MENU
Sin Destino

SIN DESTINO, DE IRME KERTESZ

portada de los clásicos también pecan

LOS CLÁSICOS, PECADORES

1 diciembre, 2010 Comentarios (0) Visitas: 909 Letras

TENGO GANAS DE TI, FEDERICO MOCCIA

Portada libroTengo ganas de ti, la segunda parte de A tres metros sobre el cielo nos habla del amor, de los deseos, de los sueños. Con ella, continúa el fenómeno Moccia que ha cautivado en los últimos años a tantas jóvenes y no tan jóvenes. Y es que sus obras se han convertido, sin duda, en las novelas rosas del siglo XXI. En esta ocasión, continúa el relato de Step y Babi. Así, tras pasar dos años en Nueva York, Step regresa a Roma. El recuerdo de Babi lo ha acompañado todo este tiempo y teme el momento de reencontrarse con ella, pero pronto se da cuenta de que las cosas han cambiado y de que, poco a poco, tendrá que reconstruir su vida en Italia: hacer nuevos amigos, conseguir un empleo, empezar una nueva etapa… Cree que podrá volver a enamorarse cuando conoce a Gin, una chica alegre y guapa, pero no es fácil olvidar a Babi y cuando, por casualidad, vuelve a tropezar con ella afloran en él todos los sentimientos que creía enterrados, cuestionándose si de verdad ha conseguido olvidarla.

 

El gran escritor romántico, que se caracteriza por presentarnos o recordarnos el amor adolescente, el primero, el que nunca se olvida, se ha convertido en uno de los fenómenos editoriales más asombrosos de los últimos tiempos. Sus cuatro novelas (A tres metros sobre el cielo, Tengo ganas de ti, Perdona si te llamo amor y Perdona pero quiero casarme contigo) son un referente para los adolescentes, que se han visto reflejados en sus historias y han sentido la autenticidad y conexión que todas ellas guardan con la realidad del momento. Ha logrado traspasar las fronteras de su Italia natal y llegar a ser reconocido internacionalmente. Sus novelas han sido bautizadas como los Love Story romanos e incluso algunas como A tres metros sobre el cielo se han llevado a la gran pantalla.

Historias que podrían resultar aparentemente simples, diálogos más que conocidos y que, en ocasiones, despistan porque no se sabe realmente quién está hablando (dicen que en la versión italiana esto no ocurre). Conversaciones, anécdotas que todos hemos vivido alguna vez en nuestra vida, clichés y estereotipos que responden a cuestiones como ¿puede el amor superar la diferencia de edad o la distinta clase social? A pesar de ello, no se pierde el hilo en ningún momento y algunas frases llaman especialmente la atención porque como el propio autor describe “No hay nada peor que quien espera algo y no encuentra nada” o “Cuando un amor se acaba se puede encontrar todo, excepto un porqué”. Sin duda, todo un reto que en un principio rechazaron las editoriales, pero que el público ha aclamado hasta tal punto que los top de ventas son exclusivos de él, de sus obras, del amor. En definitiva, de Federico Moccia. Podrá no gustar a todos aunque causa furor entre la inmensa mayoría. Las cifras hablan por sí solas: ha vendido más de tres millones de ejemplares de sus tres primeras novelas y se ha colado en todos los éxitos de ventas.

Tengo ganas de ti, cuyo título ya por sí solo es bastante sugerente, no decepciona pero tampoco hay que perder de vista el público al que va dirigido: adolescentes y treintañeros que todavía no han complicado demasiado su vida. Para el resto, es una novela de lectura fácil y amena que aporta recuerdos o nostalgia fruto de la magia de la pasión y del querer. Moccia cree en el amor juvenil y loco y así lo relata en sus libros. El escenario siempre es el mismo: Roma y sus alrededores. Una ciudad mágica, caracterizada por su enorme bagaje cultural y artístico. Un lugar que simplemente enamora y nos sumerge en esos amores y desamores hasta tal punto que Roma ya tiene su “ruta Moccia”. Por ello, para aquellos que todavía creen en el AMOR excesivo y alocado de la juventud o a aquellos que lo están viviendo, han creado la visita virtual al Puente Milvio para poder colgar el candado del amor en él; ya que las frases de sus libros se escriben en las paredes de la capital y, como sucede con los protagonistas de Tengo ganas de ti, miles de italianos sellan su amor atando un candado en las farolas dicho puente. Así, hay quien tira la moneda en la Fontana di Trevi y quien, siguiendo el fenómeno Moccia, coloca su candado del amor en el romántico puente y lo que tira es la llave al río.

 
Título: Tengo ganas de ti
 Autor: Federico Moccia
 Editorial: Planeta
 Páginas: 496
 Año de edición: 2010 (Edición Booket)

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n