MENU
Tienda Flamingos Vintage

La nostalgia nunca pasa de moda

E-Sports

El trepidante mundo de los E-sports

17 diciembre, 2017 Comentarios (0) Visitas: 1020 Lifestyle

¿Los chinos no mueren?

Share

Hace dos semanas leí un artículo titulado Los chinos no mueren, publicado en un periódico italiano hace unos cinco años. En el texto, el escritor contaba cómo a los italianos les sorprende ver que los chinos trabajen tanto y no verlos nunca descasar. Tampoco habían visto nunca un funeral chino. Los chinos que trabajan en Italia solo hablan chino, por lo que al no poder comunicase con ellos, para los italianos es una etnia misteriosa. Hace una semana me reuní con mis amigos de China y hablamos sobre este tema. Una de mis amigas estaba de acuerdo y comentó que también había escuchado cosas similares en España, como que los chinos no envejecen, ya que con la misma edad parecen más jovenes que los españoles, o que nunca han visto funerales chinos.

Una China tienda

Y ahora, como soy china, me gustaría tratar este tema desde tres puntos de vista diferentes.

En primer lugar, la esperanza de vida de un chino es más corta que la de los españoles. Según la Organización Mundial de la Salud la esperanza de vida en Italia es de 81,9 años, en España es de 81,4 años, mientras que en China es de 73,5 años, por tanto, no se ven chinos muy ancianos porque mueren antes de llegar a ser muy viejos. Puede parecer un argumento inmaduro, pero no le falta razón.

En segundo lugar, hay muchos chinos repartidos por todo el mundo. En Estados Unidos, por ejemplo, hay muchos chinos procedentes de la provincia de Guangdong. En Japón, muchos chinos provienen de la provincia de Fujian, y en Francia y España, la mayor parte de chinos provienen de la provincia de Zhejiang. Todas estas provincias se encuentran al sur de China y en esta zona del país existe la tradición de trabajar fuera del país de jóvenes y volver a China al ser ancianos para disfrutar cómodamente de su vejez. Esta también es una razón a tener en cuenta, ya que vuelven a China antes de ser ancianos o morir.

En tercer lugar, según la tradición cultural de su país, para los chinos es muy importante volver a casa antes de morir. Hay una frase china que dice: “luo ye gui gen», que significa que las hojas caen cerca de su raíz, y que se interpreta como la necesidad de volver a la tierra natal antes de morir. Si una persona fallece fuera de su casa o ciudad, los vecinos lo consideran una desgracia, por eso, los ancianos prefieren volver a su lugar de nacimiento.

La película china Getting Home

Sin embargo, ¿por qué los españoles y los italianos tienen esta impresión? Desde mi punto de vista, este estereotipo es el resultado de la ausencia de comunicación. A pesar de que los chinos vivan en otros países solo hablan chino. Esto provoca que los nativos del país al que van a vivir no se puedan comunicar con los inmigrantes chinos. Por ejemplo, en España, la primera generación de imigrantes chinos salió de su país en las décadas de los 70 y 80 del siglo pasado y no hablan la lengua extranjera, incluso tampoco hablan bien el mandarín, porque su nivel cultural es bajo. Para ellos lo más importante era ganar dinero para sobrevivir, por lo que la comunicación y la integración social eran menos importantes. Para cuando alcanzaban la calidad de vida a la que aspiraban, habían pasado ya muchos años y no necesitaban hablar la lengua extranjera.

La segunda o la tercera generación de inmigrantes chinos ya nació en Europa y habla el idioma nativo como lengua materna, sin embargo no conocen la cultura de china muy profundamente, por eso, tampoco hay comunicación sobre su cultura de origen entre ellos y los europeos. Se trata de dos culturas muy distintas y a los europeos les cuesta asimilar estas diferencias culturales, de esta manera es complicado acabar con los prejuicios, los malentendidos y los rumores.

¿Comó solucionar este problema? La única respuesta es favorecer la comunicación. Un largo y arduo camino que si lo hacemos con curiosidad por aprender otra cultura y comprenderla con tolerancia y bondad, podemos solucionarlo. La integración cultural es un proceso muy complicado, que depende de la actitud de ambas partes y necesita mucho tiempo. Pero, somos seres humanos y si queremos crear un mundo mejor tenemos que comprometernos a comunicarnos entre nosotros.

Share

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n