MENU

ART MADRID 2016 se despide un año más

Lita Cabellut: ”Cada piel tiene su grieta”

7 marzo, 2016 Comentarios (0) Visitas: 2221 Arte

La casa-museo de Dalí, o cómo entrar de lleno en el universo surrealista

Share

Es probable que la visita al estudio de un artista nos ayude a hacernos una idea de lo que le pudo inspirar el lugar, lo que le impulsó a crear alguna de sus obras, o incluso que veamos representado el taller en alguna de ellas, como en el caso de Courbet o Diego Rivera.  Todo esto era algo que le sucedía a Salvador Dalí. Su casa de Cadaqués, en la que vivió más de 40 años y que fue la única residencia estable del genio de Figueras, también fue el lugar en el que realizó la mayor parte de su obra. No cuesta imaginar por qué eligió Portlligat como lugar de residencia y trabajo, incluso porqué reflejó esta zona en muchas de sus pinturas. Toda la región está inundada por una luz especial que se refleja en el mar y lo baña todo, se siente una paz y un sosiego casi espiritual, sólo roto por el sonido del mar Mediterráneo y por las voces de los reducidos grupos de turistas que acuden a visitar la casa, pues está limitado a ocho personas por turno.

casa-portlligat

Hoy en día acoge la casa-museo del artista catalán y, gracias a la labor de conservación de la Fundación Gala-Salvador Dalí, es posible hacer un recorrido por las principales estancias de la vivienda y darse cuenta de que la casa en sí se la puede considerar una obra más dentro de la extensa creación del artista surrealista. Salvo por los libros y las pinturas, que se trasladaron al Museo Dalí de Figueras, la casa está exactamente como el pintor la dejó en 1982, fecha en la se trasladó al Castillo de Púbol tras la muerte de Gala.

Basta con descender la empinada cuesta sin asfaltar que llega hasta el pequeño pueblo de Portlligat, en el que apenas se cuentan cinco edificios, para darnos cuenta de que estamos en un lugar especial. El pequeño pueblo de pescadores se localiza en el término municipal de Cadaqués, en la zona más oriental del Cabo de Creus. Se encuentra al fondo de una pequeña bahía que resguarda el pueblo del mar Mediterráneo, y que está rodeada por una cala semicircular de arena gruesa, sobre la que se posan los barcos de madera de los pescadores. Justo al final la playa destacan los muros blancos con forma escalonada de la casa.

En su origen, cuando Dalí compró la casa a Lidia Nogues en 1930, esta no era más que una pequeña cabaña de pescadores, donde se guardaban los aparejos y que se encontraba en muy mal estado. Los 20.000 francos con los que la compró procedían de su mecenas de la época, el Vizconde de Noailles, quien le dio un adelanto por su obra, La vejez de Guillermo Tell. Hoy en día, y tras varios procesos de obras de ampliación, que concluyeron en 1972, la casa está compuesta por varios niveles y decenas de habitaciones y espacios que le confieren una estructura de laberinto. Todas las estancias fueron diseñadas y decoradas por el propio Dalí, que dejó su sello personal en cada una de ellas.

Vestíbulo del oso

Vestíbulo del oso

La primera habitación, a la que se accede desde la calle por unas estrechas escaleras, se la conoce como El vestíbulo del oso, nombre que recibe por el enorme oso blanco erguido que domina la estancia que el poeta Edward James regaló al matrimonio. Tras este, se encuentra un armario sobre el que hay un gran ramo de siemprevivas. Estas flores eran las preferidas de Gala, y se encuentran por casi todas las estancias de la casa, en floreros, sobre estanterías, decorando los dinteles de las puertas y ventanas o, simplemente, colgadas del techo. Además, tras el oso destaca un búho disecado. No son los únicos animales de la casa, también podemos encontrar cisnes, un águila e incluso la cabeza de un león fruto del interés de Dalí por la taxidermia.

El estudio es la siguiente zona a la que se accede. Se ubica en el segundo piso, y nada más poner un pie en él, podemos comprender la razón por la que el artista escogió esta estancia para realizar su obra. Dos inmensos ventanales, a través de los que la luz inunda todo el taller, nos ofrecen una visión general de la bahía. Es una de las habitaciones más grandes de la casa y la que cuenta con las vistas más privilegiadas. Aún se conservan los útiles de pintura (pinceles, paletas, disolventes, lámparas, sillas) con los que trabajaba e incluso se conservan dos obras inacabadas sobre sus atriles. El caballete es una de las piezas más singulares y originales del estudio. Debido al gusto de Dalí por pintar sentado, inventó un caballete con el que, a través de un agujero en el suelo, se podía subir y bajar, de forma que la obra se colocase a la altura necesaria. Además, en la estancia hay una gran escultura de Nerón, decorada con una máscara de esgrima y una capa, con la que se inspiró para crear su obra Desmaterialización cerca de la nariz de Nerón.

