MENU

«Homeland» despide su quinta temporada con un emotivo capítulo...

‘The Rocky Horror’, 40 años «pervirtiendo el tiempo»

3 enero, 2016 Comentarios (0) Visitas: 1585 Cine y Televisión

Steve Jobs al estilo de Shakespeare

Michael Fassbender en el papel de Steve Jobs

Michael Fassbender en el papel de Steve Jobs

Cuatro años después de la muerte de Steve Jobs en 2011, tras una reciente biografía a cargo de Rick Tetzeli que se suma a un mercado ya saturado de libros, documentales, ficción y un cómic, Aaron Sorkin se enfrenta al enorme reto de una nueva película sobre el genio. ¿Qué más podría decirnos que no supiéramos ya del gran fundador de Apple? Esta única pregunta será el motivo para dejarse hipnotizar por la narrativa del nuevo film.

Dirigida por Dany Boyle (Trainspotting, Slumdog Millionaire) y protagonizada espléndidamente por Michael Fassbender (Prometheus, Shame), la película pasa por alto las nimias explicaciones sobre los sucesos que giran alrededor de la vida de Jobs para dibujar un retrato realista, emocionante y algo incómodo de su personalidad. Sorkin divide el largometraje en tres actos que se corresponden con el lanzamiento de tres productos de la compañía: el Macintosh, Next y el iMac. Pero lo interesante es que la trama se desarrolla en todo momento detrás del escenario, durante los minutos previos a las presentaciones, donde se conjuga la tensión del momento con vertiginosos diálogos que los personajes van recitando mientras recorren pasillos, cambian de habitación, se levantan y se sientan. Una puesta en escena al estilo shakesperiano que pide un calmante al final de cada acto.

Sorkin divide el largometraje en tres actos que se desarrollan durante los minutos previos al lanzamiento de tres productos de la compañía Apple

La catarsis emocional de un hombre que teme amar por miedo al rechazo se manifiesta en los enfrentamientos con Steve Wozniac, cofundador de Apple, que contribuyen a desentrañar la arrogante personalidad de Jobs, y se oponen a los momentos más sentimentales que se centran alrededor de su hija Lisa, a quien se negó a reconocer como suya durante mucho tiempo. En este sentido, Sorkin, que ya había hecho el ejercicio de meterse en la piel del insufrible Mark Zuckerberg en La red social, se toma licencias a la hora de contar la historia, pero mantiene la idea de que, a pesar de todo, Steve Jobs era un ser humano. De hecho, Andy Hertzfeld, uno de los miembros del equipo de desarrollo del Mac y asesor de la película, afirmó que “casi nada en ella es como verdaderamente ocurrió”.

Las magníficas interpretaciones de Fassbender (cuyo papel parece hecho a medida) y Jeff Daniels (que ya había deslumbrado a la audiencia con un monólogo de Sorkin en The Newsroom) permiten al espectador perderse en esos diálogos prácticamente melódicos y, a pesar de que la rapidez y la cantidad de información no permitan captar todo, no puede evitar quedarse absorto en la escena. A pesar de todo, parece que el nuevo biopic, que supera con creces el malogrado rodaje protagonizado por Ashton Kutcher de 2013, ha sido retirada de 2.000 salas en Estados Unidos ante los bajos ingresos en taquilla. Decía Steve Jobs en el film que “la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo muestras”. De ser así, merece la pena darle una oportunidad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n