MENU
Una de las escenas más cómicas de la obra

Mauthausen al teatro

«Héroes»: Sensaciones oníricas

6 mayo, 2014 Comentarios (0) Visitas: 1424 Escena

Teatro para adictos con el móvil apagado

Share

Twit, noticia, aplicación, selfie, whatsapp, Wikipedia, cuentas, entradas, alarmas.

¿Cómo atraer a la gente a un lugar donde es obligatorio apagar el móvil? Lugares donde sumergirse una hora y media fuera de las tecnologías parecen ya inconcebibles para mentes adictas a todo lo que sucede en el mundo a cada minuto. Pero sumergirse en el germen de un inicio es algo que no queda tan lejos. Un capítulo piloto de una serie de una hora, entra dentro del concepto de secuencialidad con el que prestamos atención a las cosas. Ráfagas, flashes, inicio, nudo y desenlace torrencial. Y luego a otra cosa.

La casa de huéspedes’ te abre la puerta. Entras y curioseas. Ves personas en habitaciones, un recepcionista, y acabas en un salón donde te sirven cerveza gratis (Domus, patrocinada por una marca artesana española). Te sientas, bebes, esperas. Y como no sabes qué está pasando y quieres averiguarlo, te olvidas del móvil. Hasta que una vez todos sentados en sillas alrededor de una mesa, la actriz que te ha servido la cerveza y te ha dado las buenas tardes, te obliga a que lo mires, a que cojas tu teléfono. Y que compruebes que está apagado. Comienza (o ha comenzado ya), ‘La casa de huéspedes’,  una comedia que sencillamente, comienza. Una historia que nace, con la naturalidad con la que se inician las conversaciones en una cola del supermercado, y que mediante las técnicas más frescas de las sitcom, y de la intriga de los argumentos policíacos, te mete en esta historia de líos, donde el escenario es también el asiento donde tienes pegado el trasero, y la persona de al lado y de en frente.

 

IMGP9665

Dos de los personajes de la obra repartiendo cerveza al público

Fran te ha dado una cerveza, te ha saludado en la puerta, y ahora limpia la mesa, prepara el desayuno a sus huéspedes: Luis, un singular viajante, con pinta de aventurero y un deje un tanto maníaco; Beatriz y Ricardo, un matrimonio tan correcto como gélido, y Gregoria, la impulsiva, atractiva y achispada guinda de la casa. Una vez hechas las presentaciones por medio de diálogos cómicos, revueltos y algo oscuros, llega el momento más particular. El momento de separarse.

Por orden de los propios actores, la mitad del reparto y del público se va, la otra, se queda. Un shock, un ‘qué está pasando’, una expectación con cerveza en mano, que trocea la obra en dos. Las siguientes tres escenas se sitúan en tres escenarios diferentes de La Trastienda, donde los actores son actores y guías del recorrido por la Casa en la que todos somos partícipes, donde te tocan o te dicen “ten cuidado” al bajar por las escaleras. Rupturas de todo, de cuartas paredes  y de secuencialidades, que dejan a un teatro atónito de nuevas sensaciones. La reunión final conjunta en la última escena, pone el punto y seguido a la historia.

 

 

IMGP9677

Jorge Elorza (izq.) y Luis López de Arriba (dcha.) codirigien este montaje de teatro por capítulos

Teatro en serie

Luis López de Arriba crea y dirige (junto a Jorge Elorza) su segundo montaje en serie. Días como estos fue un primer experimento de teatro en capítulos, que se representó durante un año en la biblioteca La Buena Vida. Cuatro capítulos que atrajeron a miles de espectadores.

Ahora se atreve a seguir rompiendo. Rompe la historia en capítulos, y los capítulos en una división, una bifurcación de dos recorridos y un mismo final. Esta innovación procede del poco espacio que había en La Trastienda para representar con todo el público. Para poder acoger esta historia de huéspedes, tuvo que ubicarlos en diferentes habitaciones, y por tanto inventar historias para cada escenario que llegaran a la misma conclusión final.

La serie está pensada para contarse en cuatro o seis capítulos. Introducir al espectador en una historia a la que querer volver, es algo en lo que López de Arriba es pionero. Un explorador que crea tendencia y se adapta a los tiempos. Pero unos tiempos en los que  el presente está vivo, el mundo tiene que seguir apagado.

Qué ver: La casa de huéspedes

Dónde: La Trastienda (calle Sierpe 2)

Cuándo: Del 9 al 31 de mayo

Precio: 15 € (incluye una cerveza)

Reparto: Marcos Fernández, Inma Gamarra, Nacho Rubio / Carlos Serrano, Fernando de Retes / Fran Calvo, Marian Degas y Andrea Hermoso.

Share

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n