MENU
Los enviados

La crisis vitalicia del teatro independiente

Cartel del espectáculo

La soportable comicidad del drama

17 abril, 2012 Comentarios (0) Visitas: 933 Escena

Imaginando mundos posibles

Un detective comiendo tortitas de arroz junto a un cadáver cubierto con una sábana y la constante presencia de música barroca abren la escena de Mundos posibles, una nueva visión sobre los límites de nuestra imaginación y de la realidad. Una nueva perspectiva para trastocar nuestra identidad a través de la novela negra, la ciencia ficción y el amor.La investigación de un asesinato transformado en un caso de robo de cerebros nos presenta al recientemente fallecido George, un hombre convertido en rata de laboratorio que viaja entre los universos paralelos y la doble personalidad en una multiplicidad de vidas que mantienen un único punto en común; encontrar en cada una de ellas a su amada Joyce.

 

De la comisaria a un laboratorio experimental, una playa o un bar las proyecciones son el eje  de la escena a través de una pantalla que desde otra perspectiva, desde otra civilización, sólo es losas y bloques.

Mundos posibles (hasta el 22 de abril en el Teatro de la Abadía) fue escrita hace 20 años por el matemático John Mighton y es un texto ampliamente representado por todo el mundo que también cuenta con versión cinematográfica de Robert Lepage. Ahora que llega por primera vez a España, adaptada y dirigida por Julián Fuentes Reta, sigue derrochando una total vigencia porque el hombre nunca dejará de explorar donde están sus metas si es que existen.

¿Somos dueños de nuestra vida? ¿Nos manejan o escogemos libremente? Si eres de los que te planteas que hubiese cambiado en tu vida si en un momento exacto hubieras tomado otra decisión o si hubiese más de un tú, esta obra no te dará las respuestas pero seguro que  te ayuda a plantearte los límites de nuestro cerebro.

Tags: , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n