MENU
Sangre y escritura

Las páginas rusas se escriben con sangre y nombre...

Poesaña desde dentro

24 marzo, 2019 Comentarios (0) Visitas: 184 Letras

Las Abismales, de Jesús Ferrero: Un viaje a lo más profundo

Share
Jesús Ferrero, autor de "Las Abismales".

Jesús Ferrero, autor de “Las Abismales”.

El miedo siempre estuvo ahí, atado a nuestras vidas desde el primer sollozo… y permanecerá hasta nuestra última sonrisa. El bosque de la infancia es un viaje permanente por el territorio del miedo y de la extrañeza. ¿Cuántas veces han recurrido a él para educarnos? El miedo está presente en todas partes. Hasta en los poderes más blandos, pasando por las pedagogías más suaves o las más humanas. Una realidad que el escritor Jesús Ferrero, licenciado en Historia por la Escuela de Altos Estudios de París, ha querido plasmar en su último trabajo, Las Abismales (Siruela). Una novela en la que reflexiona sobre las distintas formas y dimensiones del miedo.

Autor consagrado gracias a obras conocidas como Bélver Yin, Las trece rosas o El secreto de los dioses, Ferrero plantea de manera ágil y eficaz toda una serie de cuestiones sobre el miedo a través de la experiencia de la lectura. ¿Cuál es el peor de los miedos? Una pregunta que podría ser el hilo conductor de la novela. Sin embargo, esta función recae en un personaje en concreto: David.

Las Abismales es una novela coral, con tintes fantásticos, que plantea una atmósfera enigmática a partir de la muerte de la novia del protagonista, David, un profesor amante de los mitos. Un suceso que termina provocando una serie de extraños acontecimientos sin relación aparente en distintos puntos de un Madrid contemporáneo y apocalíptico. Emerge une fuerza maléfica vinculada al crimen, que deja en los distintos personajes una sensación de incertidumbre.

Junto a David, otros cuatro personajes cobran protagonismo: sus hermanos Samuel y Serafina, Absalón, padrastro de Berenice (la novia fallecida) que no aprueba su relación con David y Volfango, un guardabosques que se mueve entre el monte del Pardo, la Casa de Campo y el parque forestal de Somosaguas. Mediante el prisma de estos personajes, el lector es testigo de la evolución de las masas, cuyo miedo, provocado por una forma desconocida, se va apoderando de la ciudad, que la novela recorre desde sus centros más emblemáticos a las periferias.

De esta manera, la colectividad de Madrid, en todas sus clases sociales, también resulta ser una gran protagonista. La abundancia de los personajes secundarios forma una especie de coro griego, que le da cuerpo y vida no solo a la dicha colectividad, sino también a la propia novela. Detalles que seducen y dejan en la memoria del lector una evidente referencia a La Colmena de Camilo José Cela. Aquí, lo que parece unir a todos los personajes es el miedo.

A pesar de un tiempo confuso -solo se sabe que la mayor parte de la acción transcurre por la noche- y de una escasa descripción de los espacios, el enfoque narrativo múltiple consigue captar la atención del lector hasta el final, creando atmósferas misteriosas e intrigantes o efectos terroríficos reforzados por el mundo de la oscuridad y la presencia de animales nocturnos como, por ejemplo, los búhos. Toda una serie de mecanismos que no hubiese tenido el mismo impacto sin un proceso narrativo fluido, ágil, inteligente, fácil de leer y entender, con una mezcla de poesía y desasosiego.

El contexto de la novela, en la que los personajes viven en un entorno social víctima de un miedo desconocido, del que emanan “los manipuladores, los demagogos, los profetas, haciendo de coro dramático en una historia llena de pasiones y realidades enfrentadas”, provoca en el lector una sensación de cercanía. La época convulsa tan actual, en la que reinan las desigualdades y las situaciones de incertidumbre, proporciona a la novela distintos niveles de interpretación. Lejos de fomentar cualquier forma de polémica o controversia, el autor apuesta por toda una serie de planteamientos que tienen mucho que ver con el entorno social más contemporáneo.

Una de las posibles lecturas sería la forma inmediata de todo lo que está ocurriendo: un fantasma objetivo; una entidad desconocida que actúa sobre los cuerpos y la conciencia de las masas. Otra, a mi juicio, más adecuada a este tipo de novela, sería la metáfora de otra cosa, algo superior que no puede entenderse sin haberse planteado previamente todas las cuestiones que giran en torno al miedo. Algunos de los personajes piensan que se trata de un delirio y otros sienten una presencia indefinible, que el narrador no se ocupa de explicar en ningún momento. En este sentido, uno de los principales objetivos del autor es el de introducir elementos fantásticos a partes de la realidad que nos parecen inalcanzables o inabordables o que, de una forma u otra, no conseguimos entender. La frontera entre la realidad y el sueño se reduce hasta tal punto que el propio protagonista duda de la muerte de su amada.

Las Abismales pone especial énfasis en situaciones que, en cierta medida, podrían suceder –y han sucedido-. Presenta una sociedad sumergida en un mundo de emociones tan intensas, donde los seres humanos se dejan llevar por sus pasiones, que les impiden razonar. El grado cero del pensamiento se convierte “en una realidad” y el mundo adquiere “la apariencia de un mito infernal”, según el propio narrador.

Más que una novela fantástica o de terror, el último trabajo de Jesús Ferrero ofrece al lector un viaje a lo más profundo, invitándole a reencontrarse con sus verdaderas emociones y a plantearse las preguntas más fundamentales del ser humano. Bajar a los abismos para volverse a encontrar con su propia intimidad y entenderla. La novela trata las cuestiones más sombrías del individuo; a la vez aterradoras y atrayentes, que muestran todo lo negativo que uno puede llevar dentro. En definitiva, el trauma como parte fundamental del ser humano. Aunque, siempre nos quedará la esperanza, la conciencia social y la literatura para no repetir los errores del pasado.

 

Cubierta de "Las Abismales", el último trabajo de Jesús Ferrero.

Las Abismales
Jesús Ferrero. Ediciones Siruela, Madrid, 2019, 244 páginas, 18,95 euros.

 

Share

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n