MENU
Portada Nunca me Abandones

Nunca me abandones: el libro que no esperas

Cartel de "La pesca de salmón en Yemen"

A contracorriente

4 mayo, 2012 Comentarios (0) Visitas: 2136 Letras

La Caída de la Casa Usher

La Caída de la Casa Usher, publicado por primera vez en 1839, es un cuento de terror del escritor estadounidense Edgar Allan Poe (1809-1849), considerado uno de los más importantes de su producción narrativa. Era un otoño triste, oscuro y silencioso de un tiempo y un lugar desconocidos.  Un joven caballero, de ignota identidad, se dirigía al viejo caserón de un amigo de infancia, Roderick Usher. Este era un artista excéntrico que vivía, en un estado de constante enfermedad, una vida de eremita, con la sola compañía de su hermana, también enfermiza, Lady Madeline. Una atmósfera siniestra y misteriosa invade todo el edificio, donde en poco tiempo se producen terribles acontecimientos.

El joven caballero, que narra el cuento en primera persona, asiste al desastre y regala al lector precisas descripciones del paisaje, de los personajes y de la atmósfera siniestra que domina su alrededor: «una atmósfera sin afinidad con el aire del cielo, exhalada por los árboles marchitos, por los muros grises, por el estanque silencioso, un vapor pestilente y místico, opaco, pesado, apenas perceptible, de color plomizo». La minuciosa descripción del paisaje y del edificio permiten a Edgar Allan Poe de crear una atmósfera misteriosa, preludio de los siguientes acontecimientos.

«Quizá el ojo de un observador minucioso hubiera podido descubrir una fisura apenas perceptible que, extendiéndose desde el tejado del edificio, en el frente, se abría camino pared abajo, en zig-zag, hasta perderse en las sombrías aguas del estanque». La fisura que atraviesa el edificio es como la cicatriz de una cara, una enfermedad incurable que afecta uno a uno los habitantes de la casa. Existe una evidente correspondencia entre el espacio habitado y el habitante, ambos se influencian recíprocamente hasta la caída final. La enfermedad de Roderick Usher y Lady Madeline era el resultado de la costumbre familiar de mantener una línea de descendencia directa. Un morbo que consuma los personajes desde el interior y que se refleja en el exterior del edificio, imagen de corrupción y decadencia.

La Caída de Casa Usher es un cuento impecable desde el punto de vista narrativo y literario que ha despertado el interés también de algunos cineastas, como Roger Corman que en 1960 dirigió una homónima adaptación y más recientemente Hayley Cloake con la película The House of Usher (2006).

 

Tags: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n