MENU

Cinco obras obligatorias para profanos en el teatro

Foto: Teatro de la Abadía

“El Público” vuelve a enfrentarse al público

22 octubre, 2015 Comentarios (0) Visitas: 2103 Escena

Rubén Olmo y La intrusa ganadores del Premio Nacional de Danza 2015

El bailarín sevillano Rubén Olmo y la compañía barcelonesa de danza contemporánea La Intrusa, son los galardonados de este año con el Premio Nacional de Danza. Olmo ha sido reconocido en la categoría de interpretación por «su dominio en la interpretación de todos los estilos de la danza española y su versatilidad de registros» además de por «su identidad como intérprete y la constancia de su dilatada trayectoria», según el jurado del premio. Ante la noticia, el bailarín comenta a Cultura Joven que «aunque pueda sonar a tópico, me ha pillado muy de sorpresa», tan de sorpresa que tuvo que salirse mientras daba clase en Sevilla para atender la llamada del Ministerio de Cultura y que, además, por los nervios colgó sin darse cuenta en plena conversación.

Por su parte, Damián Muñoz, co-director de La Intrusa junto a Virginia García, confiesa a este medio que todavía están asimilando este reconocimiento. La Intrusa ha recibido este premio en la categoría de creación por «su excelencia en la investigación en la danza contemporánea ahondando en la fisicalidad y poética escénica tan identificativa de sus trabajos». El jurado también ha ensalzado «su permeabilidad para integrar nuevos lenguajes artísticos que contribuyen al crecimiento del hecho escénico». La intrusa es una compañía de creación artística contemporánea fundada en 1996 que fusiona la danza contemporánea con otras disciplinas artísticas y haciendo uso de elementos audiovisuales. «No nos ponemos límites. Hacemos muy pocas producciones, pero cada una es un reto, son parte de nuestro crecimiento vital. Ya que gastamos tanta energía queremos que signifiquen algo en nuestra vida», comenta Muñoz, que a su vez apunta que sienten que su relación con el público es muy importante. «Hay una complicidad, el público no sale con una sensación de que el espectáculo ha sido algo ajeno», comenta Muñoz.

IMG_0973

Rubén Olmo

Para Olmo, este premio es el broche perfecto para un año en el que no ha parado. Participó el la ópera El público, que se estrenó el pasado febrero en el Teatro Real de Madrid, ha actuado con el Ballet de Víctor Ullate, lo que ha alternado con su tarea coreográfica y docente, entre otros proyectos. «Este premio es un impulso para seguir con más proyectos, más coreografías», explica emocionado.

Además, Olmo, que entró en el Ballet Nacional de España con 18 años, explica que «es gratificante pasar todos tus conocimientos a las generaciones más jóvenes, sobre todo cuando ves que con tus principios ellos han conseguido entrar en el Ballet Nacional de España, han hecho su carrera». Aunque también advierte que para él la docencia es diferente a bailar, «bailar es la plenitud, es mi forma de expresarme y contar historias y sentimientos», apunta.

También comenta que «el flamenco ha dejado un poco de lado a la danza española», aunque  añade que «se están haciendo cosas, se están abriendo [ambas disciplinas artísticas] para construir un todo». Además, explica que la gente «ama la danza» y se quedan «maravillados» la primera vez que la ven, porque «escuchan, sienten la fatiga, la emoción». Eso sí, advierte que es necesario «ponérselo fácil al público». Y añade: «No todos tienen un sueldo con el que se puedan permitir ir a un teatro, porque hay tantas cosas que te arruinarías».

Por su parte, Damián Muñoz cree que el interés por la danza nace básicamente de la curiosidad. «Un espectáculo no tiene por qué ser mejor porque sea más masivo», explica. También añade que si una compañía crece mucho todo se complica. «La gestión es agotadora -agrega Muñoz-. Es necesario contar con el apoyo de la Adminsitración Pública, pero tampoco se puede depender exclusivamente de ella». Eso sí, a pesar de todos los sacrificios, Muñoz concluye: «Somos una familia».

El jurado de este año, presidido por la directora general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), Montserrat Iglesias, y con el subdirector general de Música y Danza Antonio Garde, como vicepresidente, estuvo integrado por Laura Lizcano, a propuesta de la Federación Estatal de Asociaciones de Compañías y Empresas de Danza (FECED); Mercedes López; Pilar Moreno, a propuesta de la Secretaría de Estado de Igualdad; la bailaora María Pagés; Xosé Paulo Rodríguez, a propuesta de la Red Española de Teatros, Auditorios, Circuitos y Festivales de Titularidad Pública; el director del Ballet Nacional de España, Antonio Najarro y Daniel Abreu, Premio Nacional de Danza 2014 en la modalidad de Creación. Estos premios, que concede anualmente el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte desde 1988, están dotados con 30.000 euros cada uno.

 

03_LA INTRUSA_Foto.Julian_Martin

Damián Muñoz y Virginia García

 

 

Tags: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n