MENU
La estatua del hombre pez en Liérganes

La leyenda del hombre pez sigue latiendo en Liérganes

Obra teatral Lulú

La muerte de un mito erótico y maligno en...

28 febrero, 2018 Comentarios (0) Visitas: 437 Crítica, Miscelánea

Life is Strange: Before the Storm. El arte de un videojuego

Share

Cuando Square Enix, una de las empresas más grandes en el mundo de los videojuegos, le propuso a la joven desarrolladora Deck Nine Games que creara una experiencia narrativa única para ellos, estos no supieron cómo tomárselo. Eran conscientes de que las aventuras episódicas del Life is Strange original habían sido todo un éxito desde su lanzamiento en 2015 y la idea de crear una precuela de tres capítulos les suponía un estímulo y un reto a la vez. Se pusieron manos a la obra y lanzaron el primer episodio el 31 de agosto de 2017, que llevaba por título Life is Strange: Before the Storm (“Despierta”).

En este episodio nos metemos en la piel de Chloe Price, una joven de dieciséis años que busca su lugar en el mundo tras haber perdido a su padre cuando era niña. Su odio hacia David Madsen, el ex-marine con el que sale su madre, y su mal comportamiento en la academia Blackwell nos hacen un cuadro muy vivo del personaje: se trata de una chica marginal, con dificultades para relacionarse y con un gran vacío que no logra llenar entre las drogas y la música punk.

Life is Strange: Before the storm. Chloe

Chloe en su habitación de Arcadia Bay. Fuente: www.lifeisstrange.com

Por otro lado se encuentra Rachel Amber. Una chica con una familia normal; una alumna sobresaliente y una excelente actriz en las representaciones teatrales del instituto. Su comportamiento siempre ha sido intachable, y su popularidad entre sus compañeros le ha ayudado a ser una de las chicas más respetadas en la academia. Su padre es el fiscal del distrito y una persona aparentemente normal, hasta que en una escapada al campo Chloe y ella descubren su gran secreto, que obligará a la joven actriz a replantearse su vida.

Este es el telón de fondo para una historia que se desarrolla en tres intensos capítulos, con continuos giros de guion y guiños hacia los fans de los episodios originales. La banda sonora, compuesta por una banda inglesa para el videojuego, la forma en la que se desata la trama, pero especialmente la profundidad y la personalidad que tienen sus personajes son las tres razones principales para dejarse llevar por el mundo de Life is Strange: Before the Storm.

La banda sonora

La música  está compuesta por el grupo inglés indie de neo-folk Daughter, y nada tiene que envidiar a la música del LIS original. La mezcla entre canciones suaves con sintetizadores y temas que van in crescendo hasta alcanzar el clímax sonoro crean un ambiente esotérico y profundo que acompaña bien a todos los demás elementos del juego.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En una entrevista publicada en agosto en Gamecrate, dos de los miembros de la banda hablan sobre el proceso compositivo de la banda sonora, a la que añadieron música de sus dos álbumes anteriores. El tono dramático de las canciones es muy parecido al de otro bellísimo videojuego, This War of Mine, al que también merece la pena echar un vistazo.

 

La trama

Arcadia Bay es una ciudad ficticia de la costa estadounidense de Oregón en la que transcurre la vida con normalidad. En ella viven familias comunes, con sus problemas y sus trabajos comunes. La madre de Chloe intenta conjugar su estresante vida como camarera en el Two Whales Dinner con las desavenencias entre su hija y su nuevo novio. Mientras tanto, el director de Blackwell mantiene el orden en su academia poniendo a raya a los estudiantes más díscolos a base de partes disciplinarios y avisos. Por otro lado, la millonaria familia Prescott tiene los derechos del negocio pesquero en la ciudad, que es la principal fuente de riqueza para el Ayuntamiento.

 

Life is Strange: Before the Storm. Chloe rol

Chloe interactuando con sus compañeros de clase en la academia Blackwell. Fuente: www.lifeisstrange.com

Pero la historia, aunque describe lacónicamente estos detalles, se centra en el progreso de la relación entre Chloe y Rachel Amber, y en el proceso que pone al jugador de Life is Strange: Before The Storm ante una serie de escenarios que la dan a conocer. La historia tiene sus luces y sus sombras. Sus puntos fuertes están en las decisiones, que están presentes a lo largo de todo el videojuego y tienen consecuencias palpables en los episodios posteriores. También están en los “complementos”: la posibilidad de explorar los escenarios en profundidad y descubrir todos los detalles de la historia principal y las secundarias, de poder leer el diario de Chloe en el que escribe a su ex-mejor amiga Max que ya no le habla desde hace meses…

El guion tiene sus puntos débiles, claro está. En la entrega original era precisamente Max, la protagonista, quien tenía la posibilidad de retroceder en el tiempo. En este juego esa mecánica se ve sustituida por un sencillo sistema de intercambios verbales en los que tienes que leer atentamente lo que ha dicho tu adversario para dar con la opción adecuada y llevarlo a tu terreno. Es una mecánica interesante pero se echa en falta una mejor elección de las situaciones en las que se desenvuelve. Además, la poca linealidad del juego es un inconveniente bastante claro, porque la primera vez que se juega solo se puede avanzar por los escenarios, y no se tiene la oportunidad de volver de uno a otro. Esto se subsana, en cierto sentido, permitiendo a los jugadores que accedan a cada episodio de forma individual cuando ya han terminado la historia principal.

 

Los personajes

Para que un videojuego como Life is Strange: Before The Storm se entienda en toda su complejidad, es imprescindible que sus personajes te transmitan sentimientos y que los diálogos tengan algo que decir. En este caso, los chicos de Deck Nine Games partían con ventaja, pues solo tenían que adaptar la personalidad de muchos personajes que aparecían en el primer LIS. Sin embargo, el trabajo final que han hecho con Chloe y Rachel va más allá de la relación que pudieran establecer Chloe y Max en el juego original.

Life is Strange: Before the Storm. Chloe y Rachel

Chloe y Rachel suben a un tren para huir de la ciudad. Fuente: www.dualshockers.com

 

Al liberarse de los viajes temporales, han podido centrar el foco en los diálogos y las situaciones por las que pasan las protagonistas en su intento por descubrirse a sí mismas. La vida adolescente que llevan, un tanto idealizada, es solo una representación de los miedos y las esperanzas que pueden llegar a albergar cuando sienten que su existencia deja de tener sentido. En un primer momento deciden dejar atrás a las personas a las que quieren para escapar hacia otra ciudad y vivir su propia historia juntas. Pero un gran incendio en la ciudad y la revelación del padre de Rachel Amber les ponen en la tesitura de quedarse a resolver un compromiso que, en cierto sentido, les revelará en qué consiste su verdadera felicidad.

Life is Strange: Before the Storm es una aventura gráfica con altibajos, claro está, pero cumple su función. Logra adentrarse en los recuerdos de aquellos que jugaron a la entrega original, proponiéndoles situaciones y personajes que ya conocían, pero también expande el universo para atrapar a nuevos jugadores con una historia intensa y vibrante. No propone grandes retos o novedades respecto a otras aventuras gráficas, y probablemente tampoco sea una de las mejores de los últimos tiempos, pero su guion y sus personajes consiguen enganchar al jugador en las más de ocho horas de experiencia interactiva.

 

 

Share

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n