MENU
Miguel Noguera, en pleno Ultrashow

Reírse MUY FUERTE

«Yo no sé qué me han hecho tus ojos…»

1 febrero, 2012 Comentarios (0) Visitas: 863 Escena

Beautiful People

Después de comprar mis entradas en Atrápalo apunté la dirección del sitio donde iban a representar la obra que me había llamado la atención, Beautiful People. No leí mucho sobre ella, sólo que era una “fantástica comedia con la que no pararás de reír”. Así que allí estaba yo, el sábado por la noche, bajando por la cuesta de Santo Domingo en busca de un teatro, hasta que llegué al número 22 (donde se representaba la obra). Entonces me di cuenta de que lo buscaba no era un teatro, sino un bar.

 

Beer Station es uno de esos lugares que te atrapan nada más entrar. Mobiliario de madera, relojes como los de las antiguas estaciones de tren, junto con una luz tenue y música de jazz que ayudan a crear un estupendo ambiente. Cada día organizar espectáculos distintos, desde monólogos hasta noches de intercambio de idiomas, pasando por actuaciones de teatro.

Una vez allí y, tras el descuento en bebida que te hacen por haber comprado la entrada de teatro, nos hacen pasar a una pequeña sala en la que no caben más de 40 personas. Y allí, apelotonados y sentados en unas sillas de madera incomodísimas, comienza el espectáculo. Siete jóvenes actores (cuatro chicas y tres chicos) vestidos de fiesta empiezan a reírse y a cantar una extraña (y pegadiza) canción. Lo primero que sientes es un gran desconcierto, “¿qué hago aquí?”, me pregunto. Pero poco a poco todo va tomando sentido. A modo de sketches los actores van protagonizando momentos absurdos y ridículos, aunque también algunos con los que te sientes identificado, como una ruptura de pareja o una noche con los amigos en la discoteca.

Los actores son bastante buenos, eso sí, pero a la obra le falta algo. Las historias que cuentan son bastante manidas y no terminan de desatar las carcajadas del público. Sin embargo, hay que recordar que no estamos en un teatro con actores profesionales, ni con un escenario de fondo, sino en un bar, cuyo único elemento que utilizan para sorprender al público es su propia actuación (incluso los efectos de sonido y ambiente los hacen ellos mismos).Para haber pagado 10 euros no está mal.

Tags: , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

n