MENU
Escena de Amaluna Cirque Du Soleil

‘Amaluna’, una isla con mujeres y diosas mágicas

Halloween

Recetas culturales para no aburrirse en Halloween

31 mayo, 2015 Comentarios (0) Visitas: 1881 Arte, Recomendamos, Sin categoría

Enrique Meneses: la vida de un reportero

El registro de la revolución cubana por Enrique Meneses

El registro de la revolución cubana por Enrique Meneses

Las anécdotas grabadas en la pared conducen al visitante por su viaje al pasado al adentrarse en la sala Canal Isabel II, de Madrid, donde la exposición Enrique Meneses – La vida de un reportero, repasa la obra fotográfica del maestro muerto en 2013. Una de ellas cuenta que Meneses, en cuanto se enteró de la cogida de Manolete, agarró un taxi y se plantó en Linares: el taxi le costó 400 pesetas y le pagaron 150 por el reportaje. Al final, por cierto, el joven de 17 años tenía una exclusiva de la espectacular muerte de un mito de las plazas de toros en España, publicada en distintos diarios de Europa y América Latina.

Meneses retrata a Dali

Meneses retrata a Dali

Desde entonces, buscó los personajes con una voracidad autodidacta y un cierto talento para oler oportunidades comerciales, también hay que decirlo. Meneses fue a vivir su primera aventura a Egipto, donde empezó una odisea desde El Cairo hasta Ciudad del Cabo. A su regreso a la capital egipcia, en 1956, cubrió la guerra del Canal de Suez para Paris Match e Informaciones. Otra aventura alocada -la pasión por una prima que se había ido a vivir al Caribe- le llevó a la Sierra Maestra a investigar qué planeaban para la isla Ernesto Che Guevara, Fidel y Raúl Castro, con los que convivió durante cuatro meses. Nos cuenta el diálogo en la pared que, al enterarse Meneses de que sus fotos habían sido publicadas por la revista Bohemia, y por ello su retrato distribuido en comisarías, le dijo Fidel:

-“Bueno, si no puedes salir de Cuba, te quedas hasta la victoria y le haré ministro de Información».

-“Procura olvidarte de crear ese ministerio. Acaba siempre siendo de Propaganda -le contestó Meneses».

También se aventuró como emprendedor, al crear la agencia Prensa Universal, cerrada un año después de su arranque por haber publicado artículos de Jesús Galíndez, exiliado vasco en Nueva York. Su olfato comercial, por otro lado, le llevó a cubrir casi en primera mano para el diario ABC la boda del entonces príncipe Juan Carlos de Borbón con Sofía de Grecia. Un joven con quien, años antes, se había reunido, a petición del marqués de Modéjar, para contarle al futuro príncipe su vivencia de la revolución cubana.

Cassius Clay por Enrique Meneses

Cassius Clay por Enrique Meneses

Recorriendo los pasillos curvos del antiguo depósito de agua del Canal Isabel II, nos encontramos con figuras imprescindibles en la historia del siglo XX como Martín Luther King Jr, Salvador Dalí, Marlon Brando y Mohammed Ali. Sin embargo, un detalle no cuadra con nuestros recuerdos de estas personalidades que protagonizaron los grandes hechos de la segunda mitad del siglo XX: en sus fotos, el personaje nos parece más destacado que el hecho, más importante que el registro histórico.

Ese detalle hace de los registros de Meneses obras únicas a las que se puede inculcar el rasgo de existencia irrepetible que conllevan las obra de arte, como las definía Walter Benjamin. Las 90 fotografías en blanco y negro seleccionadas por el comisario y fotógrafo Chema Conesa revelan un personaje detrás de la cámara que ha sabido como pocos cómo sacar el instante a ciertos momentos que quedaron ya en nuestra memoria fotográfica. La muestra se completa, además, con un documental realizado expresamente para esta exposición.

Enrique Meneses - La vida de un reportero

Enrique Meneses – La vida de un reportero

A pesar de dedicarse principalmente a la fotografía, Enrique Meneses trabajó para el programa A toda plana de TVE, creó Los Aventureros en Radio Nacional y fue director de la edición española de la revista Playboy. Ya enfermo y recluido en casa, convirtió su salón en Utopia TV, inspirada en el movimiento del 15-M. El fruto de su labor, todavía, no fue reconocido con justicia hasta que empezó a ser invitado a dar charlas y conferencias, donde fue descubierto por jóvenes compañeros de oficio. La exposición, que se podrá ver hasta el 26 de julio el Canal de Isabel II es, por tanto, un repaso necesario a la carrera del maestro que escribió parte de la historia enmarcando y revelando negativos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n