se, pero nosotros la tenemos en nuestra mente como una ficción con la que crecimos de pequeños. Para nuestra generación, siempre será la serie con la que se hizo famoso Will Smith (por ese entonces, más conocido por su carrera musical) y el (único) rap que nos sabemos de cabo a rabo sin cometer ni un solo fallo. Su pegadiza canción hacía que cada vez que sonaba la melodía quisiéramos cantar a todo pulmón ese rap sobre un joven que se va a vivir a casa de sus tíos en Philadelphia.

https://www.youtube.com/watch?v=Rh8XS4K9ktc

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n