MENU
Cartel serie Once Upon a Time

Volviendo a un mundo muy, muy lejano

Los sustos de Cortés

5 marzo, 2012 Comentarios (0) Visitas: 975 Cine y Televisión

Scorsese se rinde al 3D

El director de obras como Taxi driver, El cabo del miedo o Shutther Island, se atreve con la tecnología 3D para crear una historia llena de fantasía e ilusión. Un homenaje al nacimiento del cine y a sus grandes maestros, como Georges Méliès. Renovarse o morir. Martin Scorsese debe haber aprendido bien la lección porque su nueva película La invención de Hugo, ha sido grabada íntegramente en tres dimensiones. ¿El resultado? Inmejorable. El uso del 3D está más que justificado, ya que es imprescindible para apreciar el mundo creado por el director.

 

La armadura técnica de la película es impecable, tanto los escenarios como la fotografía sitúan perfectamente al espectador en la época, mediante una música cuidadosamente elegida. Tal vez por eso se ha llevado todos los Oscar dentro de ese apartado (mejores efectos visuales, dirección de fotografía, dirección artística, montaje y mezcla de sonido).

La historia, enmarcada en el París de los años treinta, nos presenta a Hugo Cabret, un niño huérfano cuya habilidad para reparar objetos antiguos le llevará a conocer a uno de los grandes maestros del cine, Georges Méliès. Si bien la primera parte de la película (con demasiados momentos lacrimógenos en tono familiar) sirve para situarnos, la segunda hace crecer el interés a medida que va avanzando y descubrimos cuál es el verdadero protagonista: el cine y sus pioneros. Scorsese rinde un homenaje a Méliès, pionero de los efectos especiales y de las películas de ficción, para rescatarlo del olvido y conseguir así que las nuevas generaciones conozcan al hombre que creó muchos de los desarrollos técnicos y narrativos del cine.

Buenas interpretaciones de los jóvenes Asa Butterfield (El niño con el pijama de rayas) y Chloe Moretz (Kick-Ass) y del veterano Ben Kingsley, sin olvidar a Sasha Baron Cohen encargado, como no, de poner el toque de humor.

Una emocionante historia que, gracias a la gran calidad técnica, nos transporta (gafas 3D de por medio) a una época en la que el cine servía para soñar, creer en la magia y entrar en mundos hasta entonces inimaginables. Una joya cinematográfica apta para todos e imprescindible para los amantes del cine.

Tags: , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n