MENU
Imagen en campaña todo vale

Sin tapujos, la guerra por el triunfo electoral

Daniel Craig agente 007

Las lágrimas de bond, James Bond

26 octubre, 2012 Comentarios (0) Visitas: 919 Cine y Televisión

La dualidad del sicario

Jennifer, novia de ese icono de los viajes en el tiempo que es Marty Mcfly, experimentaba de primera mano lo que es una paradoja. Al cruzarse de bruces con su yo futuro sufría una reacción tipo espejo que desencadenaba en un simple desvanecimiento. Poca cosa para haber retorcido los hilos del continuo temporal.

El caso de Philip J. Fry, el protagonista de la genial serie animada Futurama, parece el más bochornoso. Cuando viajaba hasta mediados del siglo XX no se conformaba con matar de manera involuntaria a su abuelo sino que además dejaba embarazada, de manera más bien voluntaria, a su abuela. Así Fry se convertía en el padre de su padre ¿O siempre lo fue?

gordon-levittLa ficción norteamericana mainstream nos ha mostrado una gran diversidad a la hora de afrontar las paradojas temporales. Pero nunca lo había hecho con la solidez y profundidad con que lo hace Looper, enfrentando a dos versiones de un mismo personaje sin dejar ningún cabo suelto.  
Para ello, el director de esta cinta, Rian Johnson, nos presenta una suerte de film noir futurista que destaca más como ejercicio de estilo que como superproducción.  Pero que funciona. Y no solo por el encomiable esfuerzo de Joseph Gordon-Levitt por asumir las poses y los gestos de Bruce Willis sino porque nos encontramos ante un guión que marcha con la precisión de un reloj.
Así, el relato no solo es vibrante sino que ahonda en la dualidad del ser humano a través de un sicario, un Looper, y su yo del futuro. Pero, ¿puede un solo hombre tener dos destinos?

Tags: , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n