MENU
Los actores gritan a la protagonista.

Maldita ‘Jauría’ y bendita valentía

El teatro como luz de la memoria

10 abril, 2019 Comentarios (0) Visitas: 494 Escena

La historia de cómo el príncipe azul se destiñó

Share

Bajo la dirección de Jorge Acebo, la sala 9 norte de Madrid se convierte hasta el 27 de abril en un palacio. Un palacio donde el príncipe azul poco a poco se destiñe hasta convertirse en otra cosa y la princesa pasa de ser libre a estar encerrada dentro.

Sebastián García y Natalia Pascale

Cecilia Sarli y Chema Coloma

Cecilia Sarli y Chema Coloma son los encargados de dar vida a Natalia y Federico, quienes se conocen y se enamoran. Lo que podría ser una historia de amor, cambia, se distorsiona y acaba siendo una historia de dolor, dominación y miedo.

La obra dura unos 60 minutos intensos que se dividen en varios actos. Prólogo o el príncipe azul, la vida en palacio, la vida fuera del palacio y el príncipe azul se destiñe definitivamente. Un recorrido por todas las etapas de una relación tóxica y dañina. Se trata de un incremento de la tensión constante que va poco a poco aumentando hasta un detonante final que dejó la sala en silencio.

La música y audiovisuales acompañan al argumento aunque de una forma un poco dura, hay partes grabadas de forma muy amateur y tal vez demasiado largas, sin embargo, en la escena final cobra sentido para cargar de fuerza la escena, crear un contraste con el principio de la obra y darle un carácter circular.

La interpretación es correcta, aunque observamos a un Sebastián emocionado, sobrecogido por su papel que a veces le hace crear cierta distancia con el personaje y perdiendo así un poco de credibilidad. Sin embargo, la buena química con Natalia es palpable y se apoyan mutuamente para que la obra funcione.

La escenografía es modesta y sencilla, poco más que unas sillas, unos platos, unas maletas y el vestuario, cambiante en la obra según el momento cronológico en el que se encuentran. Tampoco es necesario mucho más, la verdadera fuerza de la obra se encuentra en la tensión que se va creando a medida que avanza la historia.

Wake up woman habla del maltrato, de una relación tóxica y de cómo una mujer se puede sentir encerrada en ella, sin embargo, creo que falta un punto en la obra importante y es la “respuesta”. La obra nos muestra un problema, pero no una solución. Existe una escena en una terapia de pareja en la que se pierde la verosimilitud, ya que algo así trascendería a la policía. Se echa en falta una vía de escape ya que al ser una obra con tema social puede ayudar a mujeres que se encuentren en la misma situación.

Es una obra necesaria que tiene que existir y dar visibilidad a un problema que es más común de lo que parece. Tiene que mostrarnos que los príncipes pueden dejar de serlo y que hay avisos que no debemos dejar pasar.

Share

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n