MENU
Libro Las Niñas Prodigio de la escritora y periodista Sabina Urraca

Las niñas prodigio, una narración de recuerdos

Daniel Mugica es escritor y director de cine,

‘La dulzura’, una historia de amor más fuerte que...

17 diciembre, 2017 Comentarios (0) Visitas: 1137 Letras

No existe lo correcto, solo lo adecuado

Share

Aunque 1984 es el más reconocido de su autor por cómo trata el tema del terror en forma de Estado, el libro Rebelión en la granja de George Orwell es mucho más auténtico y directo, especialmente gracias a su capacidad de predicción y el sarcasmo ingenioso con el que trata la política. Logró su objetivo: enseñar el peligro del totalitarismo a los lectores de forma profunda.

 Rebelión en la granja de George Orwell

Rebelión en la granja de George Orwell

El libro cuenta cómo en la Granja Manor los animales toman el poder y crean su propio gobierno porque no pueden soportar a su opresor, el granjero Manor. La granja modifica el nombre para convertirse en Rebelión en la granja y crean reglas para hacer que todos los animales sean iguales. Al final, terminará siendo un desastre y volverá todo a ser como al principio. Mucha gente dice que lo que ocurre en el libro está relacionado con la Revolución Rusa de 1917 y con la corrupción del sistema comunista en la Unión Soviética. Además, el contexto de la historia del libro y el de la Unión Soviética están cortados por la misma tijera. Para ello, podemos fijarnos en los personajes que aparecen en el libro. Por ejemplo: Viejo Mayor se identifica con Lenin. Napoleón tiene una relación bastante clara con Stalin. Snowball recuerda mucho a León Trotsky.

los personajes de Unión Soviética que aparecen en el libro

Sin embargo, para mí, los animales en el libro no solo aparecen como personajes de la Unión Soviética, sino que también los veo como gente corriente. Seguro que podemos encontrar un “Napoleón” o “Snowball” en cualquier gobierno. Además, los animales mediocres están por todo el mundo. Siempre esperan conseguir la igualdad en el mundo, luchan por la humanidad, siempre con el deseo de llegar a un nuevo mundo, a pesar de que confunden cuál es la esencia de la libertad y la igualdad y han sido engañados y utilizados una y otra vez. Porque detrás de las acciones falta independencia de pensamiento. Ellos afilan el cuchillo para el enemigo. A través del libro, se puede ver la sombra de la historia, la sombra de la gente, incluso su propia sombra. Hay solo sesenta mil palabras en la novela, pero relacionan muy claramente a los personajes e historias con la política, los gobiernos y la naturaleza humana. Rebelión en la granja es un gran libro para entender todo esto.

Por otro parte, siendo chin como soy, la comprensión de este libro es más complicada. A fin de cuentas, China es un estado socialista, y la gente dice que Rebelión en la granja es un libro de anticomunismo. Es precisamente por eso que es útil para comprobar que el comunismo es una mentira. Pero el libro no es anticomunismo, es más bien antitotalitarismo. Porque como George Orwell dice: “Estoy en contra del ánimo de conformidad del que solo lucha por lo que está hablando sin pararse a pensar”. En su carta dice: “El totalitarismo se ha arraigado en la mente de la gente en varias partes del mundo; traté de partir de estos pensamientos a través de un razonamiento lógico que me condujera al resultado inevitable de su desarrollo. Por ello pienso que Rebelión en la granja sirve para decir que el error no es el socialismo, sino el totalitarismo.

“Napoleón” o “Snowball” exsite en cualquier gobierno

Al final, los cerdos y las personas no son capaces de ver las diferencias entre uno y otro, el letrero de la granja animal terminaba siendo abandonado y los oprimidos seguían siendo oprimidos. Si al final el granjero no fuera un cerdo, el resultado sería el mismo. Por eso, desde la perspectiva de una china joven como yo, creo que el sistema de Gobierno chino a pesar de sus problemas todavía se adapta a la situación del país. La economía de China, por lo menos, ha mejorado mucho y ha resuelto muchas dificultades. Después de leer este libro, pienso más firmemente que no importa qué tipo de sistema de Gobierno exista, porque los políticos son iguales en todo el mundo. El político es siempre igual porque la naturaleza humana es la misma. Para un país no hay un sistema correcto. Solo existe aquel que es más acorde con la situación.

Share

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n