MENU

LA CENA DE LOS IDIOTAS

Fartine

VÍCTOR HUGO SE QUEDA SIN BUTACAS EN EL LOPE...

19 enero, 2011 Comentarios (0) Visitas: 771 Escena

LOS CUENTOS DE NIÑOS SON MEJORES PARA LOS ADULTOS

Las primeras frases de ‘Over the rainbow’ suenan en una habitación atestada de Barbies, muñecas vestidas de rosa, cocinitas para prepararles el desayuno y artilugios varios propios de una cursi niña de nueve años. Obnubilada por la angelical cara y voz de la que canta, la niña frena en seco su tarde de juegos y se deja llevar por la increíble y fascinante historia de Dorothy, sus baldosas amarillas y sus zapatos rojos de purpurina. Con el permiso de Mary Poppins, desde ese mismo momento sería su película.

Las primeras frases de ‘Over the Rainbow’ suenan en un teatro madrileño repleto de caras expectantes e impacientes, padres entusiasmados, abuelos predispuestos y tías emocionadas. Sobre las tablas, una joven actriz que se afana en conseguir la entrega de su público. Tarea difícil teniendo en cuenta que representa a una de esas películas que dejaron hace mucho, mucho tiempo de ser infantiles para convertirse Uno de los carteles de la película de El mago de Ozen largometrajes de culto. Pese a todo, parece que los enanos, mayoría en la sala, se dejan llevar por la buena voz y tono de la protagonista. El mago de Oz (basada en la novela infantil El maravilloso mago de Oz de L. Frank Baum) se estrenó allá por el año 1939. Dirigida por Victor Fleming y protagonizada por Judy Garland, su insuperable actuación nunca fue igualada, ni tan siquiera por las miles de versiones que se han repetido a lo largo de los años en todo el mundo.

Un reto arduo y difícil poner sobre un escenario la infancia de los acompañantes al cuento más mágico de todos los tiempos. Porque su historia nos hacía, y hace, soñar con lugares fantásticos alejados del mundo en el que liberarse de los problemas. Personas atormentadas encarnadas en leones asustadizos, hombres de hojalata sin corazón y espantapájaros faltos de cerebro. Porque en Oz todo es posible; y después, cuando todo sea perfecto, podremos volver a casa, a Kansas, y es que, ya se sabe: “como en casa no se está en ningún sitio”.

No es lo mismo ver una película con diez años que con veinticinco. Y no es lo mismo ver esa película en una habitación rosa que en las tablas de un teatro. Aun así, y salvando las distancias, aprueba con nota un musical que podría decepcionar y herir sensibilidades y, sin embargo, convence. “La historia de siempre contada como nunca”, reza el cartel promocional. Como nunca antes en España y como nunca antes en un musical. Porque, sin poderlo evitar, me viene a la mente el recuerdo de la niña con la habitación colonizada por las Barbies que creía entonces, y sigue creyendo ahora, que nunca nadie podrá superar aquella película en la que se cantaba de aquella manera. Y que todavía hoy, tras demasiado tiempo sin verla, recuerda a la perfección. Por eso, disfruta más aún con la representación de su infancia, sus juegos y sus sueños… porque se da cuenta de que, al fin y al cabo, el tiempo no cambia tanto a las personas.

Los actores del musical El mago de Oz

Género: Musical
Director: Alber Ponte
Autor: Marta Sam, Lucia Zubiri, Germán Vigara, Oliverio Satisfecho, Pilar Alonso, Javier Muñoz, Gonzalo Calero
Dónde verla: Teatro Príncipe Gran Vía

{youtube}s00OXic4mS8{/youtube}

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n