MENU
Portada de La imposibilidad del fenómeno, de Miss Caffeina

LA IMPOSIBILIDAD DEL FENÓMENO

Love of Lesbian, por Lyona

… Y AHORA YA SOY OTRO FAN DE JOHN...

2 febrero, 2011 Comentarios (0) Visitas: 887 Música

MELANCOLÍA APOCALÍPTICA EN LA RIVIERA

GYBE HOPEFieles a sí mismos y a la tradición ya establecida de conciertos anteriores empezaron el directo con las proyecciones de una oscilante imagen de HOPE en blanco negro. Una palabra abstracta, que puesta al lado del nombre de Godspeed You! Black Emperor se acercaría a lo paradójico si no fuera por su representación visual. Trazada con spray, parpadeando a la pantalla pero penetrante como un grito, HOPE acompañó las primeras cuerdas y percusiones del todavía inédito tema ‘Albanian’ de los canadienses cuando salieron el domingo pasado a la escena de sala La Riviera de Madrid.

Pero es la esperanza que queda hasta el final y esta manera de pensar se nota en el trabajo de GYBE. Con su regreso ellos demuestran que siguen pertinaces y exultantes porque como declaran en el manifesto con que anuncian su vuelta  «All that really matters is the shows. And physical engagement in the world.«

GYBE collageSu música es inquieta y tensa, de transiciones súbitas, bruscas y bellas que mantienen un hechizo constante, provocan saltos del corazón y remueven el estómago. Un post-rock orquestal, con influencias de rock progresivo, punk y noise que pasa por la música clásica y el avant-garde y se basa en guitarras y bajos eléctricos junto con una sección de cuerdas y percusión.

En La Riviera los canadienses quedaron fieles a su estilo, sus amplios y dinámicos registros e intransigentes largas formas musicales dejaron al público pasmado, disfrutando del cambio volatil de sensaciones e ideas. Pero los músicos del grupo cuyo nombre está inspirado en la homónima película japonesa de 1976 y documenta la vida de una banda de motoristas llamados los EmperadoresGYBE concierto Negros, se quedaron quietos, inexpresivos, metidos en su música. Apenas se comunicaban con el público o entre ellos pero tampoco les hacía falta. Su música habla en vez de ellos, narra historias, compone y descompone significados.

El crescendo gradual y las letras tan auténticas, claras y potentes de ‘Sleep’, seguidas por la intensidad de ‘The Dead Flags Blues’y la deliberada y explícita naturalidad de ‘Blaise Bailey Finnegan III’ resonaban en la densidad del ambiente. El noveno miembro de GYBE proyectaba desde la parte trasera dos películas de manera simultánea que se reproducían cada una en una mitad de las pantallas. Los imágenes de caminos y calles desoladas, fábricas tóxicas, iglesias vacías y rigurosas, y la distorsionada amalgama de cuerdas y percusiones añadidas a la distante, casi fría presencia artística complementaba el aura enigmática. Un microclima tan peculiar, a la vez apocalíptico y melancólico.

Los miembros de Godspeed vibran en el mismo registro anímico a pesar de que cada uno de los 9 está en plena concentración y devotado a su propio tema. Seguramente el germino de su renacimiento artístico tiene que ver mucho con esta plenitud y acoplamiento mental y psíquico casi místico que ellos proyectan como grupo. El grupo formado en 1994 estuvo inactivo desde el 2003 al 2009 (el 2003 estuvieron en el Primavera Sound de Barcelona) pero en el 2010 anunciaron su regreso a los escenarios en una gira por Europa y Reino Unido.

Como telonero, el saxofonista Colin Stetson, que ha tocado en giras de Arcade Fire o Bell Orchestre y ha colaborado con TV On The Radio o Tom Waits, consigió calentar el público anímica y acusticamente bien para que llegue a la vibración justa para GYBE (de todas maneras ya el público iba bastante mentalizado y expectante).

Acabaron sin bises, claro un bis hubiera sido como un medio concierto más y seguramente el público lo hubiera bienvenido con entusiasmo. Pero tampoco se fue hambriento para más de Godspeed porque son tan intensos que agradan y consumen a la vez, una controversia que merece ser experimentada.

I even got, when I was very small, I even got lost at Coney Island, but they found me…on the…on the beach. And we used to sleep on the beach here, sleep overnight..they don’t do that anymore.

Things changed…you see.They don’t sleep anymore on the beach.

Sleep

{youtube}cS2BrxcWWZA{/youtube}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n