MENU
Pedro Mairal

A propósito de Pedro Mairal

Objetos de escape room

Las mejores opciones de Escape Room

15 marzo, 2019 Comentarios (0) Visitas: 228 Letras

María Herrejón y sus mil almas

Share

Los influencers, aunque algunos prefieren que no se les llame así, comienzan a lanzarse al mercado editorial. Muchos son los pajaritos que hablan sobre si realmente el autor de estos libros es el que aparece en portada o si existe un escritor fantasma, pero la cosa es que, al final, siempre se sitúan entre los más vendidos y con mucho éxito. María Herrejón ha sido la última en unirse a este club, una joven valenciana que con tan solo 27 años acumula más de medio millón de seguidores solo en Instagram y casi 400 mil en Youtube. Siempre se ha declarado a sí misma como una lectora empedernida, seriéfila y amante del cine, por lo que su amor por la cultura ha quedado demostrado. Por ello, hace casi un mes anunciaba orgullosa la publicación de su primer libro, El chico de las mil almas (Alfaguara), algo que llevaba “mil millones de años queriendo hacer”.

Portada del libro de Herrejón

El chico de las mil almas, en inicio, cumple los requisitos para ser una novela romántica cualquiera: chica conoce a chico y se queda prendada sin buscarlo. Pero, aunque sí que es un libro de amor, no se centra solo en el amor romántico, sino en todas sus facetas: amor propio, amor fraternal, amor por la familia y por las amistades. Se trata de una novela sencilla, sin una trama demasiado profunda, pero alejada de los típicos argumentos de cualquier historia romántica donde todo gira en torno al amor de la pareja.

Esta novela narra la historia de Alex, una joven que se queda destrozada tras el fallecimiento de su hermana mayor ‘Gabi’ en un aparatoso accidente de coche. Alex se ve consumida por la culpabilidad de no haberle demostrado a su hermana el cariño que le tenía, ya que en el pasado había sentido muchos celos porque ella fuese la hija perfecta que todo el mundo adoraba. Incapaz de asumir la pérdida, empieza a adoptar actitudes que la dañan a ella y a los que la rodean, hasta que encuentra a Leo, un chico misterioso que le apoyará en esos difíciles momentos y la ayudará a desvelar los secretos que Gabi escondía.

María Herrejón emplea a todos los personajes para ir mostrando el dolor de una pérdida, las diferentes maneras que tiene cada uno de superarlo y cómo esto va afectando a Alex hasta hacer que se convierta en una mujer fuerte y segura. Sin embargo, Leo parece en inicio tener una historia bastante más interesante que la de la protagonista y la autora decide zanjarlo en unas pocas páginas, acabando con la posibilidad de una segunda parte o de darle un giro inesperado a la obra. Por tanto, Leo se convierte en un personaje de apoyo, redondo porque tiene su propia trama, pero más centrado en ser la barandilla que ayuda a Alex a subir los escalones.

Para contar todo esto, María Herrejón aprovecha la posibilidad de utilizar un narrador en tercera persona equisciente imparcial, que sigue a Alex en todas sus aventuras y sabe lo que siente o piensa, pero no lo que hacen o cómo están los demás personajes. Esto es útil porque conocemos la historia de Leo y Gabi a través de Alex, no sabemos nada que el personaje no sepa, vamos descubriendo todo con sus acciones, lo cual nos permite empatizar más con sus sentimientos porque su desconocimiento también es el nuestro. Probablemente, si conociésemos el pasado de Leo antes que ella, la narración perdería sentido y mucho interés.

Con todos estos recursos María Herrejón pretende contar una historia de superación, misterio y amor. Superación a los problemas y a uno mismo, amor propio y hacia los demás, pero todo con toques de misterio, suspense e intriga. Puede que la estructura no sea nada novedosa, la trama no tiene la complejidad que podría, pero la manera de contarlo, la actualidad en la que está ambientada y el hecho de no centrarse en el amor romántico es algo bastante destacable.

Share

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n