MENU
Rulo

Rulo: “En estos momentos de urgencia los artistas tenemos...

Alex Ubago

Alex Ubago: “No voy a dejar de hacer baladas”

12 mayo, 2020 Comentarios (0) Visitas: 745 Entrevistas, Música

Marta Soto: «Si hubiera fórmulas para saber cómo llegar a la gente, la música no existiría»

Marta Soto

Cuando Marta Soto tenía 16 años comenzó a grabarse cantando sus canciones preferidas para después subirlas a Youtube. Pero no era capaz de imaginar entonces, en aquel 2013, que una de ellas, A que no me dejas, llegaría a los oídos del autor, lo que fue su trampolín. «Mi punto álgido de la carrera está relacionado con Alejandro Sanz porque fue quien me abrió la puerta para poder enseñar mi música».

En la rueda de prensa convocada el 30 de abril mediante videoconferencia reconoció que al principio se ponía muy nerviosa cuando se enfrentaba a un escenario hasta que «Pablo Alborán me dijo: ‘El público es tu amigo‘. Y es así». Aseguró que no pasa nada si se comete algún fallo en la actuación porque «Nada es tan importante». Esta mentalidad ayuda a que la cantante disfrute de sus conciertos.

Cada uno de sus temas mueve emociones dentro de su público, aunque afirma que no hay trucos para lograrlo. «Si hubiera fórmulas para saber cómo llegar a la gente, la música no existiría».

La artista también habló sobre el confinamiento. En este periodo ha compuesto siete canciones, entre ellas Cómo nos miraba el mundo. «Creo que este parón ha ayudado a que reconecte conmigo misma y a que tenga conversaciones con la gente que de verdad está ahí todos los días».  También señaló que, tras esta situación, los espectáculos en vivo «serán más valorados».

Aunque se desconoce cuándo será la fecha en la que puedan organizarse conciertos, en el encuentro virtual se pudo disfrutar en primicia de su nuevo tema Puedes contar conmigo, dedicada a su amigo Dani, y también Quiero verte.

Marta Soto tocando la guitarra

«Que no tengo miedo, que tras mis cristales ya no estoy tan rota. Que quiero verte». Sus letras son un medio que refleja lo que las personas sienten en esta situación tan extraña. «El abrazo en cada puerta, respirarnos tan profundo, ya no sé si lo recuerdas cómo nos miraba el mundo».

Los besos, abrazos, caricias… están prohibidos, ahora son un delito, y parece imposible recordar cómo nos comportábamos entonces, cuando no había límites de distancia entre nosotros. Parece que ha transcurrido una eternidad, pero solo han pasado dos meses de aquel inusitado marzo.

Tags: , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n