MENU

Breve paseo entre nubes de papel

A solas con Loquillo

10 enero, 2012 Comentarios (0) Visitas: 1172 Música

Kasabian is back

Kasabian ha vuelto, y lo ha hecho pisando fuerte. La banda de Leicestershire acaba de publicar su cuarto álbum, Velociraptor!, un disco lleno de temazos −como viene siendo habitual en estos chicos− que viene acompañado por un soberbio DVD que contiene un directo del grupo grabado hace dos años en el 02 de Dublín.

Desde que sacaron su primer disco en 2004, la banda británica se ha caracterizado por tener un sonido propio, alternativo, atrevido, innovador, diferente. Un sonido inconfundible que ha triunfado entre el público. Y un sonido que no dejan de reinventar porque, lejos de acomodarse en una fórmula segura que ya han visto que les funciona, los de Leicestershire se guían por el lema «evolucionar o morir». Para comprobarlo sólo hay que escuchar temas tan emblemáticos como ‘Cutt Off’ (Kasabian, 2004), ‘Empire’ (Empire, 2006), ‘Fire’ (West Ryder Pauper Lunatic Asylum, 2009) y La Fee Verte’ (Velociraptor!, 2011). El hacerlo nos permitirá apreciar ese sonido kasabian, tan igual pero a la vez tan diferente y tan lleno de matices. Ahora bien, no nos confundamos, ese espíritu de renovación de la banda les ha dado algún que otro disgusto ya que no todos sus fans están conformes con ello y muchos han llegado a sentirse decepcionados o incluso traicionados por Pizzorno y los suyos.

Kasabian

Si ya se notó un cambio entre Kasabian y Empire, y otro aún mayor entre estos dos y West Ryder Pauper Lunatic Asylum, el nuevo trabajo, Velociraptor!, aunque podría decirse que en cierto modo sigue la línea del anterior, supone la evolución en mayúsculas. Temas como ‘Days are Forgotten’ o ‘Velociraptor!’ nos remiten al electro-rock más puro de Kasabian, característico de sus comienzos; la anteriormente mencionada ‘La Fee Verte’ nos recuerda a los Beatles, y no sólo por la frase «I see Lucy in the sky, telling me I’m high»; ‘Let’s Roll Like We Used To’ nos trae referencias orientales e incluso hawaianas; y con ‘I Hear Voices’ la palabra psicodelia inunda nuestra mente. Una mezcla de sonidos que, aunque en un principio choca y es difícil de asimilar, según se va escuchando, te va introduciendo en el mundo kasabian hasta que aprecias todos los detalles y te das cuenta de la genialidad que tienes entre tus manos. 

Tags: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n