MENU
Miguel Benítez

El primer garrapatero

Robert Johnson en el cruce

Robert Johnson y los hijos de Fausto

19 enero, 2021 Comentarios (0) Visitas: 400 Entrevistas, Música

Matt Sullivan: “La nostalgia es un arma de doble filo”

Matt Sullivan
Fotografía por Hilary Staff

Matt Sullivan es el fundador del sello norteamericano Light In The Attic, allá por los comienzos de los 2000. El nombre elegido para el sello es ya de por sí bastante relevador: se especializa en sacar a la luz reediciones de artistas olvidados por el tiempo, como quien sube al ático de sus abuelos y empieza a ojear discos escondidos en cajas tras muebles polvorientos.

Light In The Attic ha crecido exponencialmente en estos veinte años, y aún le queda bastante para tocar techo. Sin duda, se ha convertido en un sello de referencia para los coleccionistas de discos. Hablamos con Matt sobre el negocio de las reediciones en vinilo, las dificultades a la hora de lanzar el proyecto y sus lanzamientos favoritos, entre otros temas.


Cultura Joven: La capacidad para descubrir o redescubrir música del pasado me parece algo muy importante, personalmente, ¿por qué sintió la necesidad de crear un sello para reeditar artistas de otras décadas?

Matt Sullivan: Puede sonar a cliché, pero creo que es positivo aprender del pasado en términos artísticos. A mí me encanta la música contemporánea, pero hay algo muy especial en las raíces de la música, los inicios de un género, de una escena o de la carrera de un artista. Me encanta la historia, mirar hacia atrás y tener otras perspectivas. Ahí está la base de lo que hacemos en Light In The Attic. Creo que es muy importante a la hora de entender el contexto en el cual aparece cierto tipo de música. Además, muchos de estos artistas de los años cincuenta, sesenta y setenta están falleciendo, esta es otra razón por lo que me parece importante documentar estas historias. Aunque parezca algo tonto, creo que en el futuro la gente verá la obra de Bob Dylan de la misma forma en la que actualmente observamos la de Picasso.

CJ: ¿Qué siente respecto a la nostalgia en la música en el siglo XXI? ¿Cree que puede ser un arma de doble filo?

MS: Efectivamente, se trata de un arma de doble filo. Como sello que se dedica a reeditar álbumes de otras décadas nosotros nos encontramos, sin duda, en el negocio de la pasión y la nostalgia, en el de los coleccionistas de discos… La nostalgia, muchas veces, alimenta el deseo de las personas de echar la vista atrás aunque quizás nuestra visión sobre un disco realizado, por ejemplo, en 1981 resulte muy distinta del momento real en el que se grabó. En ocasiones, efectivamente, la nostalgia se nos puede ir de las manos, especialmente si no realizamos una buena investigación previa sobre lo que estamos escuchando. En definitiva, sí, esta cumple un papel muy importante en el negocio de las reediciones; no recuerdo las estadísticas exactas pero un porcentaje bastante alto de personas que compran vinilos no tienen ni siquiera tocadiscos y eso es algo que respeto, aunque a veces pueda parecer un tanto ridículo. 

CJ: Hablando de Light In The Attic, ¿cuál fue la mayor dificultad que tuvo que atravesar a la hora de poner el sello en marcha?

MS: Varias cosas, como encontrar financiación para producir CD y vinilos, lo cual es caro; cuando lanzamos el sello en 2001 ese fue un gran desafío. Otro reto que continuamos teniendo, el cual es inevitable en este negocio, viene a la hora de licenciar música y encontrar a los titulares de los derechos de autor, si hay contratos, saber si estamos pagando a las personas adecuadas… Internet ha hecho que esto sea bastante más fácil ya que hay más documentación. 

«Mis proyectos favoritos suelen ser los que dan contexto y rescatan músicas perdidas«

CJ: Sobre las reediciones en vinilo, ¿cuál ha sido su lanzamiento favorito de Light In The Attic?

MS: Una compilación llamada Native North America. Se trata de una recopilación de músicos nativos americanos haciendo folk-rock y música country desde 1966 a 1985. En estas canciones pueden escucharse temas al estilo de Bob Dylan, Neil Young, Joni Mitchell… Pero también es algo bastante único, genuino y puro, líricamente es increíble y muy inspirador. Las letras hablan de problemas sociales que realmente apenas han cambiado en los Estados Unidos. Kevin Howes “Cipriano”, periodista musical y coleccionista, estuvo preparando el proyecto durante diez años, fue nominado a un Grammy y ahora mismo estamos trabajando en la segunda entrega. La primera edición contiene un libreto con fotos e imágenes y muchísima información del que estoy muy orgulloso. Se trata de música que no ha sido en absoluto documentada más allá de las comunidades nativas. Mis proyectos favoritos suelen ser los que dan contexto y rescatan músicas perdidas.

