MENU
La teoría del arte versus la señora Goldgruber

¿El cómic es morirse de frío?

Dibujo de Andrés Rosi

Reminiscencias a una vida de otra época

25 abril, 2012 Comentarios (0) Visitas: 1360 Arte

El ballet que fue vanguardia

Durante los años veinte los Ballets Rusos fueron un fuerte atractivo en los teatros españoles. Ahora regresan en una exposición en CaixaForum Madrid que recupera la trascendencia de estos ballets que giraron por Europa entre 1909 y 1929 y aunaron toda la vanguardia en una obra de arte total donde la coreografía, el vestuario, la escenografía y la música hicieron soñar a la sociedad de la época. Centrada en la figura de Serge Diaghilev, fundador de los Ballets Rusos, la muestra envuelve al visitante en un escaparate de vestidos, carteles, teatros de juguete  y, a pesar de la reticencia de Diaghilev a que se filmasen sus espectáculos, un vídeo que recupera una actuación en Suiza de 1911.

La compañía que se creó tras independizarse del Ballet Imperial Ruso no supo conservar su aroma innovador tras la muerte de su portentoso fundador por lo que la magia de su espectáculo acabaría desvaneciéndose.

Novedad y fantasía imprimían el carácter de estas coreografías que dejaron de mostrar los movimientos como único atractivo del ballet, la producción artística comenzó a engrandecerse cuando empezaron a incluir arte en el arte mediante Vestuario Ballets Rusosel trabajo de grandes artistas como Matisse, Braque o Chanel que volcaron su creatividad en acompañar el diseño de estos pioneros ballets en los que el aspecto visual trastocaba todo lo conocido. Mención especial al paso de los Ballets Rusos por nuestro país donde se refugiaron cuando vieron reducido el número de ciudades que los requería durante la Primera Guerra Mundial. La influencia de España queda patente en las colaboraciones con Picasso, Miró o Falla y en varias coreografías como Las Meninas  y  El sombrero de tres picos con las que recorrieron los mejores escenarios europeos.

La exposición que estará hasta el 3 de junio en CaixaForum Madrid ya ha podido verse en Barcelona, donde ha atraído a más de 111.000 personas, en el Victoria and Albert Museum de Londres y en el Musée National des Beaus-Arts du Québec. Una excelente ocasión para acercarse a una de las artes menos reconocidas en las vanguardias, el ballet.

Tags: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n