MENU
Jimmy

The Other Doors rinden tributo a Jim Morrison en...

Mistaken for strangers cover

The Clash, The National y Gabbers! triunfan en el...

4 noviembre, 2014 Comentarios (0) Visitas: 3434 Música, Sin categoría

Aretha Franklin: la diva versiona a las divas

ArethaRespect

Aretha Franklin grabando en sus inicios

Su apodo: Lady Soul. Su título: la mejor cantante de todos los tiempos según la Rolling Stone. Uno de sus mayores méritos: ser la primera mujer en entrar en el Rock and Roll Hall of Fame, en 1987. Casi treinta años después, Aretha Franklin muestra una de las mayores virtudes de una auténtica diva: la humildad de versionar.

Aretha Franklin Sings The Great Diva Classics es el transparente nombre que elige la mezzosoprano estadounidense para realizar este recorrido por varias décadas de música memorable. Arranca en 1954 con una bluesera Teach Me Tonight (Dinah Washington). Su versatilidad vocal no deja de impactar. Viaja a 1961 para jugar con una voz de pecho tajante, un vibrato nasal y agudos sucios en At Last (Etta James).

La cantante se pasea por 1964 haciendo de People (Barbra Streisand) un jazz sentimental y estremecedor. En 1967, dos joyas de diferente brillo no se le pasan desapercibidas a la reina del soul: You Keep Me Hangin’ On (The Supremes) y Ain’t No Mountain High Enough (Marvin Gaye). Esta última en realidad se cuela a modo de mash-up en uno de los covers más sorprendentes del álbum: Rolling in the Deep (2010), un salto a una mujer de raza blanca y voz negra, Adele. La interpretó en directo en el Late Show with David Letterman, recibiendo tantas alabanzas como críticas.


Situados ya en los setenta, Midnight Train to Georgia (Glagys Knight and the Pips, 1973) aporta el ánimo que echábamos en falta tras toda la melancolía jazzística. La presencia de I’m Every Woman (Chaka Khan), un himno del R&B de 1978 que Whitney Houston tuvo a bien interpretar en 1992, era inexorable en la compilación. Aretha la combina con su clásico Respect (1967). Seguimos en 1978 con el máximo exponente de la música disco y, además, un canto a la liberación de la mujer y a la liberación homosexual: I Will Survive (Gloria Gaynor), en la que la dama del soul, prendada de la técnica del mash-up, interpreta también un fragmento de Survivor (Destiny’s Child, 2001).

Nothing Compares 2 U (The Family, 1990) es el breve saludo que dedica la diva a los noventa, una guiño divertido interpretado con un grácil scat. Culmina su paso por la contemporaneidad con No One (Alicia Keys, 2007), tema al que, aunque se mantiene fiel, añade ricos dibujos. Los años pasan por su voz y le donan sabiduría. Aretha posee hoy unos graves más conmovedores que antaño, unos agudos rotos y un registro que sigue resultando imposible.

Tags: , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n