MENU
ArethaRespect

Aretha Franklin: la diva versiona a las divas

50 años Serratianos

4 noviembre, 2014 Comentarios (0) Visitas: 3073 Cine y Televisión, Música

The Clash, The National y Gabbers! triunfan en el Beefeater In-Edit de Madrid

Share

 

Mistaken for strangers cover

La semana pasada se celebró en Barcelona la 12ª edición del festival Beefeater In-Edit, que sirve como punto de emergencia para todos los aficionados a los documentales musicales. Gracias a la colaboración de los cines Golem, otras ciudades como Madrid, Bilbao y Pamplona pudieron disfrutar de algunas de las películas proyectadas en la edición de la ciudad condal. En Cultura Joven -donde ya os hablamos de este festival– tuvimos la oportunidad de ver algunas de estas películas y  aquí os contamos qué nos parecieron.

 

Gabbers

Gabbers! (Wim van der Aar, 2013)

Gabbers! es todo un ejercicio de reciclaje. A partir de las imágenes de un documental del mismo nombre del año 1995, su director, Wim van der Aar, construye un extenso documento sobre la subcultura gabber.

La subcultura o movimiento juvenil gabber se considera como la única propiamente originaria de Holanda, y más concretamente de Rotterdam. Su origen tiene lugar a mediados de los años 90 y sus características son muy claras: jóvenes que, ataviados con ropa deportiva y luciendo sus cabezas rapadas pasan los fines de semana escuchando música techno hardcore y consumiendo todo tipo de drogas.

Durante el desarrollo del documental el director mezcla de manera inteligente los testimonios recogidos a las puertas de las discotecas de la película del 95 con los testimonios de los mismos protagonistas 30 años después. Al mostrar a las mismas personas en un clásico ejercicio de ‘antes y después’ consigue que el espectador se familiarice rápidamente con los protagonistas y aporta más veracidad a la historia.

La cinta se articula con una cronología lógica, comenzando por los orígenes del movimiento hasta su declive y casi completa desaparición. Entre medias, una detallada explicación sobre lugares de referencia -como el Energy Hall, considerado como templo gabber por excelencia-, vestimenta -chaquetas de chándal marca Aussie- y costumbres -el baile hakken, el consumo de drogas.

Wim van der Aar consigue así enseñar este movimiento tan escondido al resto del mundo, aunque una duración excesivamente corta de Gabbers! -apenas 50 minutos- consigue que se queden muchos aspectos sin resolver, como por ejemplo el origen social de los jóvenes gabbers, o el impacto en la sociedad de la época. Aun así, el documental cumple su propósito y sirve como pieza de origen para todo aquel que desee conocer más sobre esta subcultura.

 

I need a Dodge

I need a Dodge – Joe Strummer on the run (Nick Hall, 2014)

Una cinta de cassette es el hilo sobre el que Nick Hall desarrolla la historia de I need a Dodge. En ella se encuentra grabada una entrevista que Paco P. Bryan -locutor de Radio 3- realizó a Joe Strummer -cantante y líder de The Clash– durante el festival de Glastonbury de 1997 y en la que el músico pedía la colaboración de los oyentes para recuperar un coche que dejó aparcado en Madrid 12 años antes pero nunca recordó dónde.

A partir de esta historia, tan increíble como real, se reconstruyen los años que Joe Strummer pasó en España, a dónde llegó huyendo del fracaso y la humillación que sufría en su país. Decisiones erróneas, como la de echar a Mick Jones de The Clash y un intento desastroso de reflotar la que había sido una de las bandas más importantes de la música británica habían hecho mella en él, por lo que decidió abandonar todo y a todos y retirarse en España, país de su admirado García Lorca.

