MENU
Clark Kent

SMALLVILLE: DE GRANJERO A SUPERHÉROE

CARTAS QUE CONMUEVEN

17 mayo, 2011 Comentarios (0) Visitas: 948 Cine y Televisión

CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE MEJOR

Woody Allen se ha convertido en el mejor vendedor de ciudades. Seguro que incrementaron las visitas a la capital catalana después de Vicky y Cristina Barcelona. Ahora llega a los cines con Midnight in Paris. El título ya es algo revelador. Si bien a la ciudad parisina no le hace falta ningún embajador, no está demás un buen empujoncito para animar y recordar a los turistas del mundo que París sigue siendo una ciudad increíble.

El sello de Woody Allen es inconfundible y una vez más el director estadounidense vuelve a plantear las grandes crisis que acechan al hombre en un momento determinado de su vida. Problemas de pareja, falta de inspiración y creatividad. Crisis de identidad.

La película narra la historia de una familia conservadora estadounidense que viaja a esta ciudad por motivos de trabajo. Su hija Inez (Rachel McAdamscomo) y su prometido Gil (Owen Wilson) aprovecharán el viaje para descubrir la capital francesa y aprender sobre arte, literatura y gastronomía. La pareja vivirá el París más cultural junto a unos amigos pedantes y aprenderá de la mano de la mismísima primera dama francesa, Carla Bruni, convertida para Woody en guía turística.

 Gil se desmarcará del forzado grupo para comenzar su propia excursión por el París de los años 20. Las campanas anuncian la medianoche. El escritor ávido de nuevas experiencias se traslada un siglo atrás en el tiempo para vivir la noche parisina con: Ernest Hemingway, F. Scott Fitzgerald,  Gertrude Stein, Djuna Barnes, T. S. Eliot, Pablo Picasso, Salvador Dalí, Henri Matisse, Cole Porter, Luis Buñuel, Man Ray, Jean Cocteau, Juan Belmonte.

Wilson, hasta ahora conocido por sus papeles en películas como Zoolander  o Starsky & Hutch,  interpreta en esta ocasión a un guionista de Hollywood harto de su trabajo y aspirante a escritor. El actor tejano hace una gran interpretación, en ocasiones recuerda en su forma de actuar a Woody Allen, se nota que se ha inspirado en él.

Como en cada una de sus películas, Woody Allen nos regala una moraleja. Nos empeñamos en pensar que cualquier época pasada fue mejor, pero lo cierto es que en el presente debemos y podemos encontar la felicidad. Allen nos vuelve a enseñar su visión del mundo.

{youtube}IP7wVao4Owc{/youtube}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n