MENU

`De la Puríssima´ forma de interpretar el cuplé

La piel de Buika

2 diciembre, 2011 Comentarios (0) Visitas: 1412 Música

Envidia

El 90% de los grupos españoles querrían estar en una posición como la de Berri Txarrak (traducido “Malas noticias”). Este grupo canta en euskera y sin embargo es conocido en Europa, comparte escenario con grupos internacionales, pertenece a una potente discográfica y graba sus discos en Estados Unidos con los productores más reputados del género. No tienen más secreto que el de la persistencia y el entusiasmo por la música, sin olvidar el talento.

Su nuevo disco, el séptimo, se titula Haria («hilo») y se grabó en Los Ángeles con Ross Robinson, productor de uno de los mejores discos, me atrevería a decir de la Historia del rock, como es Relationship of Command de At the Drive-in. El anterior, Payola, lo grabaron con Steve Albini (produjo entre otros a Nirvana y los  Pixies). Palabras mayores. Sorprende muchísimo que una banda así haya llegado hasta estas cotas, cuando el resto de grupos patrios no se comen una rosca ni aún haciendo la clásica maniobra de empezar cantando en inglés, luego pasarse al español y ablandarse para intentar sonar en las vergonzosas radiofórmulas.Berri Txarrak

A mí y a la mayoría de seguidores de Berri Txarrak sus letras nos suenan a chino (no sé una palabra de euskera salvo algunos nombres de alimentos gracias a Eroski), pero no importa. Cuando escuchas sus discos, especialmente éste último, puedes ver claros guiños a grupos como Queens of the Stone Age (‘Harra’), The Mars Volta (‘Lepokoak’) o Rage Against the Machine (‘Sugea suge’): juntan las cosas que más les gustan y les dan su sello personal; es algo realmente difícil de hacer aunque no lo parezca. Las melodías y la música son más que suficientes, pero además el grupo tiene el gesto de colgar en su web sus elaboradas líricas traducidas al español.

La clave de esta banda es que recorre sin descanso la geografía española en su totalidad, algo necesario para hacerse un hueco en el mercado nacional. Todavía recuerdo cuando estos tipos tocaron en mi pueblo, un lugar al servicio de alemanes jubilados en el que el héroe local es un asesino de toros del que nadie ha oído hablar dos kilómetros más allá. Ver para creer, ¡un grupo vasco que canta en euskera tocando casi en las antípodas! Pues bien, allí estuvieron Berri Txarrak, a los que nadie les ha regalado nada.

Despiertan la envidia de todo el panorama musical español, pero es que son los que más lo merecen, por actitud y porque tienen las canciones necesarias.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n