MENU
ANA Y MANUEL

ANA Y MANUEL: LA DULZURA DE UN CORTOMETRAJE

HERZOG ANTE EL FIN DEL MUNDO

9 mayo, 2011 Comentarios (0) Visitas: 2368 Cine y Televisión

EVERYBODY LOVES NANCY BOTWIN

Cuando Nancy Botwin (Mary-Louise Parker), mujer bien y madre de dos chavales, se queda viuda, se le viene el mundo abajo. No sabe bien qué hacer para poder seguir con el status social del que disfrutaban hasta el momento, para pagar el colegio de sus hijos, la hipoteca de su casa con piscina y las facturas. Podría ser A) contable, B) la dependienta de GAP más vieja del sur de California o, ya puestos, C) dedicarse a vender marihuana que es más rápido y da más dinero. Nancy Botwin, la protagonista de Weeds, no necesita ni el comodín de la llamada ni el del público. Ella lo tiene claro: la respuesta correcta es la C.

Jenji Kohan, la creadora de Weeds, nos sitúan, durante las primeras temporadas, en Agrestic, un barrio residencial de lujo de California donde nada importa más que las apariencias y donde, como dice la genial canción del opening: “Hay pequeñas cajas por las colinas, todas igual. Y los que viven en las casas van a la universidad, donde les meten en cajas y les convierten a todos en lo mismo. Hay doctores, abogados y hombres de negocios y todos ellos lucen igual.” Y Weeds se ríe de eso, de una clase media-alta americana con una ausencia de moralidad realmente aterradora. Pero cuando un incendio devora Agrestic, la familia deja ese escenario idílico para irse de aventuras.

Weeds, como cualquier serie que se precie, se sostiene gracias a sus personajes, todos ellos adictivos y necesarios: Nancy Botwin es una señora de su casa hasta que el destino decide que su marido muera de un infarto. Sacrificada por su familia, encantadora, con andares desganados y eternamente pegada a un frapuccino, vamos viendo según avanza la serie como pasa de ser una camello de barrio residencial a convertirse en una verdadera empresaria del negocio de la marihuana.

Nancy es la madre de Silas y de Shane. Silas (Hunter Parrish) es el mayor, que tras morir su padre, se ve obligado a convertirse en el hombre de la casa. Una cosa lleva a otra y el primogénito terminará en el negocio de la droga con su madre y convirtiéndose en un experto en hierbas.

Shane (Alexander Gould), el pequeño con mirada de psicópata, es el que más tocado se queda con la muerte de su padre. Desde los primeros capítulos presenta comportamientos extraños y perturbadores, tanto que acabará dándole un uso especial a un palo de crocket.

Cuando Judah (el marido) muere, Andy Botwin (Justin Kirk), su hermano, se presenta en casa de Nancy para “ayudar” a su familia. Payaso, mentiroso compulsivo, mujeriego, enamorado de su cuñada y con una capacidad enorme de meterse en líos, es uno de los personajes más divertidos de la serie.

Pero los Botwin no están solos, varios vecinos de Agrestic les acompañan a lo largo de las temporadas: Doug Wilson (Kevin Nealon), el contable, hippie postmoderno y adicto a cualquier sustancia psicotrópica; la egocéntrica, excesiva y genial antagonista de Nancy, Celia Hodes (Elizabeth Perkins), o toda la pandilla de narcos mexicanos que rodean a la familia, en especial, Esteban Reyes (Demián Bichir). Éste es alcalde de Tijuana, dueño del zoo más grande de México, propietario de un casino, de centros comerciales y hoteles, pero sobre todo, el hombre que controla el tráfico de drogas y la trata de blancas a través de un túnel subterráneo que va de México a EE.UU y que termina en una tienda propiedad de Nancy Botwin, con quien mantendrá un romance.

Los diálogos ácidos y divertidísimos, las situaciones cómicas y salidas de madre, humor negro a montones y unos personajes que enganchan hacen de Weeds una tragicomedia que se deja ver fácilmente. Los cambios durante las seis temporadas emitidas son brutales y evitan así que sea repetitiva, pero la cadena Showtime (Dexter) ya ha anunciado que la séptima temporada, que se estrena este junio, será la última.

Los que aún no conocéis a Nancy y a los suyos, estáis de suerte porque todavía os quedan siete temporadas por descubrir. Los demás tiraremos de reposiciones y esperarémos que la séptima esté a la altura de las anteriores.

{youtube}UA8lxNjRekM{/youtube}

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n