MENU

Los mercadillos más sorprendentes de estas navidades

Nochevieja por el mundo

27 diciembre, 2015 Comentarios (0) Visitas: 2245 Lifestyle

Personajes navideños del norte de España

Share

La Navidad, ha ido siempre unida a la tradición. Pese a que la época de Adviento se celebra con costumbres comunes como Papá Noel, el intercambio de postales o los regalos navideños, las tradiciones regionales siguen presentes en esta época tan especial del año.

En el mundo, los hábitos de Navidad varían de un país a otro. Por ejemplo, en España, se toman uvas la noche de Fin de Año, mientras que, en Italia, los italianos celebran la llegada del nuevo año con lentejas.

En el norte de nuestro país, la Navidad se celebra con tradiciones muy propias de cada región. Miles de anécdotas y curiosidades convergen en torno a mitos y leyendas navideñas en lugares como Galicia o País Vasco.

La figura de Papá Noel o Santa Claus se asentó en España por influencia anglosajona. En la mayoría de hogares españoles recibimos los regalos de Papá Noel o Los Reyes Magos, pero en algunas zonas de Galicia o País Vasco los encargados de traer los regalos a los más pequeños son las figuras míticas de ‘O Apalpador’ y ‘El Olentzero’.

‘O Apalpador’
En Galicia, sobre todo en las regiones del este como Serra do Courel u O Cebreiro, los niños reciben los regalos la noche del 24 de diciembre. El encargado de obsequiar a los mas pequeños es O Apalpador o Pandigueiro.

"O Apalpador"

O Apalpador

Este personaje mítico, salido de la lírica tradicional galaico-portuguesa, es un gigante que vive en las montañas gallegas. Allí, se dedica a hacer carbón para soportar el frío del invierno. Se alimenta con jabalíes que caza y con bayas salvajes del bosque. Siempre viste boina, fuma pipa y su ropa está llena de remiendos.

La noche del 24 de diciembre, O Apalpador baja de su oscura morada, en la montaña, hasta las casas de los niños gallegos. Una vez allí, cuando los niños duermen, les toca la barriguita para ver si han estado bien alimentados. De ser así, les bendice con la frase mágica: “Así, así esteas todo o ano” (Así, así, estés durante todo el año). Tras esto, O Apalpador le deja un saquito de castañas que, en la actualidad, viene acompañado por varios regalos.

Imagen de ‘O Apalpador’

Ilustración típica de O Apalpador

 

Este personaje sigue vivo en los recuerdos de los más ancianos de zonas como la montaña de Lugo u O Courel. Para ellos, O Apalpador era su Papá Noel particular.
Su figura ha llevado a la aparición de varios cantos tradicionales gallegos, vinculados a este gigante de las montañas. Muchos de ellos, se utilizaban para calmar a los niños, cuando, emocionados por la llegada del personaje navideño, no podían dormir.

Tras el 24 de diciembre, O Apalpador vuelve a su montaña, de la que no saldrá hasta la noche de fin de año siguiente.
Desde hace varios años, varios centros educativos de Galicia hacen festivales navideños y actividades relacionadas con O Apalpador para que los más pequeños conozcan más de cerca a este entrañable personaje.

‘El Olentzero’
En varias zonas del País Vasco, la figura navideña por excelencia es El Olentzero. Este personaje tradicional se caracteriza por traer los regalos navideños a los niños de la Comunidad Vasca y Navarra.
El Olentzero surge antes de la cristianización de Navarra. Su lugar de origen es Larraun.
Al igual que el gallego Apalpador, este personaje mitológico es un carbonero con el que, desde tiempos remotos, se celebraba la llegada del invierno.
Este ser legendario se ha ido adaptando a los cambios culturales, religiosos y sociales que se han dado en su zona de origen.

"El Olentzero"

El Olentzero

Desde la cristianización de Navarra, y con el comienzo de la celebración de la época de Adviento, la figura de El Olentzero sirvió como referente del inicio de las fiestas. Ha habido varias especulaciones sobre su origen, entre ellas, impera la de que el personaje estaba asociado a un símbolo solar en la noche del solsticio de invierno.

Así, en el siglo XX, El Olentzero, además de representar la llegada de la Navidad, comenzó a ser una figura que, al igual que Papá Noel o Los Reyes Magos, traía la ilusión y los regalos a los más pequeños. Desde finales de los años 80, El Olentzero se convirtió en el San Nicolás propio de la Comunidad Vasca.

El Olentzero viste con boina y ropa a cuadros. Su imagen, para muchos, está asociada a la de los ancianos vascos de las zonas rurales. Se representa en la forma de un muñeco de trapo y paja que se suele poner al lado de la chimenea.
La noche del 24 de diciembre, varias localidades de Navarra hacen una especie de ritual donde portan al muñeco en una silla mientras pasean por las calles, al ritmo de los famosos txistus (flautas típicas del País Vasco).

En los pueblos fronterizos entre Guipúzcoa y Navarra, lugar de origen de El Olentzero, para algunos investigadores, se pasea al muñeco por las casas para pedir el aguinaldo.

Así, los pasacalles de El Olentzero son ya una tradición muy numerosa en varias zonas de Navarra.
Desde hace 15 o 20 años, desde algunos Ayuntamientos de la zona, se realizan cabalgatas que conmemoran la figura de este personaje.
En éstas, El Olentzero, esta vez de carne y hueso, representado de forma real, con su típica barba y su barriga prominente, recorre las calles la noche del 24 de diciembre, regalando, a los más pequeños, la magia propia de la Navidad y algún obsequio típico.

Share

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n