En Granada, Joe conoce a un grupo que en ese momento empieza a despuntar entre las bandas locales, 091, y se forma entre ellos una estrecha relación, hasta el punto de ser él el encargado de producir su primer disco. Son los testimonios de 091 junto con los de otros protagonistas de la época, como los componentes de Radio Futura, The Clash o incluso la mujer de Joe, los que reconstruyen esta fuga española a través de anécdotas e historias que no son siempre fieles -los recuerdos no son siempre tan lúcidos como uno querría. La historia del coche perdido nos ayuda a situar cronológicamente cada parte de la historia y consigue que el espectador se implique con la investigación del director, la cual llega hasta nuestros días con un resultado sorprendente.

A pesar de que la época española de Joe Strummer ya fue reflejada en un documental previo, Quiero tener una ferretería en Andalucía (Carles Prats, 2011) esta nueva visión sirve para conocer nuevos detalles sobre la vida del londinense y anécdotas como la que llevó a Joe Strummer a dar fuego a la entonces ex-mujer de Paquirri, Isabel Pantoja.

Con I need a Dodge, Nick Hall ha querido aportar una versión diferente, quizás algo alejada del fanatismo propio de este tipo de documentales y ha querido encontrar las verdaderas motivaciones del líder de The Clash a la hora de abandonar su país y descubrir esa cara no siempre tan amable que muchas veces se quiere ocultar por puro fanatismo. La película, que cuenta con un montaje y una producción muy consistentes se convierte así en una pieza fundamental para todo aquel seguidor de la banda de punk más influyente de las islas británicas y en un documento lleno de nostalgia para todas las personas que en su día compartieron con Je Strummer las noches españolas.

 

Mistaken for Strangers

Mistaken for strangers (Tom Berninger, 2014)

Matt Berninger es el cantante y líder de The National, una de las bandas más aclamadas por la crítica durante los últimos años pero que hasta la salida de su disco High Violet en 2011 no ha logrado gozar de mucha fama. Es entonces cuando están a punto de abordar una gira que les llevará por toda Europa y Estados Unidos cuando Matt decide contar con su hermano pequeño Tom para que forme parte del equipo. Así se inicia Mistaken for Strangers.

Tom Berninger decide unirse a la banda y recoger con su cámara de video todos los momentos de la gira para hacer un documental sobre el grupo de su hermano. El documental se articula así desde el punto de vista de Tom, el cual es el polo opuesto a su hermano: sigue viviendo con sus padres, su música favorita es el heavy metal, llegando a despreciar el indie rock que practican The National y su afición es grabar películas de serie B.

A través de las distintas meteduras de pata de Tom a lo largo de la gira, como olvidarse de imprimir la lista de invitados, perder el autobús de la gira o hacer preguntas incómodas a los miembros de The National -¿qué drogas y cuántas has tomado en tu vida?, ¿crees realmente que tocas rápido la guitarra?- se descubre a una persona insegura, depresiva y acomplejada por su hermano mayor.

A lo largo del metraje nos vamos dando cuenta como Mistaken for Strangers está jugando con nosotros y que lo que realmente tenemos enfrente es un falso documental -o mockumentary– pero que trasciende mucho más allá de las características de este género para mostrarnos una película que habla sobre la fraternidad, las inseguridades y el miedo de hacer las cosas por uno mismo.

Mistaken for Strangers no es por tanto «la película de The National», ni siquiera es un falso documental sobre la banda, sino que es toda una película tragicómica sobre el típico personaje perdedor a la sombra de un hermano más exitoso que acaba por salir adelante. La película, aunque en un segundo plano, nos sirve también para conocer los entresijos de la gira de un grupo que, tras varios años luchando por vivir de la música por fin lo han conseguido y cómo eso les genera ahora inseguridades.

Una banda sonora magistral compuesta por temas de The National, un montaje donde predomina la cámara subjetiva y una duración de 75 minutos hace que la historia mantenga pegado al espectador a su butaca, sorprendiendo según se suceden las escenas y que deja una buena sensación al terminar. Sin duda, una de las mayores sorpresas de este festival.

Share

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n