CJ: Me gustaría preguntarle sobre Donnie & Joe Emerson, su historia me resulta fascinante. ¿Cómo fue el proceso para editar su música?

MS: Fue bastante divertido. Donnie, Joe y su familia son únicos, muy especiales. Todo empezó en Los Ángeles, siempre quise hacer una recopilación sobre adolescentes haciendo música con un estilo muy adulto, canciones maduras, sin infantilismos. Tenía esta idea en la cabeza. Se lo comenté a unos amigos de allí que son grandes coleccionistas de discos y me enseñaron la edición original del álbum de Donnie & Joe Emerson de 1979, Dreamin’ Wild. Cuando ves por primera vez la portada no puedes más que preguntarte “¡¿pero qué es esto?!”. Lo escuché por primera vez y era exactamente lo que buscaba. Cuando escuchas Baby y piensas que Donnie tenía 16 o 17 años… Es una canción preciosa y muy madura pero, al mismo tiempo, totalmente inocente, honesta y adolescente. En fin, me impresionó muchísimo. Tras esto, un amigo consiguió ponerme en contacto con la familia. Costó mucho tiempo convencer a los hermanos Emerson, estaban indecisos, lo cual tenía sentido ya que ya los habían estafado varias veces, habían tenido malas experiencias. Tuvo que pasar un tiempo para que confiaran en nosotros y vieran que no teníamos malas intenciones. Sin duda se trata de uno de mis lanzamientos favoritos de Light In The Attic. Fue muy bonito llevarlos a tocar a Nueva York, la primera vez que tocaban fuera del estado de Washington. Además, todavía tenemos más material que lanzar sobre ellos, como un biopic. Es muy emocionante, son personas geniales y me encanta trabajar con ellos.

Donnie and Joe Emerson

CJ: Hablando sobre bandas contemporáneas, ¿qué rol cumplen en el sello?

MS: Al principio tenían más importancia que ahora. Antes de empezar como becario en Munster Records en Madrid, trabajé en radios de institutos y universidades y tuve becas en sellos como Sub Pop. Desde los 16 años supe que quería tener un sello de música. Siempre pensé que sería un sello de música contemporánea, no tenía ni idea de música antigua más allá de The Beatles y Led Zeppelin. Cuando empecé mi beca en Munster se me abrió una puerta a la hora de descubrir música; esto fue a mediados de los noventa, antes de que internet despegara por completo. Tras eso, me di cuenta de que prefería hacer una mezcla entre nuevos grupos y música más antigua. Así fue como empezó todo. Sin embargo, a lo largo de los años hemos hecho entre 200 y 250 lanzamientos y entre cinco y ocho han sido de artistas contemporáneos. La enorme mayoría han sido reediciones. Lanzar álbumes de bandas actuales es algo demasiado diferente. Personalmente, me hago mayor, tengo hijos, cada vez menos tiempo… Entre la cantidad de bandas nuevas que salen y la música antigua que se desentierra uno debe centrarse en algo.

CJ: Y sobre el futuro, ¿cómo luce para Light In  The Attic?

MS: El 2020 ha sido un año muy loco para todo el mundo, pero ahora mismo estamos mucho mejor que cuando empezó el covid-19. Realmente, una parte importante del sello se basa en la distribución. Esto lo aprendimos de Munster, ellos y Vampi Soul tienen su propia compañía de distribución y dispensan a muchos otros sellos dentro y fuera de España. Nosotros hacemos lo mismo aquí en los Estados Unidos, pero también por todo el planeta. Realmente, nuestra propia distribuidora tiene más éxito que el sello en sí. Seguiremos trabajando alrededor de esto, lanzando reediciones… Como por ejemplo, una serie entera sobre Nancy Sinatra, con la que estoy muy emocionado, el primer álbum saldrá en febrero. Nancy ha abierto su archivo con imágenes nunca vistas, hemos tenido acceso a los másters originales… Eso ha sido genial. También estamos trabajando en el volumen tres de nuestra serie de country-funk, con artistas como Dolly Parton; tenemos más lanzamientos a la vista de Roky Erickson, de The 13th Floor Elevators, como un álbum tributo con artistas contemporáneos. Por último, estamos trabajando en una segunda compañía que nos ayude a llegar a una audiencia distinta con películas, podcasts… Trabajando con las historias de los artistas de forma más profunda, más allá de las reediciones en vinilo y CD.

Tags: , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n