Estudio del pintor

Estudio del pintor

La admiración de Dalí por Velazquez es harto conocida, y por toda la casa vemos muestras de este arrobo por el pintor sevillano. En el estudio encontramos una pequeña lámina de Las Meninas colgada de una de las paredes. Además, muchas de las habitaciones de la casa están decoradas con retratos en los que los personajes aparecen representados con bigote, que el propio Dalí coleccionada debido a su obsesión por los bigotes. Entre ellos el retrato de Felipe IV.

estudio-pintor-meninas

Estudio con lámina de Las Meninas y útiles de pintura

Tras el taller se accede a la Habitación de los modelos, en la que descansaban los modelos que acudían a la casa para posar en alguna obra del pintor. Sobre la cama reposa una extraña escultura. Se trata de una maqueta del inconcluso proyecto Dune, la adaptación al cine de la novela de Frank Herbert que intentó desarrollar el director chileno Alejandro Jodorowsky. Este proyecto contó con H.R. Giger, el artista recientemente fallecido que diseñó la criatura Alien, Moebius, y el guionista Dan O’Bannon, quien años después escribió el guión de la película de Ridley Scott. Todo el elenco del proyecto se reunió en la casa en 1975 y fue el propio Dalí quien recomendó a Jodorowsky que contase con Giger para el proyecto.

El dormitorio de Gala y Dalí ocupa la zona más amplia de la casa. Está dividido en dos estancias, que se sitúan en distintos niveles. En la primera, un ingenioso juego de espejos, que el propio Dalí instaló, permite que la luz que atraviesa la ventana se refleje y llegue directamente hasta su cama, para convertirse de esa forma en el primer hombre al que un rayo de sol despertase en España. En la segunda es donde se ubican las dos camas, a la izquierda la de Dalí y a la derecha Gala. Sobre ellas, cuelga del techo una enorme tela azul y roja que cae tras los cabeceros. Colgada de una de las paredes hay una pequeña jaula para grillos, que Dalí intentaba tener siempre llena porque le gustaba el sonido de los insectos por la casa.

El dormitorio de Gala y Dalí

El dormitorio de Gala y Dalí

Pasado el dormitorio se accede al vestidor de Gala, una sala completamente rodeada de armarios en cuyas puertas hay recortes de revistas y fotografías del matrimonio con amigos y grandes personalidades del arte, el cine y la política del momento. Destacan las fotos de Dalí con Picasso, Duschamp, Coco Channel, Grace Kelly o Franco. Tras el pequeño tocador se accede a la Sala Oval, una habitación de forma esférica que Dalí diseñó y construyó para Gala, donde leía y recibía a las visitas. Para su diseño se inspiró en la forma de los erizos de mar, el manjar típico de la zona. La estancia tiene una acústica reverberante que podemos apreciar si hablamos desde el centro de la misma. Es un efecto curioso, pero que surgió de forma casual, sin que Dalí lo pretendiese al construirla.

La visita concluye en el exterior de la casa, donde se encuentran el patio, la piscina y el olivar en forma escalonada, que ocupa toda la ladera de la parte izquierda de la vivienda. En él se encuentra el palomar, un llamativo edificio de cuyas paredes emergen unas horcas de madera y coronado por una escultura con forma de huevo. La zona de la piscina es donde más destaca toda la decoración surrealista. Muñecos de Michelin, carteles de neumáticos Pirelli, pequeñas fuentes con forma de cisne, enormes boas con forma de serpiente e incluso un faro conforman el espacio más llamativo.

piscina-1

Estos vídeos emitidos en el Nodo entre los años 1956 y 1970 muestran escenas del pintor en la casa de Portlligat:


  • casa-portlligat
  • vestibulo-oso
  • estudio-pintor
  • estudio-pintor-meninas
  • retrato-felipe-iv
  • dormitorio
  • biblioteca
  • escultura-neron
  • sala-modelos
  • palomar
  • piscina-1
  • piscina-2

Share

Tags: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n