MENU
los-planetas-entradilla

Primavera Club: crónica del sábado

«Lo que más me inspiró de España fue el...

14 diciembre, 2012 Comentarios (0) Visitas: 2382 Música

Supersubmarina salvados por un público sobresaliente

 

Sala abarrotada, gente impaciente y de repente, casi sin darnos cuenta, salen al escenario ellos, los integrantes de Supersubmarina. Sorprenden las primeras notas de voz de Chino, que rápidamente se identifica con la de Pucho, cantante de Vetusta Morla, pero solo se queda ahí, en las primeras notas, luego no tiene nada que ver.

Comienzan presentando su último trabajo con «Para dormir cuando no estés», y el estatismo del grupo es más o menos el mismo hasta un poco antes de finalizar el concierto. La gente va animándose a medida que va transcurriendo el evento, brazos arriba, voces cantando y de vez en cuando saltos al unísono.

Después de este primer tema se fueron sucediendo sin interrupciones «Ana», «El baile de los muertos», «LN Granada», en la que el público se vuelca y ansían una respuesta estimulante que nunca llega por parte de los artistas. Las notas animadas empiezan a tener lugar con «Tu Saeta» y «Canción de Guerra» con un público en ebullición a la espera del bombazo en el que todo estallará.

Momento tranquilo con «De las dudas infinitas» y vuelta a la vibración con «Supersubmarina» y «Tecnicolor», esta última con un sutil juego de luces que alimenta la emoción de los asistentes. Justo después de esta, Chino se dirige por primera vez a un público que esperaba impaciente una minima cercanía a ellos, pero tampoco dice nada importante y sigue con la siguiente canción. Y es a partir de este momento cuando el concierto da un giro inesperado y la gente toma las riendas del asunto. «Ola de calor» y «En mis venas», apoteósicos temas que dan lugar a un bis que traería consigo mas baile y euforia. Para finalizar y elevando el tono del concierto suenan «Kevin Mc Alister», «Hermética», «XXI» , «Niebla» y… estalló la bomba con «Cientocero», tan esperada y tan disfrutada por el público. 

Los de Baeza se fueron igual que vinieron, tranquilos y satisfechos, pues el público consiguió un sobresaliente con creces, al salvar un espectáculo que a ellos quizás les vino grande.

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n