MENU

Sergio Pazos: «Los actores tenemos que aprender a hacer...

Luis Ramiro: «Este es el disco mejor acabado y...

19 febrero, 2016 Comentarios (0) Visitas: 1453 Arte, Entrevistas

Gustavo Díaz Sosa: «La gente duda de su propio instinto si la mayoría no lo comparte»

Share

Epopeyas para el nuevo milenio es la nueva exposición del artista cubano Gustavo Díaz Sosa y se podrá visitar del 12 de febrero al 9 de abril de 2016 en la Galería BAT Alberto Cornejo de Madrid. En ella se exploran temas existenciales relacionados con el individuo y su vida en sociedad y supone una continuación temática de trabajos anteriores del artista como las series Huérfanos de Babel, Burócratas y padrinos o Apoteosis de la Humanidad.

La actual exposición trata sobre el ser humano y la sociedad, y refleja experiencias personales del artista que, por otra parte, todos hemos vivido como seres que se encuentran dentro de una estructura social. Díaz Sosa (Sagua la Grande, Cuba, 1983) afirma que “la intención conceptual es la de mostrar que, aunque pasen los milenios, el ser humano está dentro de la espiral de la ambición por alcanzar el poder y superar al otro, mientras que el pueblo o la masa, que es la mayoría, siempre queda en la parte inferior. […] Es una alegoría de que, a pesar de los años, sigue siendo lo mismo. De ahí el nombre Epopeyas para el nuevo milenio, porque estas nuevas formas de ver serán las epopeyas dentro de miles de años como son para nosotros ahora leer pasajes de la Biblia o relatos de Homero”.

De la serie Huérfanos de Babel

De la serie Huérfanos de Babel

Además, Díaz Sosa pone como ejemplo La Divina Comedia de Dante. “Para mí es un referente súper importante porque en ella se reflejan muy bien descripciones de la sociedad que se están viviendo ahora mismo. Lo mismo pasa cuando, en 1948, George Orwell publicó 1984, una época en la que todavía se hablaba de política totalitaria. Lo lees ahora y ves que es lo que está pasando. Por ejemplo, con el tema de Gran Hermano, el control, el seguimiento… a lo mejor no somos conscientes de ello, pero en cierta forma somos marionetas al antojo de los poderosos”.

Las obras del artista muestran masas organizadas y figuras en fila dirigidas, mostrando a la sociedad “como borregos, rebaño o ganado”. Afirma el artista que su personajes «huyen en largas filas hacia ninguna parte buscando puertas o salidas de muros monumentales que los acorralan ante la burocracia y las normas establecidas. Como borregos, andan en manadas intentando salvarse cada cuál consigo mismo.» Así siente él que marcha y ha marchado el mundo desde la existencia del ser humano. Por otra parte, la arquitectura monumental también es un elemento muy recurrente en las obras de Díaz Sosa. Se trata de un símbolo o herramienta de poder que muestra la fragilidad del ser humano ante él. El poder que lo protege pero, a su vez, lo domina.

Todas las obras de Díaz Sosa, organizadas en series, están relacionadas entre sí y siguen un mismo hilo conductor. No se conciben como obras independientes, sino como parte de un conjunto. Aun así, el artista nos confiesa que “en el caso del arte, muchas veces una obra es ignorada o no expuesta por los prejuicios sociales, religiosos o políticos que enferman a la humanidad. Debemos recordar que antes que artistas somos personas y nos toca vencer esa parte económica que supone vivir. Sin embargo, hay que mantenerse alerta. Es fácil caer en la tentación del éxito comercial, acomodarse, y auto-convencerse de que tu obra es buena sólo porque consigues venderla.

De las series De Burócratas y Padrinos y Apoteosis de la Humanidad

De las series De Burócratas y Padrinos y Apoteosis de la Humanidad

La reflexión sobre la “sociedad enferma” en la que vivimos es una constante en sus obras. La manipulación de los medios, el consumismo, la falta de libertad… “Somos esclavos del consumo, y lamentablemente, el arte sufre consecuencias. La gente teme a lo desconocido, a lo que la mayoría no comparte. La gente duda de su propio instinto si la mayoría no lo comparte… La gente deja de ser honesta consigo misma por formar parte de la mayoría… Y la mayoría, como sufre la misma epidemia, también se suma de forma gregaria al uno y al todo”, explica Díaz Sosa.

Con un estilo muy personal y reconocible, el artista cubano dibuja con carboncillo unas obras que muestran una plasticidad atrevida, impulsiva y primaria, compuesta a partir de accidentes y en la que interesa el proceso espontáneo de creación. “Yo quiero que la obra sea espontánea, como una conversación natural sin prejuicios, con vida propia”, nos cuenta. Así, Epopeyas para el nuevo milenio, que muestra obras de reciente creación, da continuidad a las series anteriores del artista y presenta un mismo hilo conductor, tanto en temática como en técnica. Díaz Sosa nos invita a reflexionar sobre nuestra razón de ser y nuestro comportamiento en sociedad aportando su granito de arena y contribuyendo a una nueva apertura de conciencia de la humanidad a través del arte.

Galería BAT Alberto Cornejo
Exposición Epopeyas para el nuevo milenio de Gustavo Díaz Sosa
C/ María de Guzmán 61, Madrid (Metro Ríos Rosas, Nuevos Ministerios)
Del 12 de febrero al 9 de abril de 2016

Share

Tags: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n