MENU
Torre Eiffel

París: lo que no te cuenta tu guía de...

caminito boca

Buenos Aires, entre mitos y realidad

3 abril, 2012 Comentarios (0) Visitas: 1527 Miscelánea

Cardiff: you gotta go there to come back

Cardiff es un Londres milenario a pequeña escala y más amable. Tiene de todo sin estar masificada, donde se produce una dicotomía entre la sociedad globalizada y la tradición gaélica, con un idioma minoritario que se va extinguiendo poco a poco. La capital del País de Gales, en el sureste de Gran Bretaña, es una de las más secas del Reino Unido, con una media de 146 días de lluvia al año y un verano bastante agradable que permite ir en manga corta, algo que no se puede decir de todas las ciudades británicas.

Cardiff fue una ciudad fortificada por los romanos cuando éstos conquistaron territorio británico, y fue entonces cuando se cimentó el que todavía hoy es el castillo que preside el casco urbano. Pasear por la ciudad es muy agradable, se respira un clima de familiaridad que no nos hace sentirnos fuera de lugar. La amalgama de culturas que se produce en todo el territorio británico permite escuchar muchos idiomas diferentes por sus calles, y una tolerancia, educación y respeto que se echan en falta en muchos otros lugares del globo. Además, las diferentes partes de la ciudad forman un pintoresco puzzle de estilos y épocas, cuyas piezas encajan sorprendentemente. Estudiantes de todas partes del globo pueblan los bares a partir de las seis de la tarde. La prestigiosa Universidad de Cardiff atrae a muchos jóvenes que optan, cuando su economía familiar lo permite, obtener un grado en la capital galesa.

Los pubs y las tabernas son pilares de la cultura británica, y en Gales esto no es una excepción. La sidra es la segunda bebida más consumida en estos lugares, por detrás de la cerveza, y en Cardiff se encuentra desde hace cincuenta años la fábrica de la sidra más popular del mundo: Strongbow. Perfecta para los amantes de los sabores agridulces, es obligatorio tomarse una pinta en la Rummer Tavern, frente al castillo.Centro de la ciudad de Cardiff

La escena musical del territorio galés es muy tupida e interesante. Muchos buenos conjuntos han salido del condado, como Manic Street Preachers, Stereophonics o Super Furry Animals. Gran cantidad de bandas surgen todos los años, cada vez más jóvenes pero de una calidad compositiva y manejo instrumental que harían sonrojarse a los que se mueven en los grandes circuitos del entretenimiento español. La propia capital alimenta esta tendencia: en Cardiff hay multitud de locales, pubs y salas en los que escuchar música, a lo que hay que sumarle la promoción por parte de la Universidad. Casi todos los días de la semana podemos entrar en el Clwb Ifor Bach (conocido como Welsh club), el Barfly o el Coal Exchange y asistir a un concierto de un grupo consolidado o potencialmente brillante mientras nos tomamos una pinta de cerveza. En esta ciudad también podemos comprar buena música en la tienda de discos más antigua de la Historia, Spillers Records, abierta desde 1894.

Castillo de Cardiff visto desde el Bute ParkAdemás, Cardiff es la ciudad británica con mayor concentración de sedes de medios de comunicación después de Londres. Recientemente, la BBC ha montado a las afueras un estudio de televisión donde se graba una de las series de televisión más famosas del país, Doctor Who.

Uno de los templos mundiales del rugby se encuentra junto al río Taff, el Millenium Stadium es un enorme estadio multiusos con capacidad para 74.500 espectadores en el que regularmente se juegan encuentros del torneo Seis Naciones. En los días de partido, desde casi toda la ciudad puede oírse rugir el estadio cuando los red dragons consiguen un ensayo. El rugby es el deporte más popular con diferencia, aunque hay otras vertientes de mucha calidad. Sin ir más lejos el equipo de fútbol, el Cardiff City, que cuenta con su propio estadio a pesar de estar en la segunda división inglesa jugó recientemente la final de la Carling Cup contra el Liverpool FC. También están los Cardiff Devils, el equipo de hockey sobre hielo y los Capitals, de baloncesto, aunque estos deportes son muy minoritarios.

El Bute Park podría ser descrito como un Hyde Park a pequeña escala, con grandes extensiones de césped en las que tumbarse o practicar todo tipo de deportes. El río Taff besa las lindes del parque, y a lo largo del terreno que los une encontramos dos embarcaderos, en los que cada treinta minutos se detiene un water taxi que nos lleva en un suspiro hasta la zona de la bahía, donde se encuentra el Millenium Center, un gigantesco teatro en el que cada día se representan obras teatrales y óperas de la más alta categoría.Bahía de Cardiff

En esta zona hay varios monumentos y una plaza dedicada a Roald Dahl, posiblemente uno de los escritores de literatura infantil más famosos del mundo, conocido por Charlie y la fábrica de chocolate, Matilda o James y el melocotón gigante nacido en el norte de la ciudad.

Caerdydd (nombre gaélico de Cardiff) puede que no sea la ciudad más pintoresca y única del planeta, pero tiene un aura que te atrapa, te pide que vuelvas pronto, algo a lo que no puedes negarte. Una vez que vas, tienes que regresar. Como reza el título de uno de los mejores discos de Stereophonics: you gotta go there to come back